En defensa de la libertad: Frederic Bastiat

Publicado originalmente el 1ero de octubre  de 1979.

El mes de junio de 1848 encontró a París sumido en la confusión, mientras las turbas revolucionarias marchaban por las calles coreando un siniestro: "¡No nos echarán! . . . ¡No nos echarán! .. ." La Asamblea Nacional francesa acababa de abolir los Talleres Nacionales -el plan socialista para "garantizar el trabajo a todos los ciudadanos". Los talleres habían demostrado ser un fracaso social, político y económico, uno de los muchos planes idealistas defendidos por los demagogos socialistas. Ahora, los miembros armados de los disueltos Talleres Nacionales estaban construyendo barricadas y preparándose para luchar por sus "derechos" perdidos.

La Revolución de Junio de 1848 fue frustrada, pero un año después Francia seguía enfrentándose a la amenaza del socialismo. La Asamblea Nacional se hizo eco de apasionados discursos por la salvación del pueblo francés. Uno de los diputados de la Asamblea que se opuso con coherencia e inteligencia a la demagogia de los teóricos sociales fue Frédéric Bastiat, un francés modesto y de voz tranquila que defendía con valentía la libertad individual.

Dejando la vida tranquila de un caballero de campo por la vida febril de un legislador, Bastiat se llevó consigo una creencia indomable de que los individuos trabajarían juntos de forma armoniosa en beneficio de todos mientras la intervención del gobierno no destruyera la libre elección y el intercambio voluntario. Con gran claridad de pensamiento, definió el propósito legítimo de la autoridad gubernamental (la ley):

"¿Qué es, pues, la ley? Es la organización colectiva del derecho individual a la defensa legal.

"Cada uno de nosotros tiene un derecho natural -de Dios- a defender su persona, su libertad y su propiedad. Estos son los tres requisitos básicos de la vida, y la preservación de cualquiera de ellos depende completamente de la preservación de los otros dos. Porque ¿qué son nuestras facultades sino la extensión de nuestra individualidad? ¿Y qué es la propiedad sino una extensión de nuestras facultades?

"Si toda persona tiene el derecho de defender -incluso por la fuerza- su persona, su libertad y su propiedad, entonces se deduce que un grupo de hombres tiene el derecho de organizar y apoyar una fuerza común para proteger estos derechos constantemente. Así, el principio del derecho colectivo -su razón de ser, su licitud- se basa en el derecho individual. Y la fuerza común que protege este derecho colectivo no puede, lógicamente, tener otra finalidad ni otra misión que aquella a la que sustituye. Así, puesto que un individuo no puede usar legalmente la fuerza contra la persona, la libertad o la propiedad de otro individuo, entonces la fuerza común -por la misma razón- no puede usarse legalmente para destruir la persona, la libertad o la propiedad de individuos o grupos".

Bastiat subrayó continuamente la relación adecuada entre los derechos individuales y la autoridad gubernamental:

"Los individuos no pueden poseer colectivamente ningún derecho que no preexista en cada persona como individuo. Si, entonces, el uso de la fuerza por parte de un individuo se justifica sólo en defensa propia, el hecho de que la acción del gobierno se base siempre en el uso de la fuerza debería llevarnos a concluir que las funciones propias del gobierno se limitan necesariamente a la preservación del orden, la seguridad y la justicia. Todas las acciones del gobierno más allá de este límite son por usurpación".

Usurpación del gobierno

Bastiat comprendía por qué los gobiernos podían usurpar sus poderes. Era un gran conocedor de la política, la historia, la filosofía y la religión, materias que le proporcionaron una profunda visión de la naturaleza humana. La naturaleza humana era la raíz de la usurpación gubernamental. Vio cómo los individuos tienden a rechazar la responsabilidad personal y a buscar en otra parte las necesidades de la vida:

"El hombre retrocede ante el esfuerzo, ante el sufrimiento. Sin embargo, está condenado por naturaleza al sufrimiento de la privación si no hace el esfuerzo de trabajar. Por lo tanto, sólo puede elegir entre estas dos opciones: la privación y el trabajo. ¿Cómo puede evitar ambas cosas? Siempre tiene y siempre encontrará, un solo medio: disfrutar del trabajo de otros: arreglarlo de manera que el esfuerzo y la satisfacción no recaigan sobre cada uno en su proporción natural, sino que algunos soporten todo el esfuerzo mientras toda la satisfacción vaya a otros...".

A continuación, Bastiat se refiere a las actitudes actuales en Estados Unidos: "Hoy, como en el pasado, casi todo el mundo querría beneficiarse del trabajo de los demás. Nadie se atreve a admitir tal sentimiento; incluso se lo oculta a sí mismo. ¿Qué hace entonces? Se imagina un intermediario; apela al Estado, y cada clase a su vez viene y le dice: Tú que puedes hacerlo justificada y honestamente, toma del público; y nosotros participaremos de las ganancias".

En otras palabras: "El Estado es la gran entidad ficticia por la que todos buscan vivir a costa de todos los demás".

Cuando los individuos se niegan a aceptar la rendición de cuentas y la responsabilidad por su propio bienestar, permiten que el Estado (el gobierno) corrompa el verdadero propósito de la ley:

"Bajo el pretexto de organización, regulación, protección o estímulo, la ley toma la propiedad de una persona y se la da a otra; la ley toma la riqueza de todos y se la da a unos pocos, ya sean agricultores, fabricantes, armadores, artistas o comediantes. En estas circunstancias, entonces, ciertamente, toda clase aspirará a apoderarse de la ley y es lógico que así sea".

La naturaleza humana

Mientras sufrimos las consecuencias de la regulación y la interferencia del gobierno en nuestra vida cotidiana, Bastiat nos pediría de nuevo que comprendiéramos la realidad de la naturaleza humana:

"Así, todos nosotros, mediante diversas reivindicaciones y bajo un pretexto u otro, apelamos al Estado: 'Estoy insatisfecho con la proporción entre mi trabajo y mis placeres'. Para establecer el equilibrio deseado, me gustaría tomar parte de las posesiones de otros. Pero eso es algo peligroso. ¿No podrías facilitarme la tarea? ¿No podría darme un buen puesto? ¿O restringir los negocios de mis competidores? ¿O tal vez prestarme un capital sin intereses, que usted habrá arrebatado a sus legítimos propietarios? ¿O criar a mis hijos a costa de los contribuyentes? ¿O concederme una subvención? ¿O asegurarme una pensión cuando llegue a los cincuenta años? De este modo, conseguiré mi objetivo con la conciencia tranquila, porque la ley habrá actuado por mí. Así tendré todas las ventajas del saqueo, sin el riesgo ni la desgracia".

"Todos nosotros pedimos al Estado de esta manera, pero se ha demostrado que el Estado no tiene los medios para conceder privilegios a algunos sin aumentar el trabajo de otros".

El proceso de "saqueo" por parte del Estado se ve fácilmente en la actualidad. Bastiat nos hace una pregunta y nos da una respuesta clara y precisa:

"Pero, ¿cómo se identifica este expolio legal? Muy sencillo. Vean si la ley quita a algunas personas lo que les pertenece, y se lo da a otras personas a las que no les pertenece. Vea si la ley beneficia a un ciudadano a costa de otro haciendo lo que el propio ciudadano no puede hacer sin cometer un delito".

Y, se nos advierte que "el expolio legal se puede cometer de infinitas maneras. Así, tenemos un número infinito de planes para organizarlo: aranceles, protección, beneficios, subsidios, estímulos, impuestos progresivos, escuelas públicas, puestos de trabajo garantizados, beneficios garantizados, salarios mínimos, derecho al socorro, derecho a las herramientas de trabajo, crédito gratuito, etc., etc. Todos estos planes en su conjunto -con su objetivo común de saqueo legal- constituyen el socialismo".

Mientras Bastiat era diputado en la Asamblea Nacional, habló con fuerza contra el socialismo y el comunismo. Debilitado por la tuberculosis, tuvo que utilizar su pluma en lugar de su voz para continuar la lucha por la libertad. Con un estilo directo, vivo y ameno, defendió una política monetaria sólida, un gobierno limitado, un presupuesto equilibrado, la libertad individual y el libre comercio.

A lo largo de sus extensos escritos, volvió a tratar el tema de la ley y la libertad. "No es cierto", decía, "que la función de la ley sea regular nuestras conciencias, nuestras ideas, nuestras voluntades, nuestra educación, nuestras opiniones, nuestro trabajo, nuestro comercio, nuestros talentos o nuestros placeres. La función de la ley es proteger el libre ejercicio de estos derechos y evitar que cualquier persona interfiera en el libre ejercicio de estos mismos derechos por parte de cualquier otra persona".

Elección individual

En cuanto a la cuestión de la libertad individual, Bastiat creía que los individuos tenían tanto la capacidad como la responsabilidad de planificar sus propias vidas como mejor les pareciera... sin la interferencia del gobierno. Creía que los individuos eran capaces de hacer juicios acertados y de actuar según esos juicios. En una época en la que la economía y el consumismo ocupan gran parte de nuestros comentarios, la visión de Bastiat sobre la elección individual, el libre mercado, el juicio personal y el "interés público" debería ser bien recibida.

"Es necesario tratar la economía desde el punto de vista del consumidor. Todos los fenómenos económicos, sean sus efectos buenos o malos, deben ser juzgados por las ventajas y desventajas que aportan a los consumidores".

Bastiat siempre tenía en mente a los individuos (consumidores) cuando escribía sobre la política monetaria, la banca, el transporte, las exportaciones e importaciones, los beneficios, el trabajo y los salarios. Siempre que abordaba estas cuestiones, defendía la libertad individual y se oponía a la interferencia opresiva del gobierno. Por encima de todo, tenía presente una verdad básica:

"En la esfera económica, un acto, un hábito, una institución, una ley, produce no sólo un efecto, sino una serie de efectos. De estos efectos, sólo el primero es inmediato; aparece simultáneamente con su causa; se ve. Los otros efectos surgen sólo posteriormente; no se ven; somos afortunados si los prevemos.

"Sólo hay una diferencia entre un mal economista y uno bueno: el mal economista se limita al efecto visible; el buen economista tiene en cuenta tanto el efecto que puede verse como los efectos que deben preverse.

"Sin embargo, esta diferencia es tremenda; pues casi siempre ocurre que cuando la consecuencia inmediata es favorable, las consecuencias posteriores son desastrosas, y viceversa. De donde se deduce que el mal economista persigue un pequeño bien presente al que seguirá un gran mal futuro, mientras que el buen economista persigue un gran bien futuro, a riesgo de un pequeño mal presente".

La visión de Bastiat sobre lo que se ve y lo que no se ve contrasta fuertemente con la mayor parte de los escritos pesados y aburridos sobre economía de su época. Tuvo la habilidad de presentar principios económicos serios de forma que fueran fácilmente leídos y comprendidos por el ciudadano común. Aunque poseía un intelecto agudo y un sentido de la concentración, se expresaba en un lenguaje sencillo y franco. A menudo combinaba su vigorosa lógica con el humor, la sátira, la ironía y el ingenio.

Aunque era un optimista defensor de la libertad, era plenamente consciente de hacia dónde se dirigía su Francia natal, al igual que sabía hacia dónde se dirigía cualquier nación cuando se le permitía a los políticos crear un gobierno centralizado y todopoderoso para conseguir objetivos sociales. Al ser testigo de la demagogia política en la Asamblea Nacional, se vio impulsado a escribir:

"Hay que decir esto: Hay demasiados "grandes" hombres en el mundo: legisladores, organizadores, bienhechores, líderes del pueblo, padres de las naciones, etcétera, etcétera. Demasiadas personas se sitúan por encima de la humanidad; hacen carrera organizándola, siendo condescendientes con ella e irritandola".

Guerra ideológica

Hoy en día, tenemos la misma clase de legisladores y líderes: individuos que son la causa de la lucha política que enfrenta a todos los pueblos libres. Bastiat centra nuestra atención en esta guerra ideológica, instándonos a situar la libertad en perspectiva:

"En realidad, ¿cuál es la lucha política a la que asistimos? Es la lucha instintiva de todos los pueblos hacia la libertad. ¿Y qué es esta libertad, cuyo solo nombre hace latir el corazón y estremece al mundo? ¿No es la unión de todas las libertades -libertad de conciencia, de educación, de asociación, de prensa, de viaje, de trabajo, de comercio-? En resumen, ¿no es la libertad de cada persona para hacer pleno uso de sus facultades, siempre que no perjudique a otras personas mientras lo hace? ¿No es la libertad la destrucción de todo despotismo, incluyendo, por supuesto, el despotismo legal? Finalmente, ¿no es la libertad la restricción de la ley sólo a su esfera racional de organizar el derecho del individuo a la legítima defensa; de castigar la injusticia?" Sí, ese es el verdadero significado de la libertad, pero ahora estamos experimentando la perversión de la ley -la ley que se supone que debe defender la libertad individual, no destruirla. El gobierno -la ley- ha asumido una ilusoria omnipotencia, omnipresencia y omnisciencia en materia socioeconómica.

"¿Cómo", se pregunta Bastiat, "han llegado los políticos a creer esta extraña idea de que la ley puede producir lo que no contiene: la riqueza, la ciencia y la religión que, en un sentido positivo, constituyen la prosperidad? ¿Se debe a la influencia de nuestros escritores modernos en los asuntos públicos?”.

"Los escritores actuales -especialmente los de la escuela de pensamiento socialista- basan sus diversas teorías en una hipótesis común: Dividen a la humanidad en dos partes. La gente en general -con la excepción del propio escritor- forma el primer grupo. El escritor, solo, forma el segundo y más importante grupo. Sin duda, esta es la noción más extraña y engreída que jamás haya entrado en un cerebro humano.

"De hecho, estos escritores sobre asuntos públicos comienzan por suponer que la gente no tiene en sí misma ningún medio de discernimiento; ninguna motivación para la acción. Los escritores suponen que la gente es materia inerte, partículas pasivas, átomos inmóviles, en el mejor de los casos una especie de vegetación indiferente a su propia manera de existir. Asumen que las personas son susceptibles de ser moldeadas -por la voluntad y la mano de otra persona- en una infinita variedad de formas, más o menos simétricas, artísticas y perfeccionadas.

"Además, ninguno de estos escritores sobre asuntos gubernamentales, duda en imaginar que él mismo -bajo el título de organizador, descubridor, legislador o fundador- es esta voluntad y mano, esta fuerza motivadora universal, este poder creativo cuya sublime misión es moldear estos materiales dispersos -personas- en una sociedad".

La ley pervertida

Bastiat comprendió la motivación y la mentalidad de los arquitectos sociales que corrompen la ley. Aunque no puso en duda las buenas intenciones de muchos legisladores, subrayó lo que les ocurre a los individuos cuando se pervierte la ley:

"Sustituye la voluntad del legislador por sus propias voluntades; la iniciativa del legislador por sus propias iniciativas. Cuando esto sucede, el pueblo ya no necesita discutir, comparar, planificar; la ley hace todo esto por él. La inteligencia se convierte en un puntal inútil para el pueblo; éste deja de ser hombre; pierde su personalidad, su libertad, su propiedad".

La degradación y la miseria humanas serán el trágico resultado cuando los autoproclamados cuidadores de la sociedad comiencen a regular... a inspeccionar... a gravar... a coaccionar... a controlar... a organizar...

"Las pretensiones de estos organizadores de la humanidad", dijo Bastiat, "plantean otra cuestión que les he planteado a menudo y que, por lo que sé, nunca han respondido: Si las tendencias naturales de la humanidad son tan malas que no es seguro permitir que la gente sea libre, ¿cómo es que las tendencias de estos organizadores son siempre buenas? ¿Acaso los legisladores y sus agentes designados no pertenecen también a la raza humana? ¿O creen que ellos mismos están hechos de una arcilla más fina que el resto de la humanidad?"

Deberíamos hacer estas mismas preguntas a nuestros propios políticos, funcionarios, miembros de los medios de comunicación y educadores, a cualquiera que utilice el gobierno para promover sus creencias particulares para organizar nuestra salud, educación y bienestar diario. En la medida en que dependamos del gobierno para dirigir nuestras vidas, asistiremos al deterioro de la libertad.

"¡Fuera, pues", dice Bastiat, "los charlatanes y los organizadores! ¡Fuera sus anillos, cadenas, ganchos y pinzas! ¡Fuera sus sistemas artificiales! Fuera los caprichos de los administradores gubernamentales, sus proyectos socializados, su centralización, sus aranceles, sus escuelas gubernamentales, sus religiones estatales, su crédito libre, sus monopolios bancarios, sus regulaciones, sus restricciones, su igualación por medio de impuestos y sus moralizaciones piadosas!"

La ley es la organización del derecho natural a la legítima defensa. Es la sustitución de las fuerzas individuales por una fuerza común. Y esta fuerza común debe hacer sólo lo que las fuerzas individuales tienen el derecho natural y legítimo de hacer: proteger a las personas, las libertades y las propiedades; mantener el derecho de cada uno y hacer que la justicia reine sobre todos nosotros.

Un problema continuo

La exhortación de Bastiat llega en un momento en el que la libertad está en peligro. El gobierno continúa expandiéndose y volviéndose más opresivo. Las comisiones legislativas y administrativas, las juntas, los comités, los departamentos y las agencias abusan de su poder, arrastrándonos aún más al socialismo.

En 1848, Bastiat no se hacía ilusiones sobre el camino socialista que estaba tomando Francia. Aunque muchos de los políticos de su época negaban honestamente ser socialistas, sus creencias y acciones estaban, sin embargo, socavando la libertad. Dejando a un lado las etiquetas ideológicas y políticas, muchos de nuestros propios funcionarios públicos y "formadores de opinión" trabajan contra la libertad, sin darse cuenta de que sus acciones son básicamente socialistas. Tenemos que mantenernos firmes en la defensa de la libertad, como hizo Bastiat, denunciando el socialismo y asegurándonos de que nuestras vidas individuales están guiadas por la responsabilidad personal, la rendición de cuentas, la cooperación voluntaria y la iniciativa individual.

Al aceptar las responsabilidades de la libertad, podemos compartir la esperanza de Bastiat para el presente y el futuro:

"Y ahora que los legisladores y los bienhechores han infligido tan inútilmente tantos sistemas a la sociedad, que finalmente terminen donde deberían haber empezado: Que rechacen todos los sistemas y prueben la libertad; porque la libertad es un reconocimiento de la fe en Dios y en sus obras".