VOLER A ARTÍCULOS
viernes, marzo 4, 2022

El sectarismo: cómo surgió y cómo resolverlo

En medio del rápido aumento del sectarismo político, la presidencia moderna se ha convertido en un divisor más que en un reparador.

Crédito de la imagen: iStock-fizkes

En una rueda de prensa en el último día de su primer año en el cargo, el presidente Joe Biden, en un esfuerzo por desviar la atención de las divisiones en su propio partido, culpó a los republicanos del Senado de bloquear los principales asuntos de su agenda.

“Una cosa que no he podido hacer hasta ahora”, dijo el frustrado presidente, “es conseguir que mis amigos republicanos entren en el juego de mejorar las cosas en este país”.

Aunque Biden tiene razón en que los republicanos se oponen a él en todo momento, sus condenas seguramente no están mejorando las cosas. De hecho, sólo parece exacerbar el desprecio partidista que se ha vuelto omnipresente y tóxico en los últimos años.

Una encuesta reciente reveló que la mitad de los estadounidenses consideran que su familia está más dividida que hace cinco años. Otra encuesta mostró que aproximadamente cuatro de cada diez votantes registrados no tienen un solo amigo cercano que apoye al candidato del otro partido principal. En la actualidad, el 84% de los republicanos cree que el Partido Demócrata está en manos de socialistas, mientras que el 85% de los demócratas cree que el Partido Republicano está en manos de racistas.

Una encuesta aún más aleccionadora realizada el pasado otoño reveló que el 75 por ciento de los votantes de Biden y el 78 por ciento de los votantes de Trump consideran que los estadounidenses que apoyan firmemente al partido contrario representan un peligro claro y presente para la democracia.

Los orígenes del sectarismo

Bajo el olor a fuego y azufre de la política reivindicativa de Estados Unidos, el sectarismo político es producto de dos mecanismos psicológicos inherentes a todo ser humano: el “othering” (el otro) y la disonancia cognitiva.

El “othering” es una situación en la que algunos individuos o grupos son definidos y etiquetados como que no encajan dentro de un grupo. Esta forma de pensar de “nosotros contra ellos” sobre la conexión humana afecta a la forma en que las personas tratan a los que presumiblemente están en el grupo interno y a los que están en el grupo externo.

En una serie de estudios conocidos como el Experimento de la Cueva de los Ladrones, los investigadores descubrieron cómo los conflictos intergrupales pueden surgir a partir de las más pequeñas diferencias. En el experimento, los investigadores separaron a 22 chicos jóvenes en dos grupos y les permitieron desarrollar el apego realizando diversas actividades como el senderismo, la natación, etc. Después, enfrentaron a los grupos en una competición.

En los días siguientes, surgieron las hostilidades y los prejuicios. Cuando se les pedía que enumeraran las características del otro grupo, los chicos tendían a percibir que el otro grupo tenía una serie de rasgos negativos, mientras que creían que su propio grupo tenía una serie de rasgos positivos. A medida que aumentaba la cooperación y la cohesión dentro de cada grupo, cada grupo se volvía más hostil hacia el otro.

El segundo mecanismo es la “disonancia cognitiva“. Esto describe el malestar mental que se experimenta cuando una persona se encuentra con información contradictoria. Para aliviar el malestar, la gente suele buscar nueva información o desarrollar nuevas justificaciones para confirmar sus creencias existentes.

Por ejemplo, un alcohólico puede seguir bebiendo a pesar de saber que es perjudicial para su salud. Aunque puede decidir que valora más el placer efímero de la bebida que los efectos a largo plazo sobre la salud, también puede convencerse de que beber vino proporciona antioxidantes que reducen el riesgo de ataques al corazón.

La disonancia cognitiva explica por qué las personas se adhieren ferozmente a sus candidatos o ideologías incluso cuando se les presentan pruebas de que estos candidatos e ideologías son destructivos o malvados. Esto se muestra como una menor disposición a ajustar las actitudes políticas y a hacer los más mínimos compromisos. Por muy concretos que sean los argumentos contrarios, uno sigue inclinándose por aislar sus creencias de afirmaciones contradictorias.

Una presidencia de alto riesgo

En medio del rápido aumento del sectarismo político, la presidencia moderna se ha convertido en un divisor más que en un reparador.

En un artículo del 2021, los profesores John McGinnis y Michael Rappaport atribuyeron las condiciones actuales a “la deformación de nuestra estructura gubernamental”.

“Dado que el unilateralismo permite al Presidente y al Tribunal Supremo imponer políticas que no cuentan con el apoyo de los moderados”, argumentaban, se fomentan los resultados extremos, ya que el presidente puede instituir políticas partidistas sin un amplio consenso. El resultado es que las políticas cambian radicalmente entre diferentes administraciones, irritando al partido de la oposición y frustrando los intentos de unificar la nación.

Por ejemplo, en 2012, no mucho después de ganar su segundo mandato, el presidente Obama emitió órdenes que ofrecían un estatus legal y beneficios financieros a los 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país. Unos años más tarde, el presidente Trump derogó estas órdenes y prohibió los refugiados y los titulares de visas de siete países. No mucho después, el presidente Biden propuso un proyecto de ley de inmigración que legalizaría a otros 11 millones de inmigrantes.

El aumento de la delegación del poder legislativo sobre el poder ejecutivo también ha permitido que cuestiones fundamentalmente gubernamentales que normalmente resuelve el Congreso sean resueltas por el presidente y sus agencias. Así lo demuestra la emisión gratuita de órdenes ejecutivas. Mientras que Trump fue ampliamente criticado por vetar órdenes de administraciones anteriores y emitir él mismo una plétora de órdenes ejecutivas, Biden dio un paso más al emitir 17 órdenes ejecutivas en sus dos primeros días como presidente, más que cualquier otro presidente reciente en sus primeros 100 días. Hasta el 20 de enero de 2022, Biden había emitido un promedio de 77 órdenes ejecutivas al mes, superando las 35 de Obama y las 55 de Trump.

El extraordinario poder del presidente para cambiar la ley del país de un plumazo aumenta el interés del cargo. En lugar de limitarse a eliminar algunos obstáculos de la administración anterior, la presidencia moderna decide ahora sobre controvertidos asuntos que son relevantes para millones de estadounidenses.

Esto choca con los mecanismos incorporados de alteración y disonancia cognitiva. Ahora, cuando un grupo interno aprovecha la oportunidad, puede desatar su furia contra el grupo externo desmontando los esfuerzos de las administraciones anteriores e incluso castigándolas. El resentimiento y el odio se acumulan y conducen a un círculo vicioso de violencia y represalias.

Además, con el auge de las plataformas de información y de los comentaristas carismáticos, cada vez más partidarios son capaces de curar su entrada diaria de noticias. Cuando la gente elige conscientemente la información a partir de la cual busca consuelo y desarrolla argumentos, la brecha partidista sobre cuestiones polarizantes no hace más que aumentar, afectando a las acciones de los funcionarios que necesitan satisfacer las demandas de sus electores.

El siguiente paso

La política conduce invariablemente a la discordia. “Las causas latentes de la facción”, nos dijo James Madison en el Federalista nº 10, “están sembradas en la naturaleza del hombre”. Los mecanismos psicológicos de la alteridad y la disonancia cognitiva están, nos guste o no, incrustados en la mente humana.

El sectarismo político es, pues, inevitable, en el sentido de que la gente siempre estará en desacuerdo sobre las cosas. Por eso, los foros políticos y las reuniones bipartidistas, ambos con ideales bien intencionados para aliviar la febril política estadounidense, son en gran parte ineficaces.

En su lugar, deberíamos concentrarnos en lo que realmente agrava la situación: la presidencia. Deberíamos limitar el poder expansivo de la presidencia y los daños que ocasiona, frenando sus prerrogativas de órdenes ejecutivas, poderes de emergencia, poderes de guerra y su capacidad de hacer leyes de un plumazo.

Lamentablemente, el cargo presidencial moderno se ha convertido en un combate a muerte en el que el ganador se lo lleva todo, lo que perjudica a todos los implicados. Sólo frenando el poder de la presidencia podremos reducir la apuesta de esta guerra partidista y, por tanto, el antagonismo que la acompaña.

Si no actuamos según esta premisa, sólo nos estamos poniendo en una situación irremediable. El poder concentrado, por su propia naturaleza, es demasiado peligroso para existir, y al ceder a los caprichos del “cargo más poderoso del mundo”, sólo estamos poniendo en peligro nuestra libertad y nuestro compromiso con una convivencia pacífica.




  • Matthew Pan is an American-Taiwanese teenager who takes an immense interest in the social sciences. He is the author of The World Behind: A Brief Model of Our Society.