VOLVER A ARTÍCULOS
viernes, junio 24, 2022

El problema con esas comparaciones entre Jimmy Carter y Joe Biden

El presidente Biden podría aprender mucho del "Gran Desregulador".

Crédito de la imagen: Composite de la FEE (dominio público)

A medida que se acerca el verano y se avecinan las elecciones de mitad de mandato, es difícil imaginar un clima peor para el presidente Joe Biden.

El precio medio de la gasolina se acerca a los 5 dólares el galón, la inflación está en sus niveles más altos de los últimos 40 años y las acciones están en rojo, con el Dow, el S&P y el Nasdaq perdiendo un 9.8%, un 14% y un 23% en lo que va de año, respectivamente.

Aunque todavía no hay que hacer las colas al estilo de los años setenta -resultado de los controles de precios aprobados por el presidente Richard Nixon-, el ambiente sombrío está provocando comparaciones con la era de Jimmy Carter, un periodo asociado a la agitación y el malestar económico.

“La moral dentro de 1600 Pennsylvania Ave. está cayendo en picada en medio de los crecientes temores de que los paralelismos con Jimmy Carter, otro demócrata de primer mandato plagado de precios en alza y un marasmo de política exterior, se mantengan”, informó Jonathan Lemire de Politico el 5 de junio.

En cierto modo, las comparaciones entre Carter y Biden tienen sentido. Ambas presidencias tuvieron lugar tras guerras catastróficas -Carter en Vietnam y Biden en Afganistán- que terminaron mal y requirieron enormes cantidades de gasto deficitario (e impresión de dinero).

Tanto Carter como Biden también heredaron economías con problemas.

Cuando Carter asumió el cargo en enero de 1977, la inflación anualizada superaba el 5% y la tasa de desempleo era aún mayor, del 7.5%. Biden, por su parte, asumió el cargo durante una pandemia en la que se produjeron cierres generalizados del gobierno, de empresas y un gasto de estímulo sin precedentes.

Carter respondió inicialmente aprobando un ambicioso programa legislativo que exigía a la Reserva Federal una mayor expansión de la oferta monetaria. Esto empeoró la inflación. En diciembre de 1979, la inflación había alcanzado el 13.3%.

Del mismo modo, Biden amplió los beneficios federales y el bombeo de dinero que hizo que el gobierno tuviera un déficit de 2.8 billones de dólares en 2021 -el segundo mayor de la historia-, seguido de una ley de gasto omnibus de 1.5 billones de dólares.

Las similitudes entre las presidencias de Biden y Carter son claras. Sin embargo, también hay diferencias notables, y un análisis más detallado de la presidencia de Carter muestra que Biden aún no se ha ganado la comparación.

Jimmy Carter: ¿Un presidente subestimado?

Aunque Jimmy Carter es el presidente más asociado a la inflación galopante, es importante señalar que su presidencia es sólo un capítulo de un periodo recordado como la Gran Inflación (1965-1982), que fue testigo de una enorme expansión de la masa monetaria y del gasto federal.

Carter no inició la guerra de Vietnam ni separó a Estados Unidos del patrón oro -BJ y Nixon se merecen la mayor parte del mérito-, pero tuvo que enfrentarse con las consecuencias inflacionistas de estas políticas. Y finalmente lo hizo.

Fue Carter quien nombró al halcón de la inflación Paul Volcker para presidir la Reserva Federal en 1979. Con Volcker, la Reserva Federal tomó medidas casi insondables hoy en día, subiendo los tipos de interés por encima del 17.5%.

Esta medida contribuyó a desencadenar dos recesiones, llevó el tipo medio de las hipotecas fijas a 30 años al 18.5% y probablemente le costó a Carter las elecciones presidenciales de 1980, pero puso a la economía estadounidense en la senda de la recuperación monetaria.

En segundo lugar, es cierto que tanto el gobierno de Biden como el de Carter sufrieron los altos precios de la gasolina debido a la escasez de suministro, algo a lo que los consumidores estadounidenses son sensibles. Pero respondieron de forma muy diferente.

Frente a un cártel petrolero hostil (la OPEP) y el aumento de los precios, Carter firmó la Ley Nacional de Energía de 1978, que redujo la burocracia federal y liberó el sector energético de Estados Unidos, aumentando la producción de energía de este país y aliviando las restricciones de suministro.

“La desregulación de los precios del petróleo y del gas natural que se produjo, conduciría a un gran aumento de la oferta de energía en la década de 1980 y, en consecuencia, a una baja en los precios”, escribió Robert A. Strong, profesor de política de la Universidad de Washington y Lee.

Las acciones de Biden suponen un marcado contraste.

A diferencia de Carter, Biden heredó una economía que era esencialmente independiente desde el punto de vista energético (hasta 2019, Estados Unidos producía más energía de la que consumía). Pero al asumir el cargo, Biden comenzó a ahogar la producción y distribución de energía a través de varias órdenes ejecutivas, regulaciones y tratados. Americans for Prosperity, un grupo de defensa política libertario-conservador, señala no menos de 25 políticas aprobadas por Biden que han encarecido la energía.

Es discutible hasta qué punto los altos precios de la energía se derivan de estas acciones frente a otros factores externos, como la inflación y la guerra en Ucrania. Lo que está claro es que Carter desreguló el sector del petróleo y el gas cuando se enfrentó a la escasez de suministro, lo que redujo los precios. Biden -con la excepción de liberar el suministro de la Reserva Estratégica de Petróleo- ha hecho lo contrario.

Biden podría aprender mucho del “Gran Desregulador“.

Además de liberalizar el petróleo y el gas, el ex gobernador de Georgia desreguló todo, desde los ferrocarriles y la cerveza hasta las industrias de las aerolíneas y los camiones, lo que puso a la economía estadounidense en una base mucho más sólida y ayudó a impulsar la explosión económica de la década de 1980.

El legado de Biden aún no está escrito en los libros de historia. Pero a estas alturas, la comparación Biden-Carter es injusta con Jimmy Carter.

Este artículo apareció originalmente en The Epoch Times.




  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.