VOLVER A ARTÍCULOS
martes, febrero 13, 2024

La superación personal es intrínsecamente pro-libertad

Por qué el fenómeno Atomic Habits es una buena señal para nuestra cultura.

Foto de Anastase Maragos en Unsplash

El libro más vendido en el mundo la semana pasada fue (Atomic Habits) Hábitos atómicos. Para ser más claros, no sólo fue el libro más vendido en su categoría, sino el libro más vendido en general. Se trata de una hazaña especialmente notable, ya que las listas generales de libros más vendidos suelen estar dominadas por obras de ficción. Que un libro de no ficción supere en ventas incluso a las novelas románticas más populares es algo extraordinario.

Y no se trata de un fenómeno pasajero. El título lleva encabezando las listas desde su publicación hace media década. Desde entonces, ha permanecido 194 semanas en la lista de los 10 libros más vendidos de Publishers Weekly. Y a mediados de 2023 se habían comprado más de 15 millones de ejemplares. Semejante capacidad de permanencia y volumen indican no sólo un marketing eficaz, sino lectores satisfechos y un entusiasta boca a boca. Y para un libro de superación personal, significa que sus consejos deben estar funcionando para la gente. A mí, desde luego, me ha ayudado.

El fenómeno de Atomic Habits es alentador. En los últimos años, hemos visto muchos signos preocupantes de decadencia cultural. Sin embargo, al mismo tiempo, también estamos viendo una tendencia contraria de millones de personas que buscan construir mejores versiones de sí mismos y encontrar una guía eficaz para hacerlo.

Es un motivo de esperanza.

¿Cuál es el asunto?

Un escéptico podría preguntarse cómo se supone que un puñado de personas que mejoran sus hábitos va a invertir la decadencia cultural.

Un crítico conservador podría argumentar que un degenerado moral con una rutina matutina afinada sigue siendo un degenerado moral. De hecho, la mejora de los hábitos sólo podría capacitar a esos réprobos para ser más eficaces en la difusión de sus valores perversos. Lo último que necesitamos es que los guionistas de Netflix mejoren su proceso creativo diario y produzcan más veneno que corrompa a los jóvenes. La decadencia cultural, podría decir nuestro crítico, sólo puede combatirse con una guerra cultural: con los campeones del bien luchando contra las fuerzas del mal para reformar los valores de los demás, no con la gente en general reformándose a sí misma.

Un escéptico libertario podría añadir que la causa fundamental de nuestra decadencia cultural es que el gran gobierno está estrangulando la libertad individual y pervirtiendo los incentivos. No podemos salir de eso por nosotros mismos. Un socialista con una dieta mejor sólo estará más tiempo para clamar por más tiranía. El declive de la civilización, puede que insista nuestro escéptico, sólo puede invertirse mediante una guerra de ideas: mediante campeones de la verdad que desvirtúen las falacias colectivistas para reformar la forma de pensar de los demás; de nuevo, no que la gente en general se reforme a sí misma.

Tanto los conservadores como los libertarios podrían estar de acuerdo en que sólo nos salvará un enfoque estratégico en el cambio político: conseguir que las personas adecuadas ocupen los cargos públicos y que se aprueben las leyes adecuadas.

¿A quién mejorar?

Un libertario que vio las cosas de otra manera fue Leonard E. Read (1898-1983), fundador de la Fundación para la Educación Económica. En su libro Elements of Libertarian Leadership, Read escribió:

Todos los individuos se enfrentan al problema de a quién mejorar, a sí mismos o a los demás. Su objetivo, me parece, debería ser afectar a su propio desarrollo, la mejora de su propia conciencia, en resumen, el autoperfeccionamiento. Aquellos que ni siquiera lo intentan o, cuando lo intentan, encuentran la autoperfección demasiado difícil, normalmente buscan gastar su energía en los demás. Su energía tiene que encontrar algún objetivo. Los que consiguen dirigir su energía hacia el interior -especialmente si han sido bendecidos con una gran energía, como Goethe, por ejemplo- se convierten en líderes morales. Los que no consiguen dirigir su energía hacia dentro y dejan que se manifieste hacia fuera -sobre todo si tienen una gran energía, como Napoleón, por ejemplo- se convierten en líderes inmorales. Los que se niegan a gobernarse a sí mismos suelen empeñarse en gobernar a los demás. Los que pueden gobernarse a sí mismos no suelen tener interés en gobernar a los demás.

Por eso el fenómeno de Atomic Habits es tan buena señal. Los millones de lectores del libro buscan la superación personal y, por tanto, “dirigen su energía hacia dentro”. Cuanto más lo hagan, menos “gastarán su energía en los demás”, tratando de “mejorar” a los demás entrometiéndose en sus valores mediante un adoctrinamiento corruptor o entrometiéndose en sus comportamientos mediante una legislación encadenadora.

No sólo se entrometerán menos, sino que modelarán más. Ello se debe a que sus esfuerzos de superación personal pueden inspirar a quienes se encuentran en su círculo de influencia a superarse emulándolos. Cualquiera que sea su nivel de influencia, los que mejoran tienden a convertirse en líderes que predican con el ejemplo y no en tiranos entrometidos: mini Goethe en lugar de mini Napoleones.

Esto no quiere decir que los conservadores y los libertarios no puedan influir en los valores morales y las ideas políticas de los demás. Pero, como enseñó Read, una buena influencia no puede lograrse a través de entrometidas campañas de contra-doctrinamiento: por ejemplo, guerras culturales y guerras de ideas. El liderazgo en este terreno es también una cuestión de superación personal, en contraposición a la superación de los demás: de modelar por encima de entrometerse. Cuanto más nos concentremos en mejorar nuestra propia comprensión, expresión y encarnación de los buenos valores e ideas, más gravitarán los demás hacia nuestro liderazgo moral y de pensamiento.

La superación personal es inherentemente pro-virtud y pro-libertad. Lo que nuestro mundo necesita no es una guerra cultural ni una guerra de ideas. Lo que el mundo necesita es que todos hagamos y ganemos la guerra interior.

La línea que separa el bien del mal no pasa a través de los Estados, ni entre las clases, ni tampoco entre los partidos políticos, sino a través de cada corazón humano, y a través de todos los corazones humanos.

– Aleksandr Solzhenitsyn

El método correcto… consiste en la superación personal. Si todo el mundo se dedicara a la perfección de sí mismo, no podría haber entrometidos entre nosotros, y sin entrometidos no podría haber socialismo.

– Leonard E. Read

P.D. Si este ensayo ha resonado contigo, puede que te interese un curso en línea que impartiré a partir del 20 de febrero llamado Hábitos de los Libertarios Eficaces. En ese curso, utilizaremos los principios de Atomic Habits para desarrollar hábitos diarios de lectura y escritura para aprender y compartir las ideas de la libertad. Más información aquí.

Otros ensayos del autor:


  • Dan Sanchez is an essayist, editor, and educator. His primary topics are liberty, economics, and educational philosophy. He is the Director of Content at the Foundation for Economic Education (FEE) and the editor-in-chief of FEE.org. He created the Hazlitt Project at FEE, launched the Mises Academy at the Mises Institute, and taught writing for Praxis. He has written hundreds of essays for venues including FEE.org (see his author archive), Mises.org, Antiwar.com, and The Objective Standard. Follow him on Twitter and Substack.