VOLVER A ARTÍCULOS
martes, febrero 9, 2021

Estudio concluye: los cierres tuvieron el mayor impacto en la destrucción de la economía

Un nuevo documento de la Oficina Nacional de Investigación Económica encontró que la "aplicación de restricciones obligatorias" parece haber impulsado el colapso de las ventas en California.

Image Credit: Pixabay

Puede que el mundo se esté acercando al final de la pandemia de coronavirus (al menos eso esperamos), pero las autopsias apenas comienzan.

Un nuevo documento de la Oficina Nacional de Investigación Económica ha encontrado importantes correlaciones entre las pérdidas en las ventas y los cierres en los condados de California.

Los economistas Robert W. Fairlie y Frank M. Fossen utilizaron datos estatales de todas las ventas imponibles en California durante los dos primeros trimestres de 2020, encontrando una caída de 152.000 millones de dólares sólo en el segundo trimestre, un descenso del 17.5% respecto al trimestre anterior.

No todos los negocios experimentaron pérdidas, por supuesto. Algunos negocios considerados “esenciales” vieron ganancias, como las farmacias, las tiendas de licores, los supermercados, la agricultura y las tiendas de materiales de construcción y equipos de jardinería.

Muchos sectores económicos no tuvieron tanta suerte, según los autores.

A la cabeza de las pérdidas de ventas se encuentra el sector de hospitalidad (91%), seguido de los bares (86%). Los locales dedicados al entretenimiento vieron caer sus ventas un 83%, mientras que los restaurantes de servicio completo experimentaron un descenso del 61%.

“Los pequeños comercios que venden regalos y recuerdos, ropa o libros también experimentaron grandes pérdidas en el segundo trimestre de 2020”, concluyen los autores…

Ninguno de estos resultados es especialmente sorprendente. Pero los investigadores también identificaron algo más importante. En concreto, descubrieron que el descenso de las ventas durante la pandemia se debió principalmente a los cierres gubernamentales y otras restricciones, y no al distanciamiento social voluntario.

“Los resultados (de nuestra investigación) sugieren que tanto la aplicación y el cumplimiento local de las restricciones de cierre como las respuestas voluntarias de comportamiento, como reacción a la percepción de la propagación local del COVID-19 desempeñaron un papel”, afirman los economistas, “pero la aplicación de las restricciones obligatorias puede haber tenido un mayor impacto en las pérdidas de ventas”.

¿El virus mató a la economía o al gobierno?

No cabe duda de que EE.UU. experimentó una recesión económica como nunca antes había visto, destacada por una caída del 33% del PIB y la pérdida de 22 millones de puestos de trabajo.

“La crisis económica no tiene precedentes en su escala”, escribieron los académicos del Brookings Institute en un documento de septiembre, “la pandemia ha creado un shock en la demanda, un shock en la oferta y un shock financiero, todo a la vez”.

Pocos negarían la primera afirmación -que la crisis económica no tiene precedentes en su escala-, pero la segunda parte contiene un aspecto controversial… ¿Fue “la pandemia” la que causó la destrucción económica o la respuesta colectiva a la pandemia?

Durante meses, el New York Times y otros han dado a entender que fue lo primero.

“La economía mundial tardará años en recuperarse por los puestos de trabajo eliminados por la pandemia”, informó el  New York Times en julio.

Eliminados por la pandemia. Se pueden encontrar muchos otros ejemplos en el NYTimes y en otros medios de comunicación en los que se utiliza un lenguaje similar.

No es una cuestión de simple semántica. Si el mayor colapso económico de la historia moderna fue causado por un virus o por la respuesta del gobierno al virus no es una distinción intrascendente. Entonces, ¿la pandemia quitó los puestos de trabajo?

Un reciente artículo del Washington Post dice que sí.

“…la investigación económica relacionada con la pandemia muestra que los paros no están matando los puestos de trabajo”, escribió el periodista de estadísticas, Andrew Vann Dam, “el virus sí”.

Vann Dam cita una investigación de los economistas de la Universidad de Indiana, Sumedha Gupta, Kosali Simon y Coady Wing que analizaron docenas de estudios sobre la pandemia y el distanciamiento social.

“La mayor parte del daño económico que hemos visto se produce por la reacción de la gente ante el virus”, dijo Wing. “Las políticas de distanciamiento social también importaron, pero se superpusieron a un cambio importante en el comportamiento personal”.

En este escenario, los cierres no fueron el destructor de las economías. El miedo y el distanciamiento social lo fueron.

Vann Damm cita también un estudio de los economistas Chad Syverson y Austan Goolsbee, de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago, que compararon los datos de telefonía móvil de las zonas bloqueadas con los de las que no lo estaban

“Los negocios cayeron en más de la mitad (53%) independientemente de si un lugar se cerraba, ya que la gente en todas partes intentaba no salir de sus casas”, escribe Vann Dam.

Esta conclusión parece ir en contra de las pruebas del documento del NBER, que sugería que las restricciones gubernamentales eran las principales responsables del daño económico.

¿Quién tiene razón?

Durante el último año, la economía estadounidense y la mayoría de las de todo el mundo quedaron devastadas. Quién es al final el responsable de esa destrucción no es una cuestión trivial.

Durante casi nueve meses, hemos señalado muchas de las consecuencias imprevistas de los cierres gubernamentales, que han incluido el aumento de la pobreza mundial, la pérdida masiva de los puestos de trabajo y el cierre de empresas, alzas en depresión y suicidio, exceso de muertes y otras consecuencias sociales adversas…

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, el Washington Post nos quiere hacer creer que el daño no fue producto de los cierres.

“Los cierres de los gobernadores no causaron la crisis pandémica de empleos”, declara el titular.

Para llegar a esta afirmación, el periódico se basa principalmente en dos puntos claves 1) los seres humanos se distanciaron socialmente, incluso en ausencia de restricciones obligatorias, lo que dio lugar a un descenso de la actividad económica; 2) los datos sobre el empleo no muestran una amplia división entre los estados azules y los rojos.

El primer punto es un non sequitur. No es ninguna revelación que la gente se distanciara socialmente y evitara viajar en ausencia de restricciones obligatorias. Este hecho se señaló en muchos artículos de la Fundación para la Educación Económica (FEE), y se utilizó para demostrar que los cierres no eran necesarios porque la gente estaba modificando voluntariamente su comportamiento para reducir el riesgo de exposición a un virus extraño y mortal.

Sencillamente, no se deduce que porque la gente ajustara voluntariamente su comportamiento, esas acciones tuvieran consecuencias económicas similares. Los datos sobre el tráfico peatonal que cita el Washington Post no ofrecen ninguna pista sobre cómo los seres humanos priorizan los viajes o hacen sus compras; sólo muestran que viajaron menos. Esto está muy lejos de la investigación proporcionada por Fairlie y Fossen, quienes analizaron las estadísticas sobre las ventas reales de los negocios “esenciales” y “no esenciales”, y encontraron que las restricciones obligatorias tenían un impacto mucho mayor en las pérdidas de ventas.

El segundo aspecto que aporta el Washington Post es igualmente débil.

Vann Dam señala que, en promedio, los estados rojos se han recuperado más rápido que los azules. Pero señala correctamente que “incluso el análisis más sencillo muestra que las pérdidas de empleo no dependen únicamente del partido del gobernador. Algunos estados rojos tuvieron dificultades, otros estados azules prosperaron”.

Una de las razones, señala, es que muchos estados dirigidos por los republicanos también aplicaron cierres. A pesar de esta admisión, Vann Dam procede a comparar los estados basándose en los criterios de los estados rojos y los azules, ofreciendo numerosos gráficos que exploran las diferencias en las zonas rurales y urbanas.

Esto socava completamente las afirmaciones de que los cierres son sólo un factor menor en la destrucción económica, y que el propio virus es el verdadero culpable.

Pero por las razones que Van Damm afirma, comparar estados rojos y azules no nos dice mucho. Un análisis mucho más útil sería comparar los estados con las medidas más restrictivas del COVID-19, con los estados con las políticas menos restrictivas. Y esos datos están fácilmente disponibles, aunque no los encontrarás en el artículo del Washington Post, quizás porque la conclusión a la que llega este conjunto de datos.

Los datos de la Universidad de Oxford y de la Oficina de Trabajo y Estadísticas de EE.UU. muestran que los estados con las medidas más restrictivas tenían un desempleo sustancialmente mayor que los estados con las políticas menos restrictivas.

Tampoco es ésta la única prueba que sugiere que los cierres, y no el virus, fueron el principal destructor económico. Una breve mirada a la historia muestra que no hubo un masivo colapso económico en pandemias anteriores, que fueron igualmente mortales (o más mortales).

A principios de 2020, Ryan McMaken, del Instituto Mises, señaló que la pandemia del 2020 era muy diferente a las pandemias de 1918 y 1957-58, ambas increíblemente mortales.

“Sin embargo, veremos que ninguna de las dos produjo daños económicos a la escala que ahora vemos como resultado de los cierres ordenados por el gobierno”, observó McMaken. “Esto socava completamente las afirmaciones de que los cierres son sólo un factor menor en la destrucción económica, y que el propio virus es el verdadero culpable”.

El horror de una economía de mandatos

El pasado mes de junio, observé que en su afán por utilizar la fuerza para proteger a los seres humanos de un virus mortal, los “expertos” pueden haber sometido a los estadounidenses a un error garrafal, mayor que cualquier otro desde la guerra de Irak.

Después de esa metida de pata, los expertos y los defensores del conflicto pasaron años tratando de negar que realmente estaban equivocados. Con los cierres, que han demostrado ser mucho menos eficaces para proteger vidas que para destruir las economías, no serán diferentes.

El horror de una economía dirigida no es que los funcionarios se equivoquen, sino que esos errores nunca se reconozcan ni se corrijan.

David Mamet, el dramaturgo y guionista aclamado por la crítica, observó en un artículo del Wall Street Journal en noviembre que la historia está repleta de ejemplos de planificadores centrales que arruinaron las economías mediante políticas coercitivas.

El Holdomor. La hambruna de Bengala. Los “campos de exterminio” de Camboya. El Gran Salto de Mao. La loca guerra de Trofim Lysenko contra la ciencia genética.

Aunque muchos de estos ejemplos son horribles, sus resultados catastróficos no captan todo el terror del colectivismo.

“El horror de una economía dirigida no es que los funcionarios cometan errores”, observó Mamet, “sino que esos errores nunca serán reconocidos ni corregidos”.

Por eso es tan importante la investigación del documento del NBER, que se basa en verdaderos números sobre los ingresos del Estado, no en la entrada de las personas a los negocios.

Si queremos evitar en un futuro el dolor, el sufrimiento y la destrucción experimentados en 2020 -dolor que muchos de nosotros aún arrastramos en la actualidad- debemos ser honestos sobre sus causas.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.