VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, enero 25, 2024

Fair Play: lo que su hijo puede enseñarle sobre economía, valores y el sentido de la vida

El dominio de la economía de Landsburg es hercúleo


Es imposible no deleitarse con un libro cuyo autor, desde el principio y con una ligera reformulación, revela el verdadero mensaje de la famosa máxima bismarckiana del discurso inaugural de John Kennedy: “No preguntes qué puedo hacer por ti. Pregunta qué puedes hacer tú por mí”. Al leer esta frase, supe que las 200 páginas siguientes serían inmensamente divertidas.

Y lo son. Pero también son impresionantemente educativas. Con Fair Play, Steven Landsburg, profesor de economía en la Universidad de Rochester, consolida su reputación como uno de los mejores profesores de economía de la actualidad. La lección más importante que enseña Landsburg es que la cantidad de conocimientos que pueden extraerse de un puñado de postulados económicos básicos es ilimitada. (No dudo de que si F. A. Hayek y Adam Smith estuvieran vivos, cada uno de ellos extraería de este libro conocimientos económicos adicionales).

Aprender economía no es un procedimiento escalonado en el que primero se dominan los fundamentos y luego se pasa a conquistar técnicas de modelización más elaboradas. Aunque así es como se enseña economía en las universidades, no es la forma en que realmente llegamos a conocer la economía. Para entender de verdad la economía hay que permanecer firmemente anclado en los fundamentos, entrenándose siempre para examinar todas las facetas de la realidad a través de las lentes que proporcionan estos fundamentos. Cuando lo haces, te das cuenta de tres cosas. En primer lugar, no importa lo a fondo que entiendas la economía hoy, mañana la entenderás más profundamente. En segundo lugar, cualquier persona mayor de 15 años con un mínimo de sentido común puede comprender explicaciones económicas sólidas. Y tercero, casi cualquier institución humana se comprende mejor si se examina con las herramientas mentales que proporciona la economía básica.

Entre las muchas astillas de realidad que Landsburg ilumina con la luz de linterna que es su comprensión económica están la conservación del medio ambiente, la redistribución de la renta, la elección de una carrera y la elección de un cónyuge. (Sobre la elección de un cónyuge, Landsburg aborrece la idea de que su hija se case con un marido perfecto: “Un marido perfecto es una extravagancia costosa. La mayoría de las extravagancias costosas resultan ser errores”).

De hecho, Landsburg enseña a sus lectores economía y ética relatando cómo él y su hija Cayley, de diez años, se enseñan mutuamente economía y ética. Por ejemplo, aconseja a Cayley que haría mal en robar los juguetes de una compañera de juegos que tuviera más juguetes que ella. Papá le aclara que tampoco estaría bien que se uniera a la mayoría de sus compañeros de juego para arrebatar por la fuerza los juguetes al niño más rico. La lección para los adultos es obvia: “si a tus hijos no se les permite salirse con la suya en algo, ni a ti ni a tu congresista se les debería permitir tampoco”.

Desde este punto de vista, muchos estadounidenses son hoy el equivalente moral de los “bullies” de colegio.

La propia Cayley es toda una economista. Cuando su padre, en un momento de descuido, dedujo de su entusiasmo por ir de compras que le encanta el dinero, ella replicó de la forma en que el joven Frederic Bastiat podría haber respondido a tal acusación: “¡Papá! “¡Papá! La razón por la que me gusta ir de compras y comprar cosas es para deshacerme de mi dinero”. ¡El consumo es realmente el fin de toda actividad económica!

Para mí, las páginas más fascinantes del libro son las que Landsburg dedica a la legislación Jim Crow. Por supuesto, es una práctica habitual hoy en día entre la élite preocupada de Estados Unidos citar esta legislación para justificar las actuales políticas basadas en la raza que otorgan privilegios especiales a los negros. Quienes se oponen a la discriminación positiva suelen replicar que la mayoría de los blancos que se beneficiaron de la legislación de Jim Crow ya han muerto.

Landsburg condena la discriminación positiva por motivos más económicos: Jim Crow no sólo perjudicó a los negros de hace un siglo, sino también a la mayoría de los blancos.

Jim Crow impedía a los negros tratar con los blancos, y también impedía a los blancos tratar con los negros. ¿Quién querría argumentar que la denegación del derecho a comerciar con los blancos es una forma de opresión, pero que la denegación del derecho a comerciar con los negros no es gran cosa?

Cuando leí por primera vez este argumento, me alegré de haberlo entendido y, al mismo tiempo, me disgustó que no se me hubiera ocurrido a mí. Pero lo que se me ocurrió entonces es que este mismo argumento se aplica también a la esclavitud. Por muy vil que fuera la esclavitud para los esclavizados, también perjudicaba a los no esclavos que no poseían esclavos. La ley impedía a los esclavos elegir sus propias especialidades productivas y, por tanto, emplear su creatividad y sus esfuerzos en el mercado de forma que no sólo ellos, sino también todos aquellos con los que hubieran tratado, hubieran salido ganando. Aunque es indiscutible que los esclavos negros fueron las principales víctimas de la esclavitud, no fueron sus únicas víctimas: los blancos no esclavistas se vieron perjudicados por esa práctica abominable. Los únicos beneficiarios de la esclavitud fueron la pequeña fracción de la población que poseía esclavos.

La mayoría de los libros repletos de contenido ofrecen varias oportunidades de crítica. En Fair Play, sin embargo, sólo encuentro una. Landsburg argumenta que la legislación sobre el salario mínimo es mala sólo porque es un impuesto injusto para los empresarios. Rechaza el argumento estándar de que los salarios mínimos legislados perjudican a los trabajadores no cualificados. En mi opinión, su desestimación falla.

Pero criticar siquiera una cosa en un libro tan notable me parece impropio. Lea y disfrute con Fair Play. El dominio de la economía de Steven Landsburg es hercúleo.


  • Donald J. Boudreaux es investigador principal del Programa F.A. Hayek de Estudios Avanzados en Filosofía, Política y Economía del Mercatus Center de la Universidad George Mason, miembro del Consejo del Mercatus Center y profesor de Economía y ex director del Departamento de Economía de la Universidad George Mason.