VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, abril 19, 2024

La UFC, Mises y las seis lecciones de la economía austriaca

Hay una razón por la que este economista del siglo XX está recibiendo tanta atención.


Renato “Money” Moicano, luchador de la UFC, ha dado mucho que hablar esta semana sobre la economía austriaca. Sí, has leído bien. Después de la última victoria de Moicano, se tomó un tiempo en el micrófono para gritar a favor de la Primera Enmienda, la Constitución, la propiedad privada, la posesión de armas, y Ludwig von Mises y sus Seis Lecciones de la Escuela de Economía Austriaca.

Lo que me llamó la atención no fue la extraña mezcla de Mises y la lucha competitiva. En cambio, me sorprendió un poco oír hablar de una obra de Mises titulada Seis lecciones de la Escuela Austriaca de Economía. No parecía el título de ninguna obra de Mises que yo conociera. Sin embargo, como señaló el nuevo presidente de la FEE, Diogo Costa, este es el título brasileño del libro de Mises, conocido en inglés como Economic Policy: Thoughts for Today and Tomorrow.

El anuncio fue un gran éxito. El libro está agotado en el sitio web del Instituto Mises, pero parece que Liberty Fund aún tiene algunos ejemplares para quienes prefieran los libros físicos. Si prefieres la lectura electrónica, ambas organizaciones ofrecen el libro gratuitamente.

El título brasileño tiene un toque interesante porque destaca que el libro se divide esencialmente en seis lecciones diferentes. El libro se basa en conferencias impartidas por Mises en la Universidad de Buenos Aires y abarca:

  1. Capitalismo
  2. Socialismo
  3. Intervencionismo
  4. Inflación
  5. Inversión extranjera
  6. Políticas e ideas

Sigo a Moicano al recomendarlo como una gran introducción sobre Mises y la economía, y, aunque no podemos cubrir todo el libro en un artículo, sería valioso hablar de su primera lección sobre el capitalismo.

La primera lección de Mises: El capitalismo, ¿comparado con qué?

El libro comienza con una introducción de Mises al capitalismo: qué es y su historia. El enfoque histórico de Mises es extremadamente valioso porque nos ayuda a tener un buen patrón con el que comparar el capitalismo. El economista Thomas Sowell afirma: “Hay tres preguntas que destruirían la mayoría de los argumentos de la izquierda. La primera es: ¿En comparación con qué? La segunda es: ¿A qué costo? Y la tercera es: ¿Qué pruebas sólidas tienes?”.

La primera pregunta de Sowell es importante porque, cuando hablamos de sistemas sociales, es necesario evaluar si nuestros puntos de referencia para los sistemas son apropiados. Por ejemplo, si comparamos el capitalismo con un mundo ideal en el que los recursos llueven del cielo exactamente en el momento en que los necesitamos, entonces el capitalismo va a parecer bastante malo. Si, por el contrario, comparamos el capitalismo con escenarios más realistas, tiende a salir muy bien parado.

Como señala Mises, antes de que surgiera el capitalismo en Occidente, las cosas eran sombrías en muchos márgenes. El estatus social y económico estaban unidos y casi totalmente osificados. Quien nacía pobre, moría pobre. Si nacías rico, morías rico. No había historias del estilo del “sueño americano” en las que un desvalido sin privilegios llegaba a la cima ofreciendo buenos productos y servicios. Del mismo modo, había pocas historias, si es que había alguna, sobre personas que perdían su riqueza o su estatus social debido a errores.

Sin embargo, a medida que la población rural aumentaba y las reservas de recursos naturales empezaban a disminuir, los marginados emprendedores empezaron a atender a la creciente población utilizando eficazmente los recursos para producir el máximo valor para el mayor número de personas. Este auge empresarial fue el comienzo del capitalismo y los resultados fueron claros. Como escribe Mises

El desarrollo del capitalismo consiste en que todo el mundo tiene derecho a servir al cliente mejor y/o más barato. Y este método, este principio, ha transformado, en un tiempo comparativamente corto, el mundo entero. Ha hecho posible un aumento sin precedentes de la población mundial. En la Inglaterra del siglo XVIII, la tierra sólo podía mantener a seis millones de personas con un nivel de vida muy bajo. Hoy, más de cincuenta millones de personas disfrutan de un nivel de vida muy superior al que disfrutaban incluso los ricos durante el siglo XVIII. Y el nivel de vida actual en Inglaterra sería probablemente aún más alto, de no haberse malgastado gran parte de la energía de los británicos en lo que fueron, desde diversos puntos de vista, “aventuras” políticas y militares evitables.

El capitalismo y sus críticos

La primera lección de Mises pasa luego a algunos de los comentarios críticos sobre el capitalismo. En primer lugar, aborda el argumento de que el capitalismo sacó a mujeres y niños de sus casas y guarderías y los obligó a trabajar en peligrosas fábricas. Los críticos suelen argumentar que, con la llegada del capitalismo, muchos que antes no trabajaban se vieron obligados a realizar trabajos forzados.

Sin embargo, Mises, en línea con la pregunta de Sowell, analiza este cambio con respecto a la pregunta “¿Comparado con qué?”:

La famosa y vieja historia, repetida cientos de veces, de que las fábricas empleaban a mujeres y niños y que estas mujeres y niños, antes de trabajar en las fábricas, habían vivido en condiciones satisfactorias, es una de las mayores falsedades de la historia. Las madres que trabajaban en las fábricas no tenían con qué cocinar; no salían de sus casas y sus cocinas para ir a las fábricas, iban a las fábricas porque no tenían cocinas, y si tenían cocina no tenían comida para cocinar en esas cocinas. Y los niños no venían de cómodas guarderías. Se morían de hambre.

La cuestión es obvia. Si la situación de las mujeres y los niños en Inglaterra hubiera sido mejor antes de la producción a gran escala en las fábricas, simplemente habrían optado por quedarse en casa. No había una policía secreta del capitalismo reuniendo a la gente y encadenándola a las máquinas de las fábricas. El capitalismo ofrecía una salida al hambre y la pobreza. Trabajar era malo, pero pasar hambre era peor.

Mises pasa luego al crítico más feroz del capitalismo: Marx. Mises destaca el argumento de Marx de que los capitalistas retienen la riqueza para sí mismos mientras los salarios de los trabajadores se estancan. Mises dice:

[Los socialistas marxistas] siguieron una teoría falsa, la famosa “ley de hierro de los salarios” -la ley que establecía que el salario de un trabajador, bajo el capitalismo, no excedería la cantidad que necesitaba para mantener su vida por el servicio a la empresa. Los marxianos formularon su teoría de la siguiente manera: si los salarios de los trabajadores suben, elevando los salarios por encima del nivel de subsistencia, tendrán más hijos; y estos hijos, cuando entren en la fuerza de trabajo, aumentarán el número de trabajadores hasta el punto en que los salarios bajarán, llevando a los trabajadores una vez más al nivel de subsistencia.

Pero esto no es lo que ocurrió. El ahorro capitalista dio lugar a proyectos empresariales que impulsaron la demanda de trabajadores y el aumento de los salarios. Por eso los salarios medios son hoy más altos que en cualquier otro momento de la historia del que tengamos datos. Del mismo modo, la gente tiene que trabajar muchas menos horas hoy en día para acceder a los mismos bienes, y hay muchos bienes nuevos que sólo se desarrollaron gracias al ahorro capitalista.

La predicción de Marx sobre el estancamiento de los salarios fracasó. En línea con el pensamiento del economista Julian Simon, la lección de Mises señala cómo la población impulsó el espíritu empresarial que, bajo las reglas institucionales adecuadas (a saber, el capitalismo), hizo a todos más ricos, desde los trabajadores a los capitalistas.

En resumen, este libro de Mises es una obra maestra. Intenté resumir la primera lección lo mejor que pude, pero inevitablemente algunos argumentos y detalles quedaron fuera. Deberías revisar esa información, así como las otras cinco lecciones, por ti mismo. Parafraseando a Moicano, si te importa tu país, harías bien en leer a Ludwig von Mises.

Lecturas adicionales:

Capitalism Encapsulated: Mises in Four Easy Pieces por Dan Sanchez

Economic Policy: Thoughts for Today and Tomorrow by Ludwig von Mises


  • Peter Jacobsen es un Escritor Asociado en la Fundación para la Educación Económica.