¿La moda rápida es mala? Piénsalo otra vez

Las afirmaciones de que la moda rápida utiliza demasiados recursos y explota al tercer mundo se desmoronan ante la economía básica.

Una industria que recientemente ha sido atacada por los críticos del sistema de libre empresa es la moda rápida. ¿En qué consiste? Se trata de las empresas que producen continuamente nuevos estilos de ropa barata.

¿Qué se argumenta contra estas empresas? Hay varias acusaciones.

En primer lugar, atraen a los consumidores para que sigan comprando sus productos siempre cambiantes. Son innecesarios. Los zapatos, los calcetines y las camisas, los sombreros, los abrigos y la ropa interior, deberían ser más duraderos, de modo que se desperdiciara menos material en mantener los armarios y los despachos de la gente llenos de existencias excesivas.

Según el Foro Económico Mundial "A medida que los consumidores de todo el mundo compran más ropa, crece el mercado de artículos baratos y nuevos estilos... De media, la gente compró un 60% más de prendas en 2014 que en 2000".

Pero, ¿quién puede decir cuál es el volumen de negocio óptimo en asuntos de este tipo? ¿Y sobre qué bases coherentes? Si los consumidores quieren seguir el ritmo de los Jones, o de las Kardashian, ¿quién es nadie para decirles que no?

Tampoco hay nada especialmente negativo en un negocio basado en el cambio continuo. Otras industrias también lo hacen sin que los críticos del mercado les echen la mano a la cabeza: los coches, los ordenadores, incluso los ratones (Walt Disney presentó un Mickey Mouse nuevo y mejorado más de 30 veces). El cine, los libros, los periódicos, las revistas, los cantantes, los ordenadores no dejan de cambiar su oferta. Esto se llama innovación en algunos círculos, y no hay ninguna razón no arbitraria para ridiculizar este fenómeno (denigrándolo como "moda rápida") cuando se produce en relación con los estilos de ropa.

¿Sale algo bueno de todo esto? ¿No hay ningún resquicio de esperanza? ¿Qué hay del hecho de que la gente del mundo económicamente subdesarrollado tenga más ropa (usada) a su disposición, lo que tenderá a bajar sus precios? Es cierto que estas prendas ya están pasadas de moda, pero aún así....

"No has prestado atención, ingenuo del sistema capitalista", se podría responder. "No, esa ropa se queda en las cunetas, estropeando su ya raquítica economía", y esto constituye el segundo elemento del caso contra esta industria.

¿Dónde van a parar todos esos adornos innecesarios y superfluos (todo lo que ya está pasado de moda)? Su lugar de descanso final obstruye las playas, carreteras y vías fluviales de los países del tercer mundo. Sí, nosotros, vagos desconsiderados, estamos tirando estos productos que ya no son necesarios (y que no deberían haberse creado en primer lugar) a la pobre gente desprevenida de los países más pobres del mundo. Qué vergüenza.

Bloomberg habla de "Países con montañas de basura". Afirma que "Menos del 1% de la ropa usada se recicla en prendas nuevas, abrumando a países como Ghana con desechos".

En cuanto a esta basura, "hacen falta dos para bailar un tango". Por cada exportación, hay también un importador dispuesto. Lo que el importador, a su vez, hace con la ropa que compra en el extranjero, difícilmente es culpa del exportador. El Tercer Mundo no es el bastión de los derechos de propiedad privada, lo que explica mucho mejor este problema que la "moda rápida" y nuestra falta de consideración hacia los demás.

Un tercer argumento contra los fast fashionistas es que utilizan demasiados recursos. La Alianza de las Naciones Unidas para la Moda Sostenible ha denunciado que "la industria de la moda es la segunda mayor consumidora de agua y es responsable del 2-8% de las emisiones mundiales de carbono".

Pero cada céntimo que gastan las firmas de esta industria es aceptado de buen grado por los vendedores. ¿Cómo consiguen esos céntimos? De vendedores dispuestos. Es bastante arbitrario quejarse de que otros compran demasiado, cuando la capacidad de hacerlo emana de esta fuente. Es decir, por supuesto que está justificado que compren H2O. Tienen derecho a hacerlo en función de los votos en dólares de que disponen, basados, a su vez, en la soberanía del consumidor. Del mismo modo, las empresas de éxito como Microsoft, Toyota, McDonalds, Walmart, tienen derecho a comprar prácticamente todo lo que quieran, incluidos bienes inmuebles, materias primas, alimentos y, sí, agua. Estas compras son lo que los economistas llaman "demanda derivada". Son posibles, en primer lugar, gracias al apoyo de sus propios clientes.

La cuarta acusación es que las empresas de moda rápida contaminan. He aquí la valoración de Business Insider: "La industria de la moda emite más carbono que los vuelos internacionales y el transporte marítimo juntos". Según el profesor Gamini Herath, de la Universidad de Monash, que escribe en el International Journal of Social Economics, hay "efectos medioambientales adversos de los productos agroquímicos" procedentes de esta fuente. El Foro Económico Mundial sostiene que "la producción de moda supone el 10% de las emisiones de carbono de la humanidad, seca las fuentes de agua y contamina ríos y arroyos".

Si esta afirmación no probada es cierta, la culpa es de los contaminadores, no de los productores. Los neumáticos de los automóviles también se amontonan en lugares desagradables. Firestone y Goodyear difícilmente son responsables de lo que hacen sus clientes con ese producto cuando acaban con él. Lo mismo ocurre con la ropa.

Además, nos encontramos en plena ola de frío. ¿Acaso esto hace reflexionar a los "chicken littles" del calentamiento global, que utilizan el miedo al calentamiento como un palo con el que golpear al capitalismo? Por supuesto que no. Pero es difícil ver por qué deberíamos culpar a los lavaderos de ropa por el aumento de las temperaturas en medio de tormentas que dejan caer hielo y nieve a gran altura. Si la moda rápida contribuye realmente al calentamiento global (no se ofrece ninguna prueba en ese sentido), quizá habría que agradecerles sus esfuerzos, no castigarles.

Luego está la vieja explicación de siempre: la explotación laboral. En este caso, se les acusa de explotación laboral. Sí, se acusa a esta gente de explotar a trabajadores indefensos. Alison Morse nos cuenta "La verdad sobre las condiciones de los trabajadores en la moda rápida". Es la siguiente: "La industria de la moda rápida sigue infringiendo la ley en materia de derechos laborales. Las violaciones de los derechos humanos y las condiciones de trabajo similares a las de los talleres de explotación afectan a millones de trabajadores de las fábricas textiles y de confección [sic]. Se siguen denunciando casos de trabajo infantil y esclavitud moderna, sobre todo en países asiáticos en desarrollo como Bangladesh, Indonesia, Sri Lanka y Filipinas. A muchos trabajadores de fábricas se les paga por debajo del salario mínimo legal, se les obliga a trabajar muchas horas en entornos inseguros, no tienen acceso a asistencia sanitaria ni a permisos retribuidos".

David Weil, el jefe de la división de salarios y horas del Departamento de Trabajo de Estados Unidos de 2014 a 2017 informó en el New York Times que Fashion Nova, una de las empresas importantes en este campo desagradable, era culpable de emplear "un sistema de talleres clandestinos."

Forbes, por su parte, recuerda "El coste ético no tan oculto de la moda rápida: Sneaky Sweatshops In Our Own Backyard" (El coste ético no tan oculto de la moda rápida: talleres clandestinos en nuestro propio patio trasero).

Estas críticas son más erróneas de lo que se pueda imaginar. Los lavanderos y los sombrereros no son más culpables que nadie de intentar mejorar su situación económica. ¿Cuándo fue la última vez, amable lector, que eligió un trabajo (o una inversión) peor pagado cuando tenía a su disposición uno mejor, en igualdad de condiciones? ¿Cuándo fue la última vez que pagó más a un fontanero, un carpintero o un electricista cuando podría haber pagado menos por el mismo trabajo? ¿Cuándo pagó más de lo necesario por una casa o un coche? Pensaba que no.

Otra dificultad de esta acusación es que las empresas de este sector no obtienen grandes beneficios como cabría esperar si realmente estuvieran pagando radicalmente menos a numerosos empleados. Una fuente interna ha declarado: "¿Hasta qué punto es rentable la industria de la moda? Una marca de ropa no es un negocio muy rentable. La mayoría de la gente cree que va a ganar un millón de dólares y que va a alcanzar el estrellato de la noche a la mañana. Pero la realidad es que los márgenes de beneficio de la ropa son notoriamente bajos. Según los analistas del sector, los márgenes de beneficio son del 4-13%".

Los salarios tienden a reflejar la productividad marginal de los ingresos, en la jerga económica, o productividad a secas para los no economistas. LeBron James gana un sueldo alto porque puede aumentar mucho los ingresos de sus empleadores. Usted y yo, amable lector, tenemos menos productividad y ganamos una remuneración de clase media. Las personas que empujan escobas o preguntan si quieres patatas fritas con eso tienen una capacidad aún menor de contribuir a la cuenta de resultados de su empleador. Tomemos como ejemplo a los llamados trabajadores de los talleres clandestinos. Los críticos afirman que son explotados. Por ejemplo, su productividad es realmente de 10 dólares por hora, y sólo se les paga 4 dólares por hora. Esta situación tiene dos inconvenientes. En primer lugar, las empresas que hacen esto tienden a obtener grandes beneficios, y este no es el caso de la industria de la confección. Dos, si fuera realmente cierto, entonces los beneficios serían de 6 dólares por hora, y otras empresas competirían con los actuales empleadores aumentando los salarios. Se trata, pues, de una situación inestable o de desequilibrio.

Consideremos otra acusación. Este malvado comportamiento vicioso ha tenido efectos nocivos sobre todo en la población del tercer mundo.

Sarah Bibbey es cofundadora y directora en funciones de Make Fashion Clean, una organización sin ánimo de lucro que trabaja para que el consumo de tela vaquera sea más sostenible en todo el mundo. En su opinión, "cualquier país que sea [...] un país antiguamente colonizado, o un país que no sea una superpotencia mundial, va a ser más vulnerable al dumping de ropa en general...". ¿Vertido? Nadie arroja fardos de ropa sobre personas inocentes. Cuando los japoneses nos exportan coches, no nos los "tiran". Al contrario, ¡nosotros somos compradores voluntarios! El mismo fenómeno prevalece en la situación actual.

Bibbey prosiguió: "Nuestros vertederos (en Estados Unidos) están equipados de tal manera que pueden procesar productos químicos y de alguna manera pueden ser contenidos mientras que en otros países, incluido Ghana, no hay el mismo nivel de infraestructura alrededor del vertedero". ¿Y de quién es la culpa? Obviamente, de los importadores, no de los exportadores. Si fuéramos tan tontos como para comprar automóviles en el extranjero que no funcionaran en nuestras carreteras, la culpa sería nuestra, no de los vendedores de esos vehículos.

¿Cuáles son las manifestaciones de estas dolencias? Hay varias. Por un lado, los miembros de esta industria intentan que la gente compre más de sus mercancías. ¿Cómo se dedican a este nefasto empeño? Cambian continuamente de estilo. A través de su publicidad, por lo general implícita pero con demasiada frecuencia explícita, transmiten el mensaje de que ay de quien lleve ropa del año pasado (a veces del mes pasado).

Por último, pero no por ello menos importante, el proteccionismo levanta su fea cabeza.

Según NewsDay, "el ministro de Hacienda de Zimbabue, Patrick Chinamasa, prohibió la importación de ropa usada, un comercio que, según él, explica el hundimiento de la industria textil local". Aquí llegamos a una mejor explicación de esta oposición al libre comercio en esta industria: el deseo de obviar la competencia de los extranjeros. Pero esta es una de las razones de la pobreza en estos países en primer lugar: la falta de voluntad de participar en la especialización internacional y la división del trabajo.

¿Es la moda rápida un ejemplo de capitalismo salvaje? No, a pesar de las protestas actuales.