VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, marzo 10, 2023

Hay que decir verdades impopulares

La libertad necesita personas intrépidas que digan la verdad.

Imagen de fszalai de Pixabay

“Decir al pueblo lo que honestamente se cree que es verdad. No haga caso de los votos. No hagas caso de la popularidad. Sé fiel a ti mismo”.

– Leonard E. Read, Patrón para la revuelta (1948)

Cuando haya que decir una verdad, dila.

¿Es una verdad desagradable? Dila de todos modos. Complacer a la gente y ayudar a la gente suelen estar reñidos.

¿Es una opinión impopular? Exprésala de todos modos, asumiendo que es tu opinión sincera y que tu impulso de ofrecerla proviene de un buen lugar.

Y no prestes atención a los árbitros de la opinión “correcta” nombrados por uno mismo o por el gobierno. El respeto a la opinión de los expertos hay que ganárselo, no imponerlo.

Ten el valor de tus convicciones. No te dejes intimidar por multitudes o coronas. No dejes que las masas o los amos te acobarden para que guardes silencio o te sometas a errores y mentiras.

Haz de la verdad tu principal lealtad. Si te pones del lado de la verdad, ganarás automáticamente la victoria moral y tu conciencia te concederá la paz de espíritu como recompensa.

Además, con la verdad de tu lado obtienes una poderosa ventaja en cualquier concurso de ideas, que puede ayudarte a prevalecer incluso contra las peores probabilidades: cuando pareces irremediablemente superado en número y el juego está amañado en tu contra.

Un hombre que dijo valientemente la verdad, incluso cuando era desagradable, impopular y no estaba autorizado, fue Leonard E. Read. Como escribió su biógrafa Mary Sennholz:

“En 1946, cuando Leonard E. Read se propuso lanzar la Fundación para la Educación Económica, los ojos de la profesión económica estaban puestos en el gobierno federal”.

Sennholz explicó cómo todas las instituciones económicas más autorizadas de Estados Unidos en aquel momento estaban prestando su peso intelectual al cambio generalizado de la nación hacia la planificación central y lejos de la libertad.

La filosofía de la libertad que fundó Estados Unidos había caído en el olvido y era un anatema para las élites. Pero Read no se amilanó, porque confiaba en el poder de la verdad. Como escribió Sennholz:

“Crear una institución de enseñanza que se enfrentara a este vasto abanico de oficialidad y a sus aliados vocingleros era casi inconcebible para todo el mundo excepto para Leonard E. Read. Parecía ignorar el poder y la fuerza de la opinión oficial y del pensamiento económico dominante”.

Frente a una oposición masiva y unas probabilidades aparentemente insuperables, Read fundó la FEE para enarbolar con valentía la bandera de la verdad económica y la sabiduría política. Los amantes de la libertad que quedaban en Estados Unidos se unieron a esa bandera y renació un movimiento. Desde entonces, las filas del movimiento libertario han crecido a medida que las ideas de libertad se han extendido.

Debemos considerar este legado como un estímulo. Los defensores de la libertad estaban mucho más marginados en 1946 que hoy. Gracias a las bases sentadas por predecesores como Read, tenemos mucho más con lo que trabajar que ellos y, por tanto, muchas menos excusas para la desesperación y el derrotismo.

Sobre todo, seguimos teniendo la verdad de nuestro lado.

Cuando la gente a tu alrededor ha sido azuzada por demagogos engañosos en manías despertadas, histerias de salud pública, pánicos planetarios, fiebres de guerra y luchas socialistas por el botín legal, puede ser tentador mantener la cabeza gacha, disimular y “seguir la corriente para llevarse bien”.

Pero consentir las mentiras es renunciar a la verdad. Si lo hacemos, nos condenamos a un tormento interior y condenamos al mundo al desastre.

Muy pocos pueden percibir la verdad en medio de una niebla de falsedades y falacias. El destino de la sociedad depende de si esos pocos son lo bastante valientes para decir la verdad que ven pase lo que pase.


  • Dan Sanchez is an essayist, editor, and educator. His primary topics are liberty, economics, and educational philosophy. He is the Director of Content at the Foundation for Economic Education (FEE) and the editor-in-chief of FEE.org. He created the Hazlitt Project at FEE, launched the Mises Academy at the Mises Institute, and taught writing for Praxis. He has written hundreds of essays for venues including FEE.org (see his author archive), Mises.org, Antiwar.com, and The Objective Standard. Follow him on Twitter and Substack.