VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, junio 13, 2020

Las cuarentenas en África han sido más mortales que la enfermedad

Los cierres han dado lugar a una horrible brutalidad policial y han empobrecido aún más a millones de las personas más pobres del mundo.


A fines de marzo, la mayoría de los Estados africanos copiaron el enfoque adoptado por muchos países de todo el mundo y pusieron en práctica un cierre masivo que hizo que las escuelas cerraran, se impusieron toques de queda y la gente quedó en gran medida confinada a sus hogares. En el África subsahariana -la región más pobre del mundo- estos cierres han resultado ser más peligrosos que el propio virus.

En América del Norte y Europa, el efecto directo de la aplicación de los cierres ha dado lugar a docenas de detenciones de poca monta, algunas multas y un poco de vigilancia policial demasiado entusiasta.

Sin embargo, en algunos estados africanos, la brutalidad policial que ha venido acompañada de los cierres forzosos ya se ha cobrado más vidas que el COVID-19.

En Uganda, la policía ha disparado a quienes se oponen a los cierres, en Rwanda se detuvo a cinco policías bajo la sospecha de golpear a los hombres de la localidad y violar a sus esposas, y en Kenya, la policía mató a tiros a un niño de 13 años por jugar en su balcón unos minutos después que comenzara el toque de queda.

A pesar de que muchos medios de comunicación occidentales elogian al Gobierno de Sudáfrica por su supuesta respuesta “despiadadamente eficaz” al coronavirus, han aparecido vídeos en los que la policía dispara balas de goma a las multitudes, y el propio organismo de denuncias contra la policía del Gobierno está investigando actualmente la incidencia de un hombre que fue golpeado hasta la muerte con un martillo por salir de su casa para comprar cerveza.

El número de cuentos como estos ya podría llenar un pequeño libro.

Obtener información actualizada sobre la brutalidad policial en África puede ser difícil, pero a mediados de abril, la Comisión Nacional de Derechos Humanos informó de que, en Nigeria, al menos 18 personas habían muerto presuntamente por la violencia policial durante la aplicación del cierre. En el momento de su informe, sólo 11 nigerianos habían muerto a causa de COVID-19. Una historia similar puede encontrarse en Kenia, donde en los primeros diez días de su toque de queda desde el amanecer hasta el anochecer, al menos seis personas murieron a causa de la violencia policial, tantas como el número de muertos por coronavirus.

Trágicamente, las muertes no se detendrán ahí. En este momento, muchas personas están demasiado asustadas para salir de sus casas para comprar medicinas que les salven la vida o para buscar atención médica urgente. En Kenia, después de dar a luz durante el toque de queda, una mujer embarazada murió hace poco junto con su bebé no nacido porque la comadrona tenía demasiado miedo de ir a su casa y los vecinos no estaban dispuestos a arriesgarse a llevarla al hospital. Estos temores no eran infundados: la misma semana en que murieron las mujeres embarazadas, un conductor de mototaxi keniano fue presuntamente golpeado hasta la muerte por la policía después de que rompiera el toque de queda para llevar a una mujer con dolores de parto al hospital.

Más allá de la horrible brutalidad infligida por las fuerzas del orden, aún peor es el efecto económico del encierro en millones de las personas más pobres del mundo, que de repente no pueden obtener ingresos y cubrir las necesidades básicas para sobrevivir.

Según el Banco Mundial, el África subsahariana tiene el mayor número de personas que viven en la pobreza extrema que cualquier otra región, y alrededor del 40% de la población gana menos de 1,90 dólares al día. Esto equivale a casi 400 millones de personas que viven en la pobreza extrema, de las cuales casi 240 millones sufren de desnutrición.

En Occidente, los cierres son factibles, aunque económicamente destructivos. Mucha gente puede trabajar desde su casa. Para la mayoría de los africanos, no existen tales lujos. Más del 70% de los africanos trabajan en el sector informal y se ganan la vida como comerciantes, agricultores o artesanos autónomos. El poco dinero que ganan suele gastarse ese mismo día, y el hecho de no poder trabajar hunde a millones de las personas más vulnerables del mundo en una mayor pobreza.

Para empeorar las cosas, varios organismos han advertido que si los países africanos no mantienen sus esfuerzos para combatir otras enfermedades mortales debido a los cierres, muchas más vidas podrían correr peligro. La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, ha sostenido que si los Estados no mantienen el suministro de mosquiteros tratados con insecticidas o no mantienen el suministro de medicamentos para combatir la malaria, aproximadamente 770.000 africanos podrían morir de malaria este año. Esa cifra sería más del doble de las muertes por malaria registradas en 2018.

Mientras que algunos Estados africanos, como Sudáfrica y Ghana, están empezando a levantar lentamente sus normas de bloqueo, estas medidas liberalizadas son la excepción. Una serie de países, entre ellos Zimbabwe (a pesar de encontrarse en medio de una crisis alimentaria), la República del Congo, Uganda y Botswana, han ampliado sus cierres. Sólo Malawi ha rechazado el bloqueo; su tribunal superior bloqueó la legislación apenas unas horas antes de que estuviera prevista su promulgación, por temores legítimos de que la restricción de la circulación pudiera devastar a las personas más pobres.

De cara al futuro, los gobiernos africanos deben recordar que cualquier lógica que se esconda tras la aplicación de los cierres en Occidente definitivamente no se aplica en África. Las diferentes condiciones, como una relación peor entre los ciudadanos y las fuerzas del orden, los millones de personas que viven en la pobreza extrema y la importante amenaza de las enfermedades mortales existentes, hacen que se planteen serias dudas sobre la sabiduría de los gobiernos africanos al limitarse a copiar los métodos de bloqueo utilizados en Occidente.

Los Estados africanos se encuentran claramente en una posición precaria. La prevalencia de COVID-19 en el continente sigue siendo bastante baja, con sólo 33.000 casos y casi 1.200 muertes para el 6 de mayo. Es probable que el pico todavía esté a varias semanas de distancia, y decenas de miles de personas podrían morir a causa del COVID-19. A pesar de esta horrible perspectiva, los gobiernos africanos deben pensar detenidamente en las consecuencias imprevistas de la ampliación de cualquier cierre. Hay demasiado en juego para hacer otra cosa.


Este artículo se reimprimió con el permiso de CapX.