VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, abril 20, 2022

¿Está la burbuja inflacionaria a punto de estallar?

Una caída del mercado bursátil no sería atractiva, pero puede que sea la crisis que necesitamos.

Crédito de la imagen: Pixabay

“Acabo de gastar veinte dólares en una pizza de @#$%”, me dijo un tipo en su teléfono mientras nos cruzábamos en el aeropuerto. Momentos después, yo mismo estaba gastando veinte dólares en dos sándwiches calientes para mi familia. (No soy muy ahorrativo, lo sé. Pero mi mujer, que está amamantando, estaba hambrienta y nos apresurábamos a tomar un vuelo durante una breve escala).

No me quejé por ello, pero sentí empatía con mi compañero de viaje que sí lo hizo. Por supuesto, la comida en los aeropuertos es desde hace tiempo notoriamente cara, pero la frustración en su voz me hizo preguntarme si “John Q. Public” está perdiendo la paciencia con el aumento perpetuo de los precios.

“La inflación en Estados Unidos se aceleró hasta el 8.5% en marzo”, informaba esta mañana The Wall Street Journal, “subiendo a su ritmo anual más rápido desde diciembre de 1981, ya que el incesante aumento de los precios condujo a un sexto mes consecutivo de inflación por encima del 6%”.

¿A quién culpará un público exasperado por esto? El presidente Biden está ansioso por pasar la pelota, llamando el último salto de la inflación “la subida de precios de Putin”. No cabe duda de que el conflicto en Ucrania y en torno a ella ha presionado al alza los precios, especialmente los de la energía. Pero esta interrupción del suministro no es más que un nuevo y espeluznante capítulo de una crisis en curso de la “cadena de suministro” que comenzó con los cierres de COVID-19.

Y la crisis es principalmente un caso de “sabotaje de la cadena de suministro”, ya que los estragos económicos se deben principalmente, no a la pandemia en sí, sino a las respuestas de mano dura que han dado los gobiernos de todo el mundo.

Una de esas respuestas ha pasado desapercibida para el público, pero es en realidad el principal factor de la inflación de los precios en EE.UU. (prácticamente el único factor, si definimos correctamente la “inflación”): una gigantesca campaña de emisión de dinero por parte de la Reserva Federal, como explicó el economista de la Fundación para la Educación Económica (FEE), Peter Jacobsen.

Sin embargo, es la Reserva Federal, la principal culpable de la inflación, a la que los funcionarios miran como nuestro héroe en la lucha contra la inflación.

“El gobernador de la Reserva Federal, Lael Brainard, dijo el martes en la Cumbre del Empleo del WSJ“, informó el Wall Street Journal, “que el banco central subirá los tipos rápidamente para reducir la creciente inflación y expresó su confianza en su capacidad para moderar las presiones sobre los precios sin desencadenar una recesión económica.”

Pero, como argumentaba recientemente uno de los artículos de opinión del Wall Street Journal, la Fed probablemente no podrá hacer ese “aterrizaje suave”. A la crisis inflacionaria puede seguirle una crisis en la caída de los mercados.

Es una crisis que necesitamos. Como la explicación de los economistas austriacos sobre los ciclos económicos deja claro, un crash es una corrección y el primer paso del proceso natural en la sanación de la economía. Si se sigue evitando el colapso con una mayor impresión de dinero, el inevitable y necesario ajuste de cuentas será aún más doloroso.

Pero una parte del dolor económico será inevitable. Y si el tipo que escuché en el aeropuerto se quejaba de los precios de las pizzas, imagínense los improperios que pronunciará si la crisis que se avecina le cuesta el trabajo.

Entonces, ¿a quién culpará John Q. Public por ello? ¿Culpará con razón al gran gobierno? ¿O podrá la clase dirigente culpar una vez más al capitalismo y explotar la crisis para apoderarse más de la economía?

Todo se reduce a la cultura económica. Los miembros más reflexivos y de mente abierta del público deben estar informados sobre los principios económicos básicos y sobre cómo esos principios se reflejan en las noticias y en sus carteras. Sólo así podrán distinguir entre culpables y héroes, problemas y soluciones, cuando la presión inflacionista haga estallar la burbuja económica -y la paciencia del público-.

Este artículo ha sido adaptado de una edición del boletín electrónico FEE Daily. Haz clic aquí para suscribirte y recibir noticias y análisis del libre mercado como éste en tu bandeja de entrada todos los días de la semana.




  • Dan Sanchez is an essayist, editor, and educator. His primary topics are liberty, economics, and educational philosophy. He is the Director of Content at the Foundation for Economic Education (FEE) and the editor-in-chief of FEE.org. He created the Hazlitt Project at FEE, launched the Mises Academy at the Mises Institute, and taught writing for Praxis. He has written hundreds of essays for venues including FEE.org (see his author archive), Mises.org, Antiwar.com, and The Objective Standard. Follow him on Twitter and Substack.