¿Es el reclutamiento de la NFL socialismo?

Los críticos se equivocan. El draft de la NFL es en realidad un increíble dispositivo organizativo para la búsqueda de ganancias.

¡Aficionados al fútbol norteamericano alegrense! Es la semana deportiva de primavera favorita de todos los adictos a la NFL. Esta semana comienza el reclutamiento de la NFL, en el que los equipos de fútbol norteamericano profesional seleccionan a los mejores jugadores universitarios para incorporarlos a sus equipos.

Aunque es un buen momento para los aficionados al deporte, el draft de la NFL suele ser un día de gloria para los críticos del capitalismo estadounidense. ¿Por qué?

Bueno, según algunos, ¡el reclutamiento de la NFL es socialismo!

"Somos 26 republicanos que votamos como socialistas", bromeó una vez Art Modell, el difunto propietario de los Baltimore Ravens.

El razonamiento de estos críticos es sencillo. El reclutamiento de la NFL funciona proporcionando a los peores equipos las primeras selecciones del draft, dándoles la primera oportunidad de conseguir los mejores talentos. En la mente de los críticos, esto demuestra algo parecido a la máxima de Karl Marx: "a cada uno según su necesidad".

Al admitir que el peor equipo debe recibir los mejores recursos, la NFL admite que los más desfavorecidos de entre nosotros deben recibir más recursos y oportunidades de la sociedad, o eso dicen los críticos.

Pero los críticos se equivocan. El draft de la NFL es, en realidad, un sorprendente dispositivo organizativo para conseguir ganancias. Veamos por qué.

Competidores en nombre, compañeros de equipo en la práctica

Para entender por qué el reclutamiento de la NFL no es socialismo, debemos empezar señalando que los equipos de la NFL no son realmente competidores desde la perspectiva de sus negocios.

Consideremos la diferencia entre la NFL y la industria de la comida rápida. Nada le gustaría más a McDonalds que ofrecer un producto tan barato y atractivo que haga desaparecer a todos los competidores. McDonalds quiere quitarle clientes a Burger King, Wendys y similares.

Sin embargo, la competencia no funciona así en la NFL. Cuando los Bengals juegan contra los Rams, no buscan llevar a los Rams a la quiebra. De hecho, sería malo para los Bengals que empezaran a llevar a la quiebra a otros equipos. Imagina un Super Bowl que se gane por defecto porque los Rams no tuvieron el dinero para pagarle los vuelos a sus jugadores para que jugaran.

Un mal negocio es malo para la NFL. En este sentido, los equipos son, al menos en cierto modo, como diferentes franquicias de un mismo negocio global. McDonalds no funciona si los propietarios de las franquicias intentan expulsar del negocio a otros propietarios de franquicias de McDonalds.

Entonces, ¿con quién compiten los equipos de la NFL? Bueno, considere sus clientes. Los Kansas City Chiefs no esperan convertir a los fans de Green Bay cuando ganen el Super Bowl. Esperan ganarse, por ejemplo, a los residentes de Missouri que normalmente sólo se interesan por el béisbol o el fútbol universitario. Los equipos de la NFL compiten con otros deportes o ligas (como la XFL).

Aunque los equipos deportivos son entidades legalmente diferentes, su éxito depende del éxito de la empresa conocida como la NFL.

¿Son socialistas los propietarios de las franquicias de McDonalds cuando se unen para destruir a Burger King? Obviamente no. Una definición de socialismo tan amplia vacía el término de todo significado.

¿Siempre hay un año que viene?

Así que hemos establecido que los equipos no son realmente competidores comerciales en el sentido habitual. Pero hay un sentido aún más sorprendente en el que los equipos no son competidores.

¿Una afirmación descabellada? En absoluto. Imagine, si quiere, un mundo en el que su equipo favorito tiene garantizada la victoria en todos los partidos. Esto puede sonar como el cielo. Pero piense en la cantidad de partidos a los que asistirá o incluso verá.

Puede ser divertido al principio, pero al décimo año de dominio indiscutible, ¿crees que te molestarías en mirar los resultados de los partidos? Como muchas cosas que suenan ideal, el dominio de un solo equipo es en realidad un infierno.

Una parte instrumental del valor de la NFL (y de todos los deportes) es un cierto equilibrio en la competición.

Una liga en la que nunca hay un claro favorito es probablemente demasiado aleatoria para ser interesante. Probablemente por eso no tenemos una competición de lanzamiento de monedas. Pero una liga en la que el favorito siempre gana es igualmente aburrida. ¿Por qué mirarla si se conoce el resultado?

Si el valor de la liga se deteriora, también lo hace el valor de los equipos de la liga. Así que, de alguna manera, los equipos de la NFL tienen que organizarse de tal forma que no se les ocurra ganar todos los partidos.

Al dar a los peores equipos la primera elección de los mejores jugadores de la universidad, la NFL puede mitigar las posibilidades de que un equipo logre el dominio total o la irrelevancia. Siempre hay una posibilidad de que tu equipo gane (o pierda).

¿Todavía no te convence la teoría? El economista deportivo, Michael Leeds, resume las conclusiones de los estudios en su libro The Economics of Sports:

Varios estudios empíricos demuestran que los aficionados disfrutan de un resultado incierto y son más propensos a asistir a partidos en los que el equipo local tiene entre un 60 y un 70% de posibilidades de ganar.

Así pues, recordemos la razón por la que la NFL y los propietarios de los equipos persiguen el equilibrio: aumentar el interés de los aficionados y, por tanto, los beneficios. Parafraseando a Adam Smith, no es por la benevolencia de los equipos de fútbol superior por lo que dejan que los equipos malos obtengan las mejores selecciones, sino por su propio interés.

De nuevo, esto no me suena mucho a Marx.

La historia del reclutamiento

Una vez que reconozcamos que los equipos no son realmente competidores comerciales, y que en la medida en que existe una competencia deportiva, ésta es moderada para maximizar las ganancias, la afirmación de que el draft es socialismo suena bastante vacía.

Pero, por si fuera poco, la historia también desmiente la afirmación de que el draft es una institución socialista.

En 1934, el running back de los Minnesota Gophers, Stan Kostka, condujo a su equipo a una temporada invicta y se convirtió en el principal prospecto de los equipos profesionales. Como resultado, los equipos se enzarzaron en una guerra de ofertas que acabó con Stan yéndose a los (ya inexistentes) Dodgers de Brooklyn.

Como resultado de la guerra de ofertas, Kostka se convirtió en el jugador mejor pagado de la NFL (con un contrato de 5.000 dólares).

El propietario de los Philadelphia Eagles estaba tan enfadado por haber perdido la guerra de ofertas que al año siguiente propuso a la NFL la idea del draft o reclutamiento. 

Así que, en otras palabras, el draft de la NFL comenzó como una forma de que los propietarios de los equipos cooperaran para mantener los salarios de los jugadores por debajo de donde estarían si se les permitiera las guerras de ofertas.

Para ser justo, no he leído todo lo que escribió Marx. Pero algo me dice que un sistema en el que los propietarios de capital cooperan para evitar que se produzcan guerras de ofertas de los empleadores no se elogia en alguna obra oscura que él y Engels publicaron. De hecho, esto es lo más opuesto a Marx que se pueda conseguir.

En la actualidad, los jugadores han formado sindicatos para combatir la cooperación de los propietarios, pero la cuestión sigue siendo la misma. La NFL es una estructura organizativa muy sofisticada que le permite a los contrincantes deportivos cooperar con el objetivo de ganar dinero.

Así que, en la medida en que los estadounidenses disfrutan de los emocionantes partidos creados por el sistema de draft, no tienen que agradecer al socialismo. En cambio, deberían agradecer la cooperación facilitada por el interés propio canalizado a través del libre mercado.

El Draft de la NFL no es socialismo. Es capitalismo en esteroides.