VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, mayo 29, 2024

La economía no es un proyecto de ingeniería

El afán ingenieril que sienten muchos economistas es una tontería.


El siguiente pasaje pertenece a la página 239 del artículo de 1985 de mi difunto colega Jim Buchanan, «Political Economy and Social Philosophy», tal y como aparece reimpreso en Moral Science and Moral Order, Vol. 17 de The Collected Works of James M. Buchanan:

Enumero el impulso ingenieril como una de las tres vertientes relacionadas de motivación intelectual que deben ser eliminadas si la economía política, y el trabajo de sus practicantes disciplinarios, pueden asumir un papel apropiado en la filosofía social….  Los ingenieros encuentran su razón de ser en la resolución de problemas o, en un momento dado, en sugerir soluciones a los responsables de la toma de decisiones que se enfrentan a problemas.  Es en este sentido en el que los economistas modernos han buscado omnipresentemente asumir papeles como solucionadores putativos de problemas, como defensores de políticas, como asesores de gobiernos, directa e indirectamente.

En la medida en que los economistas se consideren asesores expertos de quienes controlan lo que imaginan que son las palancas, los pedales, los mandos y los botones de una máquina llamada «la economía» -o de lo que Arnold Kling llama «la fábrica del PIB»- considerarán a los (hoy relativamente pocos) economistas partidarios del libre mercado como desesperadamente ingenuos, poco sofisticados y peor que inútiles.  Al señalar, como hacen muchos economistas orientados al mercado, que la máquina del PIB no es una máquina real, y que sus palancas, pedales, mandos y botones son en gran medida fantasías de imaginaciones arrogantes, los economistas orientados al mercado se ganan el desprecio de los economistas ingenieros, los autodenominados hacedores del bien científicamente objetivo que consideran las explicaciones directas basadas en el análisis de la oferta y la demanda y otros conceptos económicos básicos como esfuerzos simplistas por obstruir las búsquedas de los ingenieros sociales para hacer la existencia terrenal más celestial.


Publicado de nuevo de Cafe Hayek.


  • Donald J. Boudreaux is a senior fellow with the F.A. Hayek Program for Advanced Study in Philosophy, Politics, and Economics at the Mercatus Center at George Mason University, a Mercatus Center Board Member, and a professor of economics and former economics-department chair at George Mason University.