VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, mayo 21, 2023

En la China de Mao se vigilaba hasta hablar dormido

La vida privada no existía en la China de Mao.

Crédito de la imagen: Pixabay

Cuando el recientemente fallecido cantante folk canadiense Gordon Lightfoot cantaba: “Te oí hablar en sueños… de tus labios salió ese secreto que yo no debía saber”, se refería a la infidelidad conyugal.

Poco después de que el Presidente Mao llegara al poder en China, los estudiantes universitarios idealistas aprendieron que la fidelidad política a Mao y al Partido Comunista era la virtud más importante que debían demostrar. Los miembros del Partido o de la Liga Juvenil estaban presentes en todas las comidas y en todos los dormitorios. El historiador Frank Dikötter describe en su libro La tragedia de la liberación: “Estos comunistas tomaban notas del comportamiento diurno y nocturno de cada estudiante. Incluso las palabras de un estudiante hablando en sueños eran registradas y consideradas por su significado político”.

A pesar de las crudas lecciones de la historia, los jóvenes chinos vuelven a gravitar hacia el evangelio totalitario de Mao, viendo a Mao “como un héroe que habla a su desesperación”. Un editor de tecnología de 23 años explicó que los escritos de Mao “ofrecen alivio espiritual a los jóvenes de una pequeña ciudad como yo”. Una encuesta anterior reveló que el 85% creía que “los méritos de Mao superan sus defectos”.

El sueño aún no está vigilado en los Estados Unidos de hoy, pero algunos piensan que los “delitos de pensamiento” deberían estarlo.

Un académico chino-estadounidense, que escribe bajo el seudónimo de Xiao Li, señaló las similitudes entre la Revolución Cultural de Mao y los Estados Unidos de hoy. Observó: “Los Guardias Rojos de 1968 a menudo procedían de entornos privilegiados”. Estos Guardias Rojos, alentados por Mao, “salieron fuera, buscando desarraigar enemigos de clase imaginarios desde dentro”. El padre de Li fue atormentado por matones “por descender de contrarrevolucionarios”; su tarea laboral se redujo a recoger estiércol de vaca.

Hoy en día, observó Li, la “vanguardia revolucionaria de Occidente también está formada por gente joven y bien educada, un número desproporcionado procedente de instituciones educativas de élite y que trabajan en profesiones de élite” que cazan “racistas secretos”.

Li observó otro siniestro paralelismo: “En China, ningún libro, ya fuera sobre astronomía o patrones de costura, podía dejar de contener una introducción con elogios al Presidente Mao, con citas de sus obras completas. Del mismo modo, hoy en día las empresas [occidentales] que venden cualquier cosa… sienten la necesidad de doblar la rodilla metafórica ante los manifestantes”.

Antes de seguir por este camino maoísta, deberíamos repasar dónde empezó todo. Nunca hubo un período de luna de miel; Mao nunca fue un buen tipo cuya revolución salió trágicamente mal. Mao siempre fue un totalitario despiadado. La pérdida de decenas de millones de vidas no fue involuntaria ni imprevisible.

En la década de 1940, Yenan (Yan’an) fue el epicentro de la revolución comunista china. En su mordaz biografía de Mao, Jung Chang y Jon Halliday describen el trato que recibieron los jóvenes voluntarios idealistas en 1943. Mao y su jefe de espionaje “idearon una acusación general”, convirtiendo a “prácticamente todos los jóvenes voluntarios en sospechosos de espionaje”. Todos estos potenciales “espías” fueron confinados para ser “examinados”.

Chang y Halliday explicaron que Mao “fue mucho más allá de lo que lograron Hitler o Stalin: convirtió a los colegas de la gente en sus carceleros, con antiguos colegas, prisioneros y carceleros viviendo en las mismas instalaciones.” La “innovación” del terror de Mao se tradujo en un enorme aumento de la represión:

De este modo, Mao no sólo abrió una enorme brecha entre la gente que trabajaba y vivía codo con codo, sino que amplió enormemente el número de personas directamente implicadas en la represión, incluida la tortura, haciendo que la órbita fuera significativamente más amplia que la de Stalin o Hitler, que utilizaban sobre todo élites secretas (KGB, Gestapo) que retenían a sus víctimas en locales separados e invisibles.

El principal producto del comunismo no eran los bienes y servicios; eran “los interrogatorios y los terroríficos mítines de masas, en los que algunos jóvenes voluntarios eran obligados a confesar que eran espías y a nombrar a otros ante grandes multitudes que habían sido azuzadas hasta el frenesí”.

La emoción dominante producida por el control de los comunistas era el “miedo”, que Chang y Halliday describieron como insoportable.

Si no te interrogaban o gritabas consignas “histéricamente” en los mítines, te “machacaban en las reuniones de adoctrinamiento”. Los pocos momentos que tenías a solas “los consumías… escribiendo ‘exámenes de pensamiento'”. Las órdenes de Mao eran “hacer que todo el mundo escribiera su examen de pensamiento, y que lo escribiera tres veces, cinco veces, una y otra vez… Decir a todo el mundo que soltara cada cosa que hubiera albergado y que no fuera buena para el Partido”.

Todos se convirtieron en informadores, incluso de sí mismos. Chang y Halliday relataron cómo “a todo el mundo se le dijo que escribiera la información transmitida extraoficialmente por otras personas -llamadas “pequeñas emisiones” por el régimen”. Un veterano de la revolución relató: “Tenías que escribir lo que X o Y habían dicho, así como lo que tú mismo habías dicho que se suponía que no era tan bueno”.

Los criterios para “no tan bueno” eran “vagos”, así que “por miedo, la gente se equivocaba al incluir más”.

Hoy, los progresistas estadounidenses rastrean los tuits en busca de pruebas de “pequeñas transmisiones”. Puedes poner en peligro tu puesto de trabajo si te gusta una publicación “no tan buena” en las redes sociales.

A Mark Tykocinski, presidente de la Universidad Thomas Jefferson y decano de su facultad de Medicina, le gustaron tuits que cuestionaban las vacunas COVID, la cirugía de reasignación de sexo para niños y las oficinas de diversidad de la universidad. Susan Snyder, periodista del Philadelphia Inquirer y ganadora de un premio Pulitzer, que no valora en absoluto la libertad de expresión, informó a los lectores de lo que, en su opinión, eran las transgresiones de Tykocinski.

En los campus universitarios estadounidenses contemporáneos, se anima a los estudiantes a convocar “equipos de respuesta a los prejuicios” para denunciar a otros estudiantes, profesores y oradores invitados. A diferencia de la China de Mao, todavía no han matado a golpes a ningún profesor u orador, pero interrumpen a los conferenciantes y amenazan con la violencia.

La Cámara de Minnesota ha aprobado un proyecto de ley que vigilaría el discurso de los ciudadanos en busca de contenidos “tendenciosos” que supuestamente generen odio y miedo.

Hoy en Estados Unidos, a la luz de las revelaciones sobre el espionaje del gobierno a los estadounidenses, oímos a quienes dicen alegremente: “No tengo nada que ocultar”. Estos individuos no tienen ni idea de las libertades que están perdiendo.

En la China de Mao, explican Chang y Halliday, “el concepto de privacidad no podía evocarse, porque un comunista estaba obligado a rechazar lo privado”. Cualquier signo de resistencia a informar era “considerado ‘prueba’ de que la persona que se resistía era un espía, sobre la base engañosa de que: ‘Si eres inocente, no debe haber nada que no pueda ser denunciado al Partido'”.

Mientras se aplicaban las órdenes de Mao en una universidad, un hombre bromeó: “¿Tenemos que anotar nuestras conversaciones de almohada con nuestras esposas por la noche?”. Pronto fue declarado espía, al igual que todo el personal docente y administrativo de la universidad, excepto uno.

Chang y Halliday relataron cómo Mao rompió los lazos de confianza e impidió el intercambio de opiniones:

Al suprimir las “pequeñas emisiones”, [Mao] también taponó la que era prácticamente la única fuente no oficial de información, en un contexto en el que controlaba por completo todos los demás canales. No había prensa exterior y nadie tenía acceso a la radio. Tampoco se podían intercambiar cartas con el exterior, incluida la propia familia: cualquier comunicación procedente de una zona nacionalista era una prueba de espionaje.

Con Mao, el pensamiento independiente había muerto; “el adoctrinamiento y el terror convirtieron a los animados jóvenes voluntarios… en robots”.

La ironía, la sátira y el humor fueron criminalizados; estas ofensas fueron llamadas “Decir palabras raras”. Mao quería máquinas robóticas. Chang y Halliday observaron: “No quería una cooperación activa y voluntaria (la voluntad, después de todo, podía retirarse). No quería voluntarios. Necesitaba una máquina, de modo que cuando él pulsara el botón, todos sus engranajes funcionaran al unísono”.

 

En 1944, cuando los periodistas fueron admitidos en Yenan, uno describió “una inquietante uniformidad”. El periodista escribió: “Si haces la misma pregunta a veinte o treinta personas, desde intelectuales a trabajadores [sobre cualquier tema] sus respuestas son siempre más o menos las mismas… Incluso en preguntas sobre el amor, parece haber un punto de vista que se ha decidido en reuniones.”

Estos ansiosos voluntarios y estudiantes “negaban colectivamente y de todo corazón que el Partido tuviera autoridad directa sobre sus pensamientos.” Del mismo modo, a algunos estadounidenses no les preocupan las invasiones de la intimidad y la libertad de expresión.

Aún quedaban por llegar incontables millones de personas que murieron durante el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural. Diez años después de los acontecimientos descritos en el libro de Chang y Halliday, el proyecto totalitario de Mao se implantó en toda China. Dikötter relató: “la educación ideológica se convirtió ahora en la norma, ya que las sesiones de autocrítica, autocondena y autoexposición se sucedían día tras día, hasta que toda resistencia era aplastada y el individuo quedaba destrozado, listo para servir al colectivo”.

Todos tenían que dar detalles condenatorios sobre familiares y amigos. Dikötter relató: “Incluso las impresiones transitorias y fugaces debían ser capturadas y escrutadas, ya que a menudo revelaban al burgués oculto bajo una máscara de conformidad socialista”.

El odio se unió al miedo como emociones dominantes; el amor y la compasión fueron desplazados. Dikötter describió la triste realidad de un país maoísta enloquecido por el odio:

Los monjes [budistas], como los maestros, profesores, ingenieros o empresarios, tenían que reformarse, denunciarse, abandonar su “ideología feudal” y demostrar su odio hacia los enemigos de clase. Atrás quedaba la idea de la compasión y la bondad extendidas a todos los seres vivos.

Sin libertad de pensamiento, el progreso es imposible. Cuando los seres humanos no tienen libertad para florecer, el odio triunfa sobre el amor. El maoísmo trajo muerte y destrucción; los maoístas de hoy harán lo mismo.


  • Barry Brownstein is professor emeritus of economics and leadership at the University of Baltimore. 

    To receive Barry's essays subscribe at his Substack, Mindset Shifts.

    His essays also appear at the American Institute for Economic Research, Intellectual Takeout, Learn Liberty, The Epoch Times and many other publications. Barry’s essays have been translated into many languages, most frequently Spanish and Portuguese. He is the author of The Inner-Work of Leadership.

    Barry holds a Ph.D. in economics from Rutgers University and a B.S. in mathematical statistics from CCNY.