VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, julio 5, 2024

El verdadero 4 de julio: Lo que hizo verdaderamente revolucionario al Día de la Independencia de Estados Unidos

La Declaración, según Jefferson, no pretendía "la originalidad de principios o sentimientos", sino que fue escrita para ser "una expresión de la mente americana".

Crédito de la imagen: iStock

¿Qué tiene de especial el 4 de julio? ¿Por qué la firma de la Declaración de Independencia en 1776 fue una ocasión tan trascendental que merece tanto la pena celebrar?

Para el típico aficionado a las barbacoas, la fecha marca principalmente el cumpleaños de los EE.UU. como nación independiente. Los aficionados a la historia quizá lo recuerden más como el momento en que los Padres Fundadores prometieron mutuamente sus “vidas, fortunas y honores sagrados” y a la Guerra de la Independencia, que había comenzado el año anterior con las batallas de Lexington y Concord.

Pero según Thomas Jefferson y John Adams, dos de los Fundadores más íntimamente relacionados con la Declaración y la Revolución, lo más trascendental de aquellos acontecimientos no fue lo que empezaron, sino lo que terminaron y cumplieron.

En una carta de 1815 a Jefferson, Adams se preguntaba:

¿Qué entendemos por Revolución? ¿La Guerra? Eso no formaba parte de la Revolución. Fue sólo un efecto y una consecuencia de ella. La Revolución estaba en la mente de la gente, y esto se llevó a cabo, desde 1760 hasta 1775, en el transcurso de quince años antes de que se derramara una gota de sangre en Lexington.

En una carta posterior a un amigo más joven, Adams explicó que “la verdadera Revolución Americana” consistía en un “cambio radical en los principios, opiniones, sentimientos y afectos del pueblo”.

Ese cambio radical quedó plasmado en palabras en la Declaración de Independencia, redactada principalmente por Jefferson, elegido por Adams para ser el autor principal del documento. Jefferson insistió en que, al escribir la Declaración, no buscaba la originalidad (de hecho, gran parte de ella se derivaba de la obra de John Locke), sino comunicar con claridad las convicciones que predominaban entre los estadounidenses de la época. En una carta de 1825 al veterano de la Guerra de la Independencia Henry “Light-Horse Harry” Lee, Jefferson escribió:

Este fue el objetivo de la Declaración de Independencia. No descubrir nuevos principios o nuevos argumentos, nunca antes pensados, no simplemente decir cosas que nunca antes se habían dicho; sino exponer ante la humanidad el sentido común del tema, en términos tan claros y firmes como para obtener su asentimiento, y justificarnos en la postura independiente que nos vemos obligados a adoptar.

La Declaración, continuó Jefferson, no pretendía “la originalidad de principios o sentimientos”, sino que fue escrita para ser “una expresión de la mente americana”.

“Estas son las palabras más importantes que se han escrito sobre la Declaración”, según C. Bradley Thompson, que se inspiró en estas y otras cartas de la época colonial y revolucionaria para escribir el libro de 2019 America’s Revolutionary Mind: Una historia moral de la Revolución Americana y la Declaración que la definió. Thompson, que es profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Clemson y director ejecutivo del Instituto Clemson para el Estudio del Capitalismo, añadió que las palabras de Jefferson sobre la Declaración “proporcionan una clave importante para desentrañar su significado más profundo.”

A través de esta feliz frase, la Declaración puede verse ahora como el cumplimiento y el símbolo de la revolución “real” de Adams, la revolución que se produjo en la mente del pueblo estadounidense. La Declaración reunió ideas y supuestos que hasta entonces habían sido incompletos, poco claros o discordantes durante los años de la crisis imperial [británica]. Entender cómo y por qué Jefferson y sus compañeros revolucionarios descubrieron, desarrollaron y comprendieron las verdades evidentes de la Declaración abre un nuevo camino para entender la propia Revolución Americana.

Como explicó Thompson

La mente estadounidense se forjó cuando los acontecimientos precipitaron primero una crisis política y luego una crisis de conciencia entre los colonos estadounidenses, que a su vez les obligó a reevaluar sus principios morales, políticos y constitucionales más profundos. La aprobación de las Leyes del Azúcar, del Timbre y Declaratoria en 1764, 1765 y 1766 desafió a estos provincianos del Nuevo Mundo no sólo a replantearse el alcance de la autoridad del Parlamento en América y la naturaleza de la Constitución británica, sino también a iniciar una investigación inquisitiva sobre la naturaleza, la fuente y el significado de ciertos principios morales básicos (por ejemplo, igualdad, libertad, derechos, virtud, felicidad, justicia, consentimiento y soberanía).

Esto revolucionó no sólo lo que podría llamarse (parafraseando a Dwayne Johnson) “la jerarquía del poder” en el continente americano, sino lo que desde entonces se ha considerado humanamente posible y digno de ser aspirado.

Nuestras creencias actuales en la igualdad, la libertad, los derechos, la justicia, el Estado de Derecho y el constitucionalismo nacieron durante la época revolucionaria y se expresaron en su símbolo más noble, la Declaración de Independencia. De innumerables maneras, el mundo en que vivimos fue moldeado por las ideas y acciones de 1776.

Como expresó musicalmente la obra de Broadway Hamilton en 2015, “La Revolución” representó “el mundo al revés”. Pero lo que realmente puso patas arriba la civilización tal y como la humanidad la conocía entonces no fue una mera lucha entre facciones, sino una revolución filosófica, que Thompson describió como:

…el cambio fundamental de ideas y valores que se produjo durante la época revolucionaria y que culminó en el desarrollo de una filosofía común y la lealtad a la misma, expresada en la Declaración y lanzada con las palabras: “Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas.”

Este cambio de paradigma se produjo en:

…los modos de razonamiento, los hábitos de pensamiento, los patrones de pensamiento y los nuevos principios morales y políticos que sirvieron a los revolucionarios estadounidenses, primero en su batalla intelectual contra Gran Bretaña antes de 1776, y luego en su intento de crear nuevas sociedades revolucionarias después de 1776.

Como reflexionaba Thompson sobre sus estudios de la época:

Me sorprendió el hecho de que los patriotas estadounidenses redujeran constantemente el debate político-constitucional con los funcionarios imperiales británicos a principios y categorías morales. La respuesta estadounidense a las Leyes del Azúcar, del Timbre, Declaratoria, Townshend, del Té, Coercitiva y Prohibitoria siempre se redactó en un lenguaje altamente moralista. Y me quedó claro que el lenguaje moral de los revolucionarios no era una mera fachada o racionalización. Al releer prácticamente todos los panfletos, ensayos periodísticos, cartas y documentos oficiales de la época, me convencí de que para los colonos no se trataba de palabras floridas, sino de principios por los que estaban dispuestos a arriesgarlo todo.

Cuando la generación fundadora desarrolló, descubrió y se dedicó a los principios de la libertad, eso constituyó lo que Adams llamó “la verdadera Revolución Americana”, que luego fue destilada en palabras por la Declaración de Jefferson como “una expresión de la mente americana”.

Como Leonard E. Read, fundador de la Fundación para la Educación Económica, expresó en su panfleto y discurso titulado “La esencia del americanismo”:

No creo que la verdadera Revolución Americana fuera el conflicto armado que tuvimos con el rey Jorge III. Ese fue un altercado razonablemente menor dentro de lo que cabe. La verdadera Revolución Americana fue un concepto o idea novedosa que rompió con toda la historia política del mundo.

Hasta 1776 los hombres se habían enfrentado entre sí, matándose por millones, por la vieja cuestión de cuál de las numerosas formas de autoritarismo -es decir, de autoridad creada por el hombre- debía presidir como soberano sobre el hombre. Y entonces, en 1776, en la fracción de una frase escrita en la Declaración de Independencia se enunció la verdadera Revolución Americana, la nueva idea, y fue ésta: “que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador con ciertos Derechos inalienables; que entre estos están la Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad”. Eso es todo. Esta es la esencia del americanismo. Esta es la roca sobre la que se fundó todo el “milagro americano”.

La verdadera Revolución Americana no fue una lucha física, sino espiritual. Y lo que más deberíamos conmemorar el 4 de julio no es simplemente la derrota de un tirano, sino la conciencia aún latente de que, como seres humanos con derechos inalienables, todos tenemos derecho a derrocar a cualquiera que viole esos derechos.

Eso sí que es algo digno de celebración.

Este artículo apareció originalmente en Dan’s Substack, Developing Devotion.


  • Dan Sanchez is an essayist, editor, and educator. His primary topics are liberty, economics, and educational philosophy. He is the Director of Content at the Foundation for Economic Education (FEE) and the editor-in-chief of FEE.org. He created the Hazlitt Project at FEE, launched the Mises Academy at the Mises Institute, and taught writing for Praxis. He has written hundreds of essays for venues including FEE.org (see his author archive), Mises.org, Antiwar.com, and The Objective Standard. Follow him on Twitter and Substack.