Las 3 mayores amenazas económicas de Estados Unidos en 2022 (y más allá)

Un académico y un empresario esbozan tres de los asuntos más problemáticos de 2022

A medida que avanza el año 2022, hay mucha preocupación por la economía de Estados Unidos y nuestra posición geopolítica. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Estados Unidos volvió a ser la mayor economía del mundo en 2021, con una producción estimada de 22.94 billones de dólares o el 24.4% del PIB mundial. La cifra es especialmente impresionante si se tiene en cuenta que la población de EE.UU. es de algo más de 333 millones de personas, lo que supone un PIB per cápita de aproximadamente 68.700 dólares, uno de los más altos del mundo.

Sin embargo, nos preocupa el tamaño, el crecimiento y el estado de la economía estadounidense al comparar su transición desde 1960 hasta la fecha. En 1960, EE.UU. producía 543.000 millones de dólares de PIB, es decir, algo menos del 40% de los 1.367 billones de dólares de la economía mundial. Si añadimos Canadá y México, el PIB norteamericano ascendió a 597.420 millones de dólares, es decir, el 43.7% del PIB mundial. En comparación, China produjo en 1960 un PIB de 59.720 millones de dólares o el 4.39% del PIB mundial.

En la actualidad, América del Norte sólo representa el 27.9% del PIB mundial, mientras que China, que cuenta con 1.445 millones de habitantes, genera un PIB de 16.86 billones de dólares (17,8%). Incluyendo a India, Japón, Corea del Sur y toda Asia, el PIB asiático total de 2021 era el 33.7 por ciento de la economía mundial de 94 billones de dólares. Está claro que Norteamérica ha sido superada por Asia desde 1960.

Aunque las razones por las cuales la competitividad de EE.UU. disminuyó desde 1960 son muchas, nos centraremos en tres de las cuestiones que han sido las más problemáticas y que, si no se remedian, seguirán siéndolo durante las próximas décadas.

1. La inflación seguirá siendo un problema

En el mes de diciembre, la inflación de los precios al consumidor en EE.UU. se situó en el 7% sobre una base anualizada y el índice de precios al productor subió un récord del 9.7% en el año. A comienzos de 2022, muchos expertos predicen que la inflación de los alimentos aumentará un 5% en el año. Las ventas navideñas en EE.UU. se vieron parcialmente impulsadas por los cheques de estímulo y el crédito fiscal para el cuidado de los niños, que ya no existirán en 2022, lo que supone un posible e importante descenso de las ventas minoristas en el primer trimestre de 2022, aunque no necesariamente acompañado de una baja de precios.

Además de la inflación de los alimentos, esperamos un alto nivel de inflación salarial en todos los mercados laborales en 2022. Hay una clara escasez de mano de obra en Estados Unidos, como demuestra el aumento de los salarios en 2021 para puestos de trabajo que van desde conductores de camiones hasta empleados de aerolíneas y las bonificaciones de 180.000 dólares para muchos empleados de Apple. Tal vez la señal reveladora de que los salarios serán más altos en 2022 es que la tasa de desempleo de EE.UU. ha disminuido al 3.9%, con 6.3 millones de estadounidenses desempleados, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., y aproximadamente 11 millones de puestos de trabajo disponibles. Creemos que la escasez de *chips en EE.UU. mejorará en 2022, pero seguirá siendo un factor económico hasta principios de 2023 y continuará presionando al alza los precios de los automóviles y los dispositivos electrónicos.

Nuestra estimación preliminar de la inflación en 2022 es del 8%, ya que los indicadores de inflación, como el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años, el oro y el petróleo subieron en enero. Creemos, al igual que el premio Nobel Milton Friedman, que la inflación está causada por la política monetaria del gobierno. La Reserva Federal, a través de sus operaciones de mercado abierto, debe eliminar sus años de flexibilización cuantitativa apretando la oferta monetaria estadounidense para controlar la inflación antes de que se convierta en un problema aún mayor y más difícil.

2. Creciente sentimiento anti-monopolio

El gobierno federal de EE.UU. sigue amenazando con disolver las mayores empresas de Estados Unidos. ¿Debería hacerlo?

Considere: El 4 de enero de 2022, el valor bursátil de Apple valía más que Walmart, Disney, Netflix, Nike, ExxonMobil, Comcast, Coca-Cola, Morgan Stanley, McDonald's, ADT, Goldman Sachs, Boeing e IBM - COMBINADOS. Durante un breve periodo, durante la negociación de las acciones de Apple el 3 de enero de 2022, la capitalización bursátil o el valor de las acciones de Apple superaron los 3 billones de dólares... marcando la primera vez en la historia de los mercados bursátiles mundiales que una empresa alcanza un valor igual o superior a los 3 billones de dólares. ¿Es un problema el hecho de que sólo unas pocas acciones -Apple, Microsoft, Google, Amazon, Tesla, Meta, Nvidia- parezcan controlar el tamaño, el alcance y el destino del S&P 500? ¿Es la propia concentración del índice S&P 500 un riesgo para el mercado? ¿Es un problema que los siete mayores valores de megacapitalización representen casi un tercio de todo el valor de mercado del S&P 500? ¿O simplemente estas empresas se encuentran entre las mejores de Estados Unidos en las áreas de invención, innovación y liderazgo empresarial, sentando las bases para el crecimiento y el cambio dentro de la economía, lo que las convierte en empresas que el gobierno debería alabar y fomentar en lugar de disolver?

En pocas palabras, las siete mejores acciones del S&P 500 superaron al resto de los miembros del S&P 500 en un 33% en 2021 porque los consumidores estadounidenses y de todo el mundo consideraron que tenían más que ofrecer y compraron sus bienes, servicios y acciones a niveles récord. Apple por sí sola representaba aproximadamente el 7 por ciento del valor de mercado estimado del S&P 500 de 42.5 billones de dólares el 3 de enero de 2022. Esta cuota de mercado se debe a muchos factores, como los millones de dispositivos,  teléfonos, relojes y iPads, que se utilizan en todo el mundo y la amplia gama de entretenimiento que ofrecen los servicios de streaming de Apple.

En su mayor parte, creemos que los "siete magníficos" son la prueba de las mejores y más brillantes ideas y mentes que ofrece el negocio. Sería contrario a los intereses de EE.UU. a corto y largo plazo la disolución de estas empresas. Es obsoleto que las leyes antimonopolio de EE.UU. sólo regulen el tamaño, el alcance y la influencia de una empresa en EE.UU., y no a nivel mundial. Como se ha señalado anteriormente, Estados Unidos ya no domina la economía mundial como antes.

Aun así, las empresas estadounidenses deberían competir sin protecciones, favores o subvenciones del gobierno, para promover una actividad empresarial exitosa, mejorar vidas y salvaguardar la posición de Estados Unidos como potencia económica.

3. El aumento de la deuda amenaza la prosperidad

A medida que la deuda nacional de Estados Unidos ha ido creciendo en los últimos 50 años, los intereses de la deuda nacional se encuentran ahora entre las 10 principales partidas del presupuesto federal anual de Estados Unidos.

La deuda nacional ha superado recientemente los 30 billones de dólares, lo que supone casi 90.000 dólares por cada hombre, mujer y niño estadounidense y aproximadamente 239.000 dólares por contribuyente.

En la actualidad, la deuda nacional de EE.UU. representa el 127.55% del PIB de unos 23.4 billones de dólares, frente al 53.33% de 1960, e incluso más si se compara con el 34.5% de 1980. Además, las cifras actuales de la deuda no incluyen más de 3.25 billones de dólares de deuda de los gobiernos estatales y locales.

Gran parte de nuestra deuda nacional actual se debe al gasto excesivo del gobierno en artículos innecesarios. Si el gasto masivo continúa en 2022 y más allá, la calificación crediticia de Estados Unidos caerá, al tiempo que se añadirán billones de dólares a un déficit presupuestario ya insostenible.

Conclusión

En 205 años, de 1776 a 1981, la deuda nacional total de Estados Unidos pasó de 0 a 998.000 millones de dólares. Con una deuda nacional acumulada de menos de 1 billón de dólares durante los primeros 205 años de la historia de Estados Unidos y un debilitante adicional de 29 billones de dólares a partir de 1982, tal vez haya lecciones que el Congreso deba aprender relacionadas con a.) la producción de presupuestos; b.) las políticas públicas; y c.) la creación de consenso en el Congreso antes de 1982 - lecciones que ayudarán a restaurar el sistema competitivo y de libre empresa estadounidense y a mejorar las oportunidades para una gama cada vez más amplia de estadounidenses e inversionistas del extranjero.