Gordon Ramsay traslada la sede de su restaurante a Texas, mientras tanto el éxodo de California continúa

“Votar con los pies” es una de las mejores expresiones norteamericanas de libertad. Pregúntenselo a Gordan Ramsay.

El célebre chef, Gordon Ramsay, al parecer se va a Texas, o al menos a su sede corporativa, según informa el Dallas Morning News.

El director general, Norman Abdallah, quien dirige los restaurantes de la estrella de Hell's Kitchen en toda Norteamérica, dijo al periódico que supervisará el debut de 75 locales de la empresa en los próximos años, incluyendo varios locales en el área de Dallas-Fort Worth previstos para 2022 y 2023.

Aunque muchas personas de alto perfil, como Joe Rogan y Elon Musk, han fijado su residencia en el estado de la “Estrella Solitaria”, el periódico informa de que este no es necesariamente el caso de Ramsay.

"[La] nueva sede del restaurante Gordon Ramsay North America en D-FW no indica que el chef británico se vaya a trasladar a [Texas]", informó el Morning News.

Abriendo camino

El anuncio de Ramsay llega la misma semana en la que la estrella de YouTube, Dave Rubin, anunció que abandona el estado dorado por Florida. Aunque no conocemos las razones de Ramsay para mundarse, Rubin fue transparente con su propia manera de pensar.

"[California tiene] la tasa de impuesto sobre la renta marginal más alta del país, un impuesto sobre las ventas del 7%, nuestro impuesto sobre la gasolina es de 50 centavos, y ahora están tratando de impulsar un impuesto retroactivo, un impuesto de salida para los residentes ricos de California que se van", dijo Rubin en un anuncio de video. "¡Quieren cobrarte un impuesto por irte! Te robaron todo eso y ahora quieren más porque tomas la decisión de irte. California es el estado más regulado del país y Los Ángeles es probablemente la ciudad más regulada del estado".

Texas y Florida, en contraste con California, no tienen impuesto sobre la renta.

Pero, como aclara Rubin, no se trata sólo de los tipos impositivos. California es también una de las economías más reguladas de Estados Unidos y los legisladores muestran pocos signos de ceder. Esta misma semana, el gobernador Gavin Newsom anunció que iba a restablecer el mandato de utilizar las máscaras en interiores en todo el estado. (El año pasado, Newsom fue sorprendido violando su propio mandato de máscaras mientras asistía a la fiesta de cumpleaños de un lobista celebrada en el restaurante French Laundry).

A pesar de sus políticas fiscales progresivas, California sufre uno de los índices más altos de falta de vivienda, pobreza y desigualdad de ingresos de Estados Unidos.

Por todas estas razones, algunos californianos parecen estar amargados con el Estado Dorado. El año pasado, California experimentó el primer descenso de población jamás registrado.

La máxima expresión de la libertad

Sin duda, muchos californianos aman su estado y no tienen intención de marcharse y eso está perfectamente bien. Pero también es bueno que los estadounidenses sean libres de perseguir sus sueños en otros estados que se adapten mejor a sus valores y ambiciones.

La verdad es que muchos legisladores se han vuelto francamente hostiles a la propiedad privada. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, por ejemplo, dijo que los estadounidenses tienen un "impulso socialista", pero "lo que se interpone en el camino de eso son cientos de años de historia que han elevado los derechos de propiedad".

Si los estadounidenses o los legisladores que los gobiernan desean dar rienda suelta a este supuesto "impulso socialista", son libres de hacerlo. Sin embargo, afortunadamente, debido al sistema estadounidense federalista, las empresas y los individuos son libres de seguir su propio camino.

Los empresarios de California pueden mudar sus empresas a Texas, como Rogan, Musk y Ramsay. Goldman Sachs puede mudarse a Florida, si así lo desea. Si no te gusta lo que el gobierno dice que puedes construir en tu propiedad debido a los códigos de construcción del gobierno, puedes comprar un rancho en Wyoming -si tienes el dinero- y llevarte tu empresa contigo, como hizo Kanye West cuando dejó California.

La descentralización es una de las grandes fortalezas del sistema estadounidense y una clave para preservar la libertad y la convivencia pacífica en un país tan grande y diverso como Estados Unidos.

“Votar con los pies” es una de las mayores expresiones de libertad y una de las que más estadounidenses deberían apreciar. Sólo hay que preguntarle a Gordan Ramsay.