VOLER A ARTÍCULOS
domingo, marzo 20, 2022

La advertencia de Al Gore sobre la desaparición del hielo polar en 2009 y los peligros de censurar la “desinformación”

Seamos claros: no hay nada científico en la censura.

Crédito de la imagen: YouTube

Mientras hablaba en una cumbre sobre el cambio climático en Dinamarca en 2009, el ex vicepresidente Al Gore hizo una declaración alarmante.

Citando una investigación del Dr. Wieslaw Maslowski, profesor de oceanografía de la Naval Postgraduate School de California, el Sr. Gore dijo que era probable que las capas del polo norte se derritieran por completo pronto.

“Estas cifras son recientes”, dijo el Sr. Gore. “Algunos de los modelos sugieren al Dr. Maslowski que hay un 75% de posibilidades de que toda la capa en el polo norte, durante los meses de verano, pueda quedar completamente sin hielo en un plazo de cinco a siete años”.

En su documental de 2006, Una verdad incómoda, Gore citaba estudios que decían que “en los próximos 50 a 70 años” las capas polares estarían completamente fundidas. ¿Qué había provocado que el deshielo se multiplicara súbitamente por diez? Pues nada. Como señaló NPR, el Sr. Gore estaba tergiversando los datos de Maslowski.

“No tengo claro cómo se llegó a esta cifra”, dijo el Dr. Maslowski a The Times UK. “Nunca trataría de estimar la probabilidad en algo tan exacto como eso”.

La oficina de Gore no tardó en emitir un comunicado en el que decía que la cifra del 75% era una “cifra aproximada” que el Dr. Maslowski había utilizado en una conversación casual con Gore varios años anteriores.

Afortunadamente, tanto Gore como Maslowski se equivocaron.

En 2021, la extensión del mar Ártico era de 4,72 millones de kilómetros, un 11% más que los 4,16 millones de kilómetros de 2007, según las estimaciones de la NASA.

Estirar la verdad

Como informó Reuters en una reciente comprobación de hechos, el Sr. Gore fue culpable de tergiversar los datos científicos o de difundir “información errónea”.

En 2009, muchos respondieron juguetonamente al paso en falso de Gore.

“Como la mayoría de los políticos, en ejercicio y reformados, Al Gore es conocido por estirar la verdad”, señaló NPR, añadiendo que Gore también había afirmado que había ayudado a crear el Internet.

Hoy en día, la desinformación se trata de forma muy diferente, al menos en algunos casos. A lo largo de la pandemia de COVID-19, muchos escritores y científicos que cuestionaron el uso del gobierno de los cierres, los mandatos de las máscaras, el distanciamiento social forzado y los mandatos de las vacunas fueron prohibidos en las plataformas de los medios sociales, mientras que otros perdieron sus trabajos.

A principios de este mes, el abogado de San Francisco Michael Senger fue vetado permanentemente de Twitter después de calificar la respuesta del gobierno a la pandemia como “un fraude gigantesco”. En agosto, fue el ex reportero del New York Times Alex Berenson quien recibió la patada tras cuestionar la eficacia de las vacunas para prevenir la transmisión del COVID-19. Meses antes fue la escritora Naomi Wolf, asesora política de las campañas presidenciales de Bill Clinton y Al Gore.

Por supuesto, Twitter no está solo. Facebook y YouTube también han anunciado políticas que prohíben la difusión de información errónea sobre el COVID, especialmente la relacionada con las vacunas, que es lo que ha llevado a los doctores Peter McCullough y Robert Malone al ostracismo y a la prohibición.

Algunos pueden argumentar que estas políticas son vitales, ya que protegen a los lectores de la información falsa. Sin embargo, no hay nada que diga que las grandes tecnológicas sólo pueden prohibir la información que es falsa. Por el contrario, en los procedimientos judiciales Twitter ha alegado que tiene “derecho a prohibir a cualquier usuario en cualquier momento y por cualquier motivo” y que puede discriminar “por motivos de religión, o género, o preferencia sexual, o discapacidad física o mental”.

Facebook, por su parte, ha argumentado ante los tribunales que el ejército de verificadores de hechos que emplea para proteger a los lectores de la información falsa se limita a compartir “opiniones” y, por tanto, está exento ante reclamos por difamación.

La libertad de comunicación es indispensable

Lo que hacen las grandes empresas tecnológicas es preocupante, pero el hecho de que esta censura se produzca en coordinación con el gobierno federal lo hace doblemente preocupante.

En julio, en lo que posiblemente sea el pronunciamiento más contrario a la libertad de expresión realizado en la Casa Blanca en la historia moderna, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló que la Casa Blanca está “marcando publicaciones problemáticas para Facebook“.

“Estamos en contacto regular con estas plataformas de redes sociales y esos compromisos suelen producirse a través de miembros de nuestro personal superior, pero también de miembros de nuestro equipo COVID-19”, explicó Psaki.

Todo esto se hace en nombre de la ciencia, pero seamos claros: la censura no tiene nada de científico.

Esta semana participaré en un evento en el Kirby Center de Washington, DC, organizado por la Academia para la Ciencia y la Libertad. Dirigido por los destacados científicos Scott Atlas, Jay Bhattacharya y Martin Kulldorff, el evento explorará el futuro de la ciencia frente a la censura generalizada, que ha erosionado la fe en la ciencia.

Para reconstruir esa confianza debemos recordar que la censura tiene que ver con el poder, no con la ciencia y recordar la sabiduría de uno de los más grandes científicos de la historia: Albert Einstein.

“La libertad de comunicación es indispensable para el desarrollo y la extensión del conocimiento científico… debe estar garantizada por la ley”, escribió Einstein en un ensayo de 1940 sobre la libertad y la ciencia. “Pero las leyes por sí solas no pueden asegurar la libertad de expresión; para que cada hombre pueda exponer sus puntos de vista sin ser penalizado debe haber un espíritu de tolerancia en toda la población”.

Ese espíritu de tolerancia falta hoy en día y debe ser restaurado. Los científicos y los funcionarios públicos cometerán errores -sólo hay que preguntarle a Al Gore-, pero purgar las ideas de la plaza pública es señal de una sociedad dogmática, no de una sociedad científica.




  • Jonathan Miltimore is the Editor at Large of FEE.org at the Foundation for Economic Education.