VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, abril 16, 2022

La Economía del trabajo contra el mundo: Una reseña del nuevo libro de Bryan Caplan

El último libro de Bryan Caplan

Imagen: iStock-PKpix

El último libro de Bryan Caplan, Labor Econ Versus the World, es una colección de entradas de blog que tratan de las aplicaciones prácticas de la Economía Laboral diseñadas para el lector no especializado. A primera vista, la idea parece extraña. Personalmente, no se me ocurre ningún otro libro de economía laboral pop, pero la ejecución es muy buena. Dado el gran número de ensayos incluidos, no puedo entrar en detalle en cada uno de ellos, sino que me centraré en las lecciones clave derivadas del libro.

El libro consta de cuatro partes: I) el laissez-faire y el trabajo; II) las fronteras abiertas; III) la educación sin romanticismo; IV) la búsqueda del éxito.

Caplan, profesor de Economía en la Universidad George Mason, repasa los mercados laborales y la regulación gubernamental, los efectos de la inmigración, la función (el mal funcionamiento) de la educación y los determinantes de los ingresos y la clase social de una persona. Al abarcar todos estos temas diferentes, lo que más destaca es la falta de motivación ideológica de Caplan, su impresionante conocimiento de la economía y cómo expone los fallos de la “sabiduría” convencional.

Alguien puede decir: “Un momento, ¿no es Bryan Caplan un anarcocapitalista? ¿Cómo es que este libro no es ideológico?”.

En las 254 páginas no se me ocurre ningún caso en el que Caplan apoye abiertamente una opinión porque es libertaria. De hecho, critica a los libertarios que son puramente éticos y que se centran en los argumentos económicos de quien propone. Grandes ejemplos son ensayos como “¿Qué incentivos ofrece la discriminación estadística?” y “La ley antijurídica”, entre otros. Creo que esto -la ausencia de ideología manifiesta- debe ser declarado ya que es la razón por la cual mucha gente se alejará del libro.

A continuación, tengo que felicitar al profesor Caplan por sus excelentes refutaciones de la sabiduría tradicional. Hubo momentos durante la lectura del libro en los que me desconcertaron las ideas que proponía, no porque fueran erradas, sino porque entraban en conflicto con lo que la sociedad enseña. Incluso Caplan conoce el carácter contradictorio del libro y lo menciona en el primer ensayo, “Labor econ vs the World“.

Las ideas presentadas pueden parecer anticuadas, extrañas o demasiado cínicas si se estudian superficialmente. Sin embargo, si uno se sienta un momento a contemplar los argumentos de Caplan, tiene que admirar al menos la claridad de su pensamiento, aunque no esté necesariamente de acuerdo con las conclusiones. Cuando el libro termina, no se trata de decir “¡Hurra! Caplan es el mejor economista; tiene razón en todo”.

Yo mismo he encontrado algunas cuestiones en las que no estoy de acuerdo con Caplan. Lo que debería ocurrir es que ahora se puede ver el mundo mucho más claro desde el punto de vista económico.

Los defectos del libro son escasos y apenas disminuyen su calidad e importancia general. Un problema menor que tuve mientras lo leía fue que el ritmo del libro se vio interrumpido por algún que otro artículo académico. Estos artículos más académicos no arruinan el libro, pero su carácter técnico rompe con el espíritu de economía popular del libro.

Un ejemplo son los ensayos sobre la demanda agregada y algunos de sus comentarios sobre otros artículos académicos. Por supuesto, tanto la demanda agregada como la interacción con la literatura pertinente son importantes, pero no encajan perfectamente en este libro. En general, sin embargo, el libro es muy accesible para personas que no sean economistas formados.

Otra cosa que los lectores deben tener en cuenta es que este libro es más bien una introducción al trabajo de Caplan. Hay ideas que se desarrollan posteriormente en otras obras como Fronteras Abiertas: La ciencia y la ética de la inmigración, El caso contra la educación y Razones egoístas para tener más hijos. Hay que tenerlo en cuenta porque los lectores fieles a Caplan pueden haber leído ya el material que se presenta aquí.

En resumen, terminé el libro en algo menos de dos días, así que obviamente me divertí leyéndolo. Desafió muchas de mis ideas preconcebidas sobre el mundo y se lo recomendaría a un amigo que sea nuevo en Economía y quiera aprender más.


  • Chris Loukas was born in Greece and is an economic journalist.