VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, enero 1, 2023

La ley de hierro de la cleptocracia

Locke contra Oppenheimer: dos historias sobre el origen del Estado

Detalle de El triunfo de la victoria de Peter Paul Rubens (Dominio público

Para desarrollar su teoría del gobierno, John Locke planteó una historia del origen del Estado. Explicó el gobierno legítimo como el resultado de un acuerdo voluntario, o contrato, entre individuos para obedecer las leyes comúnmente observadas, creadas y aplicadas por un gobierno común. El propósito de este acuerdo es preservar los derechos de propiedad (sobre el propio cuerpo y las posesiones) protegiéndolos del saqueo.

Según Locke, la tiranía es una corrupción del gobierno: un abuso del poder y de la ley. Frédéric Bastiat estaba de acuerdo y escribió que la ley se “pervertía” y se utilizaba, no para proteger la propiedad contra el saqueo, sino para perpetrar el saqueo contra la propiedad. Lo llamó “saqueo legal”.

Esta visión del gobierno y la tiranía fue compartida por grandes pensadores como Ludwig von Mises, Ayn Rand y Leonard Read. Es el punto de vista adoptado por la mayoría de los libertarios “minarquistas” que favorecen un Estado mínimo centrado exclusivamente (o casi exclusivamente) en garantizar los derechos.

Los libertarios “anarquistas” (o “anarcocapitalistas”) tienen una visión diferente del Estado, basada en una historia de origen alternativa, según la cual el Estado no se originó por acuerdo, sino por agresión, no por contrato, sino por conquista.

Esta historia del origen fue desarrollada por el filósofo inglés Herbert Spencer -que escribió que “el gobierno se engendra de la agresión y por la agresión”- y el sociólogo alemán Franz Oppenheimer, cuyo libro de 1908 Der Staat (“El Estado”) elaboró y apoyó su “teoría de la conquista de la formación del Estado”.

Oppenheimer escribió:

“El Estado, completamente en su génesis, esencialmente y casi completamente durante las primeras etapas de su existencia, es una institución social, forzada por un grupo victorioso de hombres sobre un grupo derrotado, con el único propósito de regular el dominio del grupo victorioso sobre el vencido, y asegurarse contra la revuelta desde dentro y los ataques desde el exterior. Teleológicamente, este dominio no tenía otra finalidad que la explotación económica de los vencidos por los vencedores.

Ningún estado primitivo conocido por la historia se originó de otra manera. (…)

La poca historia aprendida en nuestros días de escuela basta para probar esta doctrina genérica. En todas partes encontramos alguna tribu belicosa de hombres salvajes rompiendo las fronteras de algún pueblo menos belicoso, estableciéndose como nobleza y fundando su estado.”

Los conquistadores, explicó Oppenheimer, limitan su saqueo a corto plazo sólo por el bien de su saqueo a largo plazo, y no por el bien de los saqueados.

“…el pastor salvaje empieza a darse cuenta de que un campesino asesinado ya no puede arar, y que un árbol frutal talado ya no dará fruto. En su propio interés, entonces, siempre que es posible, deja que el campesino viva y que el árbol se mantenga en pie”.

Los conquistadores también pueden proteger a los saqueados de los saqueadores rivales (ya sean extranjeros o nacionales), pero esto también es en aras de maximizar su propio saqueo. En última instancia, un pastor protege a sus ovejas de los lobos, no por el bien de las ovejas, sino por el bien de su propio suministro de lana y cordero.

Pero al saqueador le resultará útil engañar a los saqueados para que piensen lo contrario. Una víctima será más dócil y cooperativa si piensa que su victimización es por su propio bien.

Así es como el saqueo evoluciona hacia el tributo y los impuestos, la esclavitud evoluciona hacia “los deberes del ciudadano” y los saqueadores evolucionan hacia potentados, príncipes y políticos.

Así, según esta historia de origen alternativo, el Estado no es un protector convertido en expoliador, sino todo lo contrario. El Estado no grava para poder proteger, sino que protege (de forma selectiva, grandiosa e inepta) para poder gravar. El Estado es un lobo con piel de cordero. La tiranía manifiesta no es el Estado corrompido, sino el Estado desenmascarado. Y el saqueo legal no es un error, sino la característica principal: no es una perversión del Estado, sino su razón de ser. Podemos llamar a esto la Ley de Hierro de la Cleptocracia.

Estas perspectivas opuestas plantean, no sólo una cuestión histórica, sino también teórica. ¿Qué incentivos predominantes genera la institución del Estado?

¿Tienen razón los minarquistas al afirmar que el Estado incentiva predominantemente la protección, y que el saqueo sólo se produce cuando las cosas se tuercen?

¿O tienen razón los anarcocapitalistas al afirmar que el Estado incentiva predominantemente el saqueo, siendo la protección sólo una tapadera y un medio para el fin del saqueo?

Esta pregunta es fundamental. Responderla primero informará nuestras respuestas a preguntas subordinadas en el debate sobre el Estado.

Este artículo se publicó originalmente en la publicación Substack de Dan Sanchez “Letters on Liberty“.


  • Dan Sanchez is an essayist, editor, and educator. His primary topics are liberty, economics, and educational philosophy. He is the Director of Content at the Foundation for Economic Education (FEE) and the editor-in-chief of FEE.org. He created the Hazlitt Project at FEE, launched the Mises Academy at the Mises Institute, and taught writing for Praxis. He has written hundreds of essays for venues including FEE.org (see his author archive), Mises.org, Antiwar.com, and The Objective Standard. Follow him on Twitter and Substack.