VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, junio 17, 2020

El socialismo está condenado a fracasar, porque carece de precios de mercado

Aunque las promesas de los políticos en el gobierno que abogan por la planificación central resultan atractivas, el curso de acción más prudente es esquivar las bombas económicas que estas políticas plantan.


Vivimos en una América cada vez más abierta a la idea de revolucionar nuestro sistema económico para crear una visión utópica de justicia e igualdad. El senador Bernie Sanders, primero en 2016 y de nuevo en este ciclo electoral, avivó a una coalición de votantes bajo la premisa de un “socialismo democrático”, prometiendo Salud Pública para todos, universidad para todos, vivienda para todos y más para la población estadounidense. Por supuesto, de una forma u otra, el gobierno fijaría los precios de los bienes y servicios, ya sea que ese precio sea “gratis” o no.

Pero esta fijación de precios es la razón principal por la que, aunque el gobierno sea eficiente, benévolo y libre de corrupción, los precios dictados por el gobierno siempre fracasarán. En la economía, los precios se fijan a través de la interacción de la oferta y la demanda. Las preferencias de los consumidores, los sustitutos, los complementos y otros factores determinan la curva de la demanda. Los costos de operación y de oportunidad conforman la curva de la oferta. En su forma más simple estos dos conceptos determinan el precio de cada bien disponible. Esta teoría se llama teoría de los precios.

Un componente importante de la teoría de los precios es la información que los precios llevan consigo. La ilustración más clara de esta información es el precio de los bienes alrededor de Houston, Texas, que rodea la caída del huracán Harvey. Reportes de casos de venta de agua por 99 dólares y de un galón de gasolina que costaba 20 dólares entraron en las noticias. Para la mayoría de la gente, esto parece una estafa inmoral de precios.

En la teoría de los precios, sin embargo, estos picos de precios demuestran un repentino aumento de la demanda de estos bienes. Debido a que la demanda aumentó, las empresas tienen un fuerte incentivo para fabricar y enviar un cierto número de bienes, equilibrando cuidadosamente los costos de fabricación y el precio de venta, a la zona de alta demanda. Eventualmente, el precio caerá en un nuevo equilibrio que reflejará el aumento de la oferta y el incremento de la demanda.

Este equilibrio entre los costos y el precio de venta previsto por las empresas elimina el despilfarro en la producción e impulsa a toda la economía a la eficiencia económica. Sin el aumento del precio, las empresas no sabrían cuánto más producir y enviar. En esa situación se produciría un despilfarro que conduciría a la ineficiencia y a la pérdida de bienestar.

En la planificación gubernamental, ese equilibrio no se produce. Cuando se fijan los precios, no envían información a toda la economía. Por ejemplo, los precios de las viviendas tienden a aumentar en las zonas metropolitanas. Los políticos bien intencionados, que tratan de proteger a las personas de bajos ingresos de la pérdida de sus viviendas, promulgan controles de los alquileres para impedir que se produzcan más aumentos de los mismos.

Sin embargo, esta política impide que los precios desempeñen su papel en la economía. Con los precios artificialmente bajos, los empresarios no crean más viviendas. Las tiendas y oficinas no se convierten en apartamentos y los terrenos vacíos no se convierten en viviendas. Como resultado, se desarrolla una escasez de viviendas.

En algunos escenarios, debido a los controles de precios, se fomenta el despilfarro de la producción. Durante la Gran Depresión, la Administración Roosevelt pagó a los agricultores para que destruyeran los cultivos y mantuvieran altos los precios de los productos agrícolas. En lugar de encontrar un empleo diferente, los agricultores que no podían competir a precios de mercado, dejaban sus tierras vacías o continuaban cultivando las cosechas que serían destruidas.

Esta incapacidad del gobierno de dirigir la economía a través de la planificación económica debido a la desaparición de la información sobre los precios se denomina el problema del cálculo económico. El economista Ludwig von Mises descubrió este problema, utilizándolo como uno de sus principales ataques contra los argumentos de una ola de planificadores económicos que surgió a mediados del siglo XX. Tanto durante como desde entonces, se han desarrollado una serie de defensas comunes para la planificación estatal de la economía.

En primer lugar, los partidarios del socialismo sostienen que los mercados también tienen ineficiencias. Esta afirmación es cierta, pero pasa por alto el hecho de que los mercados deben seguir reaccionando a los precios fijados por los costos y los deseos de los consumidores. Incluso en la condición de mercado más ineficiente, el monopolio, las empresas se ven limitadas por los costos y la demanda. Además, este argumento ignora las oportunidades empresariales que brindan las ineficiencias del mercado, lo que conduce, a largo plazo, a una disminución de dichas ineficiencias.

El segundo argumento común es la creencia de que, en su raíz, la economía es un conjunto de ecuaciones. Si se dispone de suficiente capacidad de cálculo y de estudios, los gobiernos pueden utilizar la tecnología para calcular el resultado óptimo de cada mercado. Esta respuesta, sin embargo, ignora el elemento básico de toda la economía: las preferencias de los consumidores. Estas preferencias no sólo son únicas para cada individuo, sino que también cambian con el tiempo. La cantidad de información necesaria en un momento dado, incluso suponiendo que se pudieran construir tales ecuaciones, es insuperable.

Más allá de esto, para construir ecuaciones, los planificadores centrales necesitan equilibrar las preferencias. La asignación de valores a las preferencias de los consumidores se convierte en algo arbitrario, lo que hace que cualquier ecuación desarrollada no refleje las verdaderas preferencias del mercado.

Aunque existen muchos argumentos contra el socialismo, los fundamentos de la teoría de los precios, que dan lugar al problema del cálculo económico, provocan el colapso de la ideología socialista. Sencillamente, los planificadores centrales no pueden obtener suficiente información para operar eficientemente la economía. Por lo tanto, aunque las promesas de los políticos gubernamentales que abogan por la planificación central sean atractivas, el curso de acción más prudente es esquivar las bombas económicas que estas políticas plantan.


  • Alex Houtz is entering his first year of PhD studies in Economics at the University of Notre Dame this fall.