La próxima revolución industrial se dará en la nube

El "diseño para la interacción" puede convertirse en una nueva especialización.

Con poca fanfarria, ha sucedido algo sorprendente: dondequiera que vayas, estás cerca de una cantidad inimaginable de potencialidad informática. Los escritores de la tecnología utilizan demasiado la frase "esto lo cambia todo", así que digamos que es difícil decir lo que esto no cambiará.

Ha sido rápido. Según Cisco Systems, en 2016 había 16.300 millones de conexiones a Internet en todo el mundo. Esa cifra, que casi se ha duplicado en solo cuatro años, equivale a 650 conexiones por cada milla cuadrada de tierra habitable, o aproximadamente una por cada acre, en todas partes. Cisco calculó que esa cifra crecería otro 60% para 2020.

En lugar de tocar un ordenador relativamente sencillo, un smartphone, un portátil, un carro o un sensor conectado toca de algún modo un gran sistema de computación en la nube. Entre ellos se encuentran Amazon Web Services, Microsoft Azure o mi empleador, Google (al que me incorporé desde The New York Times a principios de este año para escribir sobre computación en la nube).

Ahora hay una conexión a Internet por cada acre, en toda la Tierra.

En la década que ha transcurrido desde que empezaron a estar en línea, estas grandes nubes públicas han pasado de vender almacenamiento, red y computación a precios de mercancía a ofrecer también aplicaciones de mayor valor. Alojan software con Inteligencia Artificial para empresas que nunca podrían construir el suyo propio y permiten sistemas de desarrollo y gestión de software a gran escala, como Docker y Kubernetes. Desde cualquier lugar, también es posible alcanzar y mantener el software en millones de dispositivos a la vez.

Para los consumidores, esto no es demasiado visible. Ven una actualización de la aplicación o un mapa en tiempo real que muestra la congestión del tráfico basado en los informes de otros teléfonos. Puede ser un cambio en la forma en que un termostato calienta una casa o en un nuevo diseño en el panel de control de un automóvil. No es un cambio de vida.

Para las empresas, sin embargo, se trata de un bucle de información completamente nuevo, que recoge y analiza datos y despliega su aprendizaje a una escala y sofisticación creciente.

A veces la información fluye en una dirección, desde un sensor en el Internet de las Cosas. Más a menudo, es un intercambio interactivo: los dispositivos conectados a la periferia del sistema suben información, donde se fusiona en la nube con más datos y se analizan. Los resultados pueden utilizarse para actualizaciones del software vía inalámbrica que cambian sustancialmente el dispositivo periférico. Este proceso se repite y las empresas se ajustan en función a los nuevos datos.

Este bucle de información conectado a la nube equivale a un nuevo modelo industrial, según Andrew McAfee, profesor del M.I.T. y, junto con Eric Brynjolfsson, coautor de Machine, Platform, Crowd, un nuevo libro sobre el auge de la Inteligencia Artificial. La Inteligencia Artificial es una parte cada vez más importante del análisis. Ver la dinámica como simplemente más ordenadores en el mundo, dice McAfee, es cometer el mismo tipo de error que cometieron los industriales con los primeros motores eléctricos:

<Pensaron que un motor eléctrico era más eficiente, pero básicamente como una máquina de vapor. Luego pusieron motores más pequeños y crearon cintas transportadoras, grúas aéreas... se replantearon lo que era una fábrica, cuáles eran las nuevas rutinas. Al final, no importaba qué otras fortalezas tuvieras, no podías competir si no resolvías eso.

Ya está cambiando la forma en la que operan las nuevas empresas. Startups como Snap, Spotify o Uber crean modelos de negocio que asumen altos niveles de conectividad, ingestión de datos y análisis, una combinación de herramientas a mano de una sola fuente en lugar de funciones discretas. Asumen que su producto cambiará rápidamente de aspecto, sensación y función, basándose en nuevos datos.

La misma dinámica se da en las empresas industriales que antes no necesitaban mucho software.

La tecnología en el mundo de los negocios 

Por ejemplo, Carbon, un fabricante de impresoras industriales en 3D de Redwood City (California). Más de 100 de sus productos conectados a la nube están con los clientes, fabricando artículos de resina para zapatillas, cascos y piezas de computación en la nube, entre otras cosas.

En lugar de vender máquinas, Carbon las ofrece como si fueran suscripciones. De ese modo, puede observar lo que hacen todas sus máquinas bajo diferentes usos, sacar conclusiones de todas ellas de forma continua y actualizar las impresoras con descargas de software mensuales. Una pantalla en el vestíbulo de la empresa muestra el consumo total de resinas que se recoge en AWS, la base del aprendizaje colectivo de Carbon.

"De la misma manera que Google obtiene información para mejorar las búsquedas, nosotros obtenemos millones de puntos de datos al día de lo que hacen nuestras máquinas", dice Joe DeSimone, fundador y director general de Carbon. "Podemos ver lo que hace un sector con la máquina y compartirlo con otro".

Una mejora reciente consistió en cambiar la mezcla de oxígeno en la cámara de fabricación de una impresora Carbon. Eso mejoró el tiempo de impresión en un 20%. Construyendo zapatos deportivos para Adidas, fueron capaces de diseñar y fabricar 50 prototipos de estos zapatos más rápidamente de lo que solían tardar en hacer media docena de modelos de prueba. También fabrica diseños novedosos que antes eran teóricos.

La dinámica empresarial basada en la nube plantea una serie de nuevas preguntas, como:

  • Si el uso de un producto es ahora también una forma de programar el sistema de un productor, ¿deberían recompensarse las ávidas contribuciones de datos de las empresas?
  • Para Wall Street, ¿cuál es la cifra más interesante: los ingresos por la venta de un producto o la cantidad de datos que la empresa obtiene del producto un mes después?
  • ¿Qué es más importante para una empresa: datos sobre la ubicación de alguien o su contexto con cosas como la hora y el entorno?
  • ¿Qué es mejor: más datos en todas partes o información de alta calidad y fiable sobre unas pocas cosas?

Además, los productos se diseñan ahora para crear no sólo un tipo de experiencia, sino un tipo de interacción de recopilación de datos. Las manijas de las puertas de un Tesla emergen cuando te acercas a él llevando una llave. Un iPhone o un teléfono Pixel salen de su caja completamente cargados. La página de búsqueda de Google es una caja que espera tu consulta. En todos los casos, el objeto está anhelando que aprendas de él inmediatamente, dando la bienvenida a su propietario para que interactúe, de modo que pueda empezar a recopilar datos y personalizarse. El "diseño para la interacción" puede convertirse en una nueva especialización.

>El "diseño para la interacción" puede convertirse en una nueva especialización.

El modelo industrial basado en la nube sitúa al software receptivo que busca más información sobre los procesos empresariales generales. En este sentido, es probable que la tradición de crear flujos de trabajo vuelva a cambiar.

Un organigrama tradicional se asemejaba a una fábrica, ensamblando las tareas en funciones superiores. Hace veinticinco años, las redes cliente-servidor facilitaban el intercambio de información, eliminando las capas de gestión intermedia y fomentando las oficinas abiertas. A medida que los dominios de datos con nombres y la rápida interacción con nuevos conocimientos se trasladan al centro de la vida corporativa, sin duda surgirán también nuevas teorías de gestión.

"Las nubes ya lo interpenetran todo", afirma Tim O'Reilly, destacado editor y autor de tecnología. "Daremos por sentado que la computación nos rodea y que nuestras cosas hablen con nosotros. Hay una próxima generación de trabajadores que va a aprender cómo la aplicamos".

Reproducido de Medium.