VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, noviembre 14, 2021

La Casa Blanca le pide a las empresas que ignoren la orden del tribunal federal que paralizó el mandato de vacunación de Biden por “graves cuestiones constitucionales”

La suspensión del mandato de vacunación de Biden por parte del 5º Circuito es un recordatorio vital de la importancia que tienen los controles y equilibrios en el poder político.

Image Credit: White House

El sábado pasado, un tribunal federal detuvo el mandato de vacunación de la administración Biden para las empresas con 100 o más trabajadores, citando “graves problemas estatutarios y constitucionales” posibles.

La suspensión de emergencia, emitida por el Tribunal de Apelaciones del 5º Circuito de EE.UU., frena la exigencia de la administración de que esos trabajadores se vacunen antes del 4 de enero o se enfrenten a otras medidas, como pruebas semanales y requisitos de mascarillas.

El fiscal general de Louisiana, Jeff Landry, había argumentado que la administración Biden “no podía imponer procedimientos médicos al pueblo estadounidense sin los controles y equilibrios que ofrece la Constitución”.

El lunes, a pesar de la orden del tribunal, la Casa Blanca dijo que las empresas deberían seguir adelante con el mandato de vacunación del presidente Biden, que conlleva multas de hasta $700.000 dólares para las empresas que no cumplan el mandato.

“La gente no debería esperarse”, declaró la vicesecretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, ante los medios de comunicación. “Deberían seguir adelante y asegurarse de que se vacunen en su lugar de trabajo”.

Una “misconcepción” sobre los mandatos de vacunación

La suspensión del 5º Circuito no debería sorprendernos. Aunque hay una larga historia de mandatos de vacunación en los Estados Unidos, no hay ningún precedente legal de un mandato de vacunación a nivel federal.

Por ello, Lawrence Gostin, becario Fulbright y catedrático de Derecho Sanitario Global de la Universidad de Georgetown, declaró a NPR que la Administración Biden no tenía autoridad para emitir un mandato de vacunación a nivel nacional poco antes de que la Casa Blanca anunciara su orden.

“Debo decir que es una idea errónea que el presidente Biden tenga el poder de tener un mandato de vacunas a nivel nacional”, dijo Gostin en agosto. “Tradicionalmente, los mandatos de vacunación han sido impuestos por las ciudades y los estados”.

El gobierno de Biden no está de acuerdo, alegando que tiene autoridad legal en virtud de la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional de 1970, que permite a la OSHA (la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional) hacer cumplir las normas que sean “razonablemente necesarias o apropiadas para proporcionar un empleo y lugares de trabajo seguros y saludables”.

“Estamos bastante seguros. La administración tiene claramente la autoridad”, dijo Jean-Pierre a los periodistas la semana pasada. “Las acciones anunciadas por el presidente están diseñadas para salvar vidas”.

Controles y equilibrios: Escudo para la libertad

La batalla legal sobre los mandatos de vacunación se está intensificando. Pero es importante recordar que, independientemente de cómo se pronuncie el Tribunal Supremo, los mandatos de vacunación son injustos y moralmente incorrectos porque violan los derechos individuales, los únicos derechos a los que el gobierno federal se les encargó que protegiera.

Cuando los Padres/Fundadores crearon los Estados Unidos, se propusieron crear un gobierno basado en el liberalismo (en el sentido clásico). Impulsada por John Locke, esta visión sostenía que cada persona tiene derechos iguales e inalienables a su vida, libertad y propiedad.

Muchos señalarán que, en su concepción, no todos los estadounidenses disfrutaban de estos derechos y tendrían razón. Pero esa no es la cuestión. La cuestión es que el propósito del gobierno federal era proteger los derechos individuales. Para ello, los Forjadores crearon una Constitución con “poderes enumerados” específicos que definían claramente lo que el gobierno federal podía hacer para proteger estos derechos.

“Los poderes que la Constitución propuesta delega en el gobierno federal son pocos y definidos”, escribió James Madison en The Federalist Papers. “Los que deben permanecer en los gobiernos estatales son numerosos e indefinidos. Las primeras se ejercerán principalmente sobre objetos externos, como la guerra, la paz, la negociación y el comercio exterior; con esto último se relacionará, en su mayor parte, el poder de los impuestos”.

El hecho de que los gobiernos estatales tengan poderes y autoridad diferentes a los del gobierno federal puede dar lugar a situaciones a menudo confusas y desordenadas, como demuestra el reciente enfrentamiento entre la Casa Blanca y el 5º Circuito. Pero esto es en realidad una fortaleza del sistema estadounidense, no una debilidad.

Los controles y equilibrios son algo que todos los niños estadounidenses aprenden en las clases de civismo y es una idea que goza de apoyo bipartidista por una razón. Los controles y equilibrios están diseñados para frustrar el poder centralizado; son el escudo de la libertad.

“La acumulación de todos los poderes, legislativo, ejecutivo y judicial, en las mismas manos”, escribió Madison, “ya sea de uno, de unos pocos o de muchos y ya sea hereditario, autodesignado o electivo, puede ser justamente pronunciada como la definición misma de la tiranía”.

La decisión de la Administración Biden de decirle a las empresas que simplemente ignoren la suspensión del 5º Circuito de EE.UU. no es sólo una afrenta al tribunal. Es una afrenta a los controles y equilibrios que fortalecen el sistema estadounidense.

La Casa Blanca debería acatar las palabras de un famoso presidente estadounidense.

“…. cuando se pierden los controles y equilibrios en el gobierno y la sociedad que protegen las libertades fundamentales, pueden producirse violencia y atrocidades masivas”.

¿Qué presidente lo dijo? Joe Biden.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.