VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, mayo 26, 2024

La pretensión de omnisciencia

La economía de mercado asume dos compromisos epistémicos profundos: el reconocimiento de la ignorancia y la tolerancia de la incertidumbre.


La cita del día es de la página 18 del magnífico libro de Ronald Coase y Ning Wang de 2012, How China Became Capitalist (nota a pie de página suprimida):

La tragedia del Gran Salto Adelante ilustra que las diferencias entre una economía dirigida y una economía de mercado reflejan una profunda diferencia de mentalidad y actitud. Una economía de mercado sólo puede tolerarse cuando nadie tiene la confianza suficiente para pretender la omnisciencia. Hayek hizo hincapié en un punto, cuyas implicaciones de gran alcance aún no se han reconocido plenamente, y es que la ventaja más importante de un mercado reside menos en su eficiencia distributiva y más en su libre flujo de información ….  Una economía de mercado asume dos compromisos epistémicos profundos: el reconocimiento de la ignorancia y la tolerancia de la incertidumbre.

DBx: Sí. Por supuesto, pocos políticos, profesores o expertos afirman poseer una omnisciencia real. No importa. Muchos sí afirman poseer -o poseer un medio siempre misterioso de adivinar- un conocimiento más completo y superior al de los individuos sobre el terreno.  

Los funcionarios de la FDA afirman saber mejor que usted, que yo y que nuestro vecino Smith qué nivel de riesgos debe permitirse que usted, que yo y que nuestro vecino Smith corramos en nuestros tratamientos médicos.

Los funcionarios antimonopolio afirman ser capaces de adivinar el mercado competitivo sobre qué estructuras industriales particulares son aceptables y cuáles son perjudiciales.

Los burócratas y los profesores de derecho pretenden saber mejor que usted, que yo y que nuestro vecino Smith cómo deben organizarse nuestros hábitos alimentarios y nuestros planes de jubilación.

Los burócratas uniformados del Departamento de Defensa y los burócratas trajeados del Departamento de Estado afirman tener conocimientos especiales sobre cómo «construir naciones» en el extranjero.

Los expertos en econometría afirman poseer conocimientos especializados para saber si se debe permitir o no a los empleados individuales aceptar trabajar con salarios inferiores a algún mínimo impuesto por el gobierno.

Los burócratas que sólo gastan el dinero de otras personas a través de ese gran géiser del amiguismo que es el Banco de Exportación e Importación de Estados Unidos, afirman saber mejor que cualquiera de las decenas de miles de inversores de todo el mundo -todos los cuales sólo gastan su propio dinero o el dinero que se les confía voluntariamente- qué empresas concretas de fuera de Estados Unidos deberían, y cuáles no, recibir préstamos para sobrevivir eficientemente en mercados competitivos.

Políticos y burócratas de casi todas partes se hacen pasar por poseedores de algún conocimiento especial sobre las pautas óptimas de utilización del suelo.

La lista de esta arrogancia es larga y deprimente.


[Publicado originalmente el 17 de noviembre de 2016].


  • Donald J. Boudreaux is a senior fellow with the F.A. Hayek Program for Advanced Study in Philosophy, Politics, and Economics at the Mercatus Center at George Mason University, a Mercatus Center Board Member, and a professor of economics and former economics-department chair at George Mason University.