VOLVER A ARTÍCULOS
martes, abril 11, 2023

La mejor manera de interesar a la gente por la economía

Para que la gente se interese por la economía, no basta con explicar los beneficios sociales o los incentivos financieros.

Crédito de la imagen: iStock

Para bien o para mal, nuestra sociedad es cada vez más política. Antes se consideraba descortés hablar de política en muchos contextos, pero esta convención social ha disminuido. La gente expresa sus opiniones sobre política en voz más alta y con más frecuencia que en ningún otro momento que se recuerde, y la política es cada vez más importante en las decisiones personales.

La economía es, con diferencia, el tema más importante que hay que conocer para construir las propias convicciones políticas, con la discutible excepción de la filosofía moral. La economía es la ciencia de las compensaciones y los incentivos. Aunque muchos otros campos son a veces importantes para determinadas cuestiones políticas, la economía es siempre vital.

Pensemos en la respuesta del gobierno al virus Covid-19. Comprender la virología puede ser útil para determinar la respuesta correcta a un virus, ya que puede decirnos cómo es probable que el virus responda a diversas intervenciones. Sin embargo, la virología no es el único campo relevante. Como dijo el economista Benjamin Powell

“La gente nos dijo el año pasado: “sigan la ciencia”, y cuando lo hacían, siempre parecían querer decir “hagan caso a los epidemiólogos o a los médicos”. Pero esa no es la ciencia relevante. Eso sólo mide un tipo de resultado que hay que sopesar con otros. Conozco una ciencia que se ocupa de ponderar unos valores frente a otros cuando tenemos recursos escasos: se llama economía”.

La virología no puede decir cuál será el impacto de un bloqueo en el PIB, ni cómo debemos ponderar el valor de frenar la propagación frente a otros valores. La economía, por el contrario, proporciona formas de estimar estas cosas, o al menos de decidir qué sistemas son susceptibles de optimizarlas.

Lo mismo ocurre con cualquier otra cuestión política. Responder a una pregunta política sobre el cambio climático requiere conocimientos sobre climatología y economía, responder a una pregunta política sobre educación requiere conocimientos sobre pedagogía y economía, y así sucesivamente.

Dado el creciente papel de la política y el carácter vital de la economía para las ideas políticas sólidas, ¿cómo vamos a conseguir que la gente se interese por el tema?

Apela al deber

Algunos prefieren el enfoque de la fuerza bruta. Este enfoque consiste en explicar la importancia social de la economía, y luego esperar que el sentido del deber moral de la gente les inspire a esforzarse a través de las largas explicaciones de los libros de texto y los intimidantes gráficos. Después de todo, dada la creciente importancia de la economía, ¡seguro que a cada persona le corresponde educarse en este tema vital!

Tal vez, pero este planteamiento no tiene en cuenta la naturaleza humana. El beneficio social más amplio de la alfabetización económica es un bien público, y viene con todos los problemas económicos normales inherentes a la producción de bienes públicos. Me beneficia vivir en una sociedad en la que un gran número de personas entienden de economía porque esa sociedad tendrá mejores ideas políticas y, por tanto, mejores instituciones políticas. Sin embargo, yo sólo soy una persona. Mi aprendizaje de la economía tendrá un impacto marginal imperceptible en la alfabetización económica media de mi sociedad, por lo que el beneficio marginal de hacerlo no me merece la pena.

Incentivos financieros

La economía es útil para algunos trabajos. Tal vez nuestro alumno potencial sea un inversor o dirija una empresa lo suficientemente grande como para que la ciencia económica le proporcione ideas sobre la mejor manera de gestionarla. Si es así, hay un incentivo económico obvio para aprender economía. Sin embargo, la mayoría de la gente no tiene trabajos así, por lo que para la mayoría necesitaremos un enfoque diferente.

Simplificación

Un enfoque mejor es reducir el coste (en horas de esfuerzo) de aprender economía simplificándola. Un buen ejemplo de ello es Economía básica, de Thomas Sowell, que explica las ideas e implicaciones económicas clave con palabras sencillas, evitando el uso de gráficos, tablas y la mayor parte de la jerga.

El libro, que se describe como una “guía ciudadana de la economía, escrita para quienes quieren entender cómo funciona la economía pero no tienen interés en la jerga ni en las ecuaciones”, es una mejora. Pero no puede ser toda la solución. Por bajo que sea el coste de aprender economía, la gente sigue necesitando una razón positiva para querer pagarlo. Yo recomendaría sin duda Economía Básica a quien ya esté interesado en el tema, pero quien no lo esté sencillamente no lo leerá.

Dáles un misterio

Creo que es mejor centrarse en el mayor beneficio secundario de aprender economía. Este beneficio no es un bien público, sino totalmente privado: La economía es interesante. La economía comienza con la investigación de uno de los misterios más apasionantes de la sociedad humana. La mejor forma de resumir este misterio es con una simple frase del libro de texto de economía intermedia del economista David D. Friedman Teoría de los precios: Un Texto Intermedio: “Estás en medio de un sistema muy organizado sin nadie que lo organice”.

Una clase magistral para inspirar esa sensación de misterio puede encontrarse en el famoso ensayo de Leonard E. Read de 1958, Yo, lápiz. Tomando la perspectiva del humilde lápiz y trazando la trayectoria de todos los factores de producción utilizados para fabricarlo, Read ilustra la aparente imposibilidad de la producción de lápices.

A quienes no hayan leído el ensayo, les recomiendo que hagan una pausa aquí para hacerlo. Pero la versión resumida es que para conseguir un lápiz se necesita madera, para conseguir esa madera se necesitan motosierras, para conseguir esas motosierras se necesita acero, para conseguir ese acero… y esto sólo siguiendo una línea del árbol. Podría haber señalado que para obtener lápices también se necesita grafito, o que para obtener motosierras también se necesita plástico, y seguir una de esas líneas en su lugar.

Cada una de estas líneas de producción implica la acción coordinada de miles, quizá millones de personas, la mayoría de las cuales no se conocen y a menudo ni siquiera hablan el mismo idioma. Para ser eficaz, cualquier aumento de la demanda de lápices debe ir acompañado de un aumento del número de personas que producen aceite para las motosierras, camiones para transportar los troncos, etc. Y esto sólo hablando de un producto. Y esto hablando sólo de un producto. Al final, nos encontramos con un problema que parece complejo hasta la insolubilidad. Seguramente debe haber algún genio desconocido que organice nuestro titánico e interconectado sistema de producción.

Pero, como explica el ensayo de Read, no existe ni puede existir tal persona. Nadie sabe cómo fabricar un lápiz. Y, sin embargo, se pueden comprar lápices por menos de un dólar, por lo que es evidente que el sistema está organizado de alguna manera, y con una eficacia espectacular. Ese es el misterio, y la economía es el campo de estudio que se dedica a investigarlo. Si alguien tiene alguna posibilidad de interesarse por la economía, esto debería bastarle.

Para que la gente se interese por la economía, no basta con explicar el beneficio social, ni con hacerla simplemente más fácil, y la mayoría de la gente no tendrá un fuerte motivo económico para aprenderla. Creo que lo mejor es plantearles un misterio y ofrecerles las herramientas para resolverlo.


  • Danny Duchamp creates essays and videos on philosophy, economics and politics from a consequentialist libertarian perspective.