El mito de que los estadios deportivos crean nuevos empleos e ingresos fiscales

Por qué los números no cuadran para los contribuyentes

En las últimas semanas han circulado rumores de que los Kansas City Chiefs están considerando mudarse de Kansas City, Missouri, a Kansas City, Kansas.

Los Chiefs han sido uno de los equipos más dominantes de la NFL durante los últimos cinco años. Y, como kansano (y nativo de Omaha, Nebraska) me considero un fan de los *Chiefs.

A pesar de ello, quiero que los Chiefs se queden fuera de mi estado. No, no es porque esté amargado por el traspaso de Tyreek Hill a los Miami Dolphins. Mi comprensión de la teoría económica y la evidencia sobre el impacto de los equipos deportivos es lo que impulsa mi deseo de mantener a los Chiefs en el "otro lado" de Kansas City.

Los equipos deportivos y la amenaza de salida

Pero, ¿por qué se irían los Chiefs? Parece que están teniendo éxito al ser alojados en Missouri. El estadio de los Chiefs, el Arrowhead, suele decirse que es el más ruidoso de la NFL. Este ruido le da a los Chiefs una fuerte ventaja sobre el campo.

En la temporada 2021, los Chiefs fueron los quintos con más asistencia de los 32 equipos. Además, Arrowhead, aunque técnicamente es antiguo, es cualquier cosa menos anticuado. En 2021 se completó una renovación de 375 millones de dólares.

Entonces, ¿por qué los Chiefs considerarían mudarse?

En realidad es bastante sencillo. Si los Chiefs pueden convencer a los políticos de Kansas City (ya sea de Missouri o de Kansas) para que mejoren un estadio actual o construyan uno nuevo con el dinero de los contribuyentes, pueden absorber los beneficios de un nuevo estadio sin costo alguno para la franquicia.

¿Y cuáles son los beneficios? Bueno, aparte del beneficio obvio de disfrutar de instalaciones más nuevas, un estadio nuevo también atrae más público. Los estudios demuestran que los nuevos estadios están relacionados con una mayor asistencia -y, por tanto, con más ingresos para el equipo- hasta una década después de su construcción.

Las nuevas instalaciones también suelen incluir nuevas "tecnologías" para captar ingresos, como diferentes tipos de asientos de lujo que ayudan al equipo a cobrar más a los aficionados interesados en verlos con estilo. Estas "tecnologías" parecen muy importantes para el valor de un equipo. Los Dallas Cowboys, por ejemplo, son el equipo más valioso de la NFL y "ocupan el primer puesto de la liga en ingresos por suites, asientos de club, patrocinios y eventos en los estadios no pertenecientes a la NFL".

Por lo tanto, si los Chiefs creen que los políticos temen que se vayan a un estadio mejor, esto podría inducirles a ceder más ingresos fiscales para nuevas instalaciones con el fin de mantener a los equipos.

Los economistas llamarían a esta amenaza búsqueda de rentas por parte de los Chiefs. Los Chiefs asumen una costosa "búsqueda" de otras viviendas y, a cambio, pueden captar riqueza.

Esta es la razón principal por la que no quiero a los Kansas City Chiefs en Kansas. Cualquier estadio que se construya para atraer a Reed, Mahomes y el resto de la pandilla saldrá de los contribuyentes de Kansas.

Pero ya puedo escuchar la respuesta: el estadio ayudará a la economía, ¿verdad? No es así.

Deportes, estadios y gasto

Entonces, ¿cómo justifican los políticos el uso del dinero de los impuestos para construir estadios? La historia es sencilla. Un equipo deportivo significa más gasto en deportes. Y más gasto en deportes significa más gasto en la ciudad. Y más gasto en la ciudad significa más puestos de trabajo e ingresos fiscales.

Pero esa lógica es mala por varias razones.

En primer lugar, los datos no se ajustan a la realidad. Como resume Michael Leeds en su libro de texto, The Economics of Sports:

Desde el trabajo pionero de Robert Baade y Richard Dye hasta las investigaciones recientes de Baade, Victor Matheson y Robert Baumann, o Dennis Coates y Brad Humphreys, los economistas han encontrado sistemáticamente pocas o ninguna prueba de que las instalaciones y los equipos afecten al nivel de empleo, los ingresos fiscales, las rentas o los salarios de una ciudad.

Así que, mito roto. Pero, ¿por qué? Bueno, lo primero que hay que tener en cuenta es que la gente que va a los partidos locales es en su mayoría gente de la ciudad. Esas personas no gastan dinero adicional en la ciudad cuando van a un evento deportivo. Gastan el dinero que habrían gastado en otro lugar de la ciudad. En lugar de un buen almuerzo, la gente va a un partido de béisbol y compra un perrito caliente.

En otras palabras, se trata de un gasto sustitutivo, no de un gasto nuevo.

¿Y qué pasa con los visitantes de fuera de la ciudad? Bueno, dado que las estadísticas no muestran ningún impacto, debe ser que este gasto no es muy significativo. Tal vez se vea superado por los fans acérrimos de los Chiefs que gastan su dinero en otras ciudades durante los partidos fuera de la ciudad.

Pero ésta ni siquiera es la razón más importante por la que los estadios no ayudan a la economía. Incluso si un nuevo equipo deportivo creara nuevos gastos, empleos e ingresos fiscales, esto no significaría que la ciudad experimentara un crecimiento económico.

Para entender por qué, consideremos la explicación de Frédéric Bastiat sobre la falacia de la ventana rota. La parábola de Bastiat explica por qué el gasto por sí mismo no es necesariamente una bendición para la economía.

Imaginemos que un vándalo rompe la vitrina del propietario de una tienda. El propietario de la tienda tiene que utilizar el dinero para comprar un nuevo escaparate. La compra de una nueva vitrina le da trabajo a un cristalero, que ahora tiene más dinero para comprar otra cosa y crear más puestos de trabajo.

Así que si queremos una forma sencilla de hacer crecer la economía al tiempo que añadimos ingresos y puestos de trabajo, deberíamos ir por ahí rompiendo vitrinas, ¿verdad?

A estas alturas ya debería estar sonando una alarma en tu cabeza. Aqui hay algo que esta está mal.

El problema es que este ejemplo ignora lo que se pierde al crearle trabajo al cristalero. El propietario de la tienda tiene ahora menos dinero para gastar o ahorrar. Tal vez eso signifique que para sustituir la vitrina el dueño de la tienda debe renunciar a comprarse un traje nuevo. O tal vez el dinero utilizado para el la vitrina se hubiera puesto en el banco para ser prestado a un nuevo negocio.

Así que ahora, no sólo el sastre de trajes o el prestatario pierden esos ingresos potenciales, sino que el dueño de la tienda tiene que conformarse con la peor situación de utilizar el dinero para reponer algo roto.

Esta idea de lo más valorado a lo que se renuncia con una determinada acción es lo que los economistas llaman coste de oportunidad.

Y mientras el trabajo realizado para el cristalero se ve, el coste de oportunidad de un traje nunca comprado pasa desapercibido. (Por eso es tentador creer en la virtud de los cristales rotos).

Este mismo principio ocurre cuando se traen equipos deportivos a la ciudad. Es posible, en teoría, que un nuevo equipo deportivo genere más gasto y, por tanto, ingresos y puestos de trabajo. Pero esto no tiene en cuenta todas las oportunidades a las que renuncian los contribuyentes cuando financian un nuevo estadio, oportunidades que habrían sido más productivas que el estadio.

Por tanto, no sólo no hay un impacto positivo real de las instalaciones deportivas y los equipos, sino que hay un impacto negativo por el costo de oportunidad que pierden los contribuyentes.

Traer el equipo de casa a casa

Así que, amigos de Kansas, deberíamos alegrarnos de que los Chiefs se queden por los lados de Missouri.

Los fanáticos acérrimos de Kansas pueden estar angustiados. ¿Hay alguna manera económicamente sensata de traer a los Chiefs a casa?

Scott Beyer, director general de Market Urbanism Report, sugiere que la NFL siga el ejemplo de las universidades.

Al igual que las reglas de las horas extras y el hecho de tener equipos en Nebraska, hay cosas en las que el fútbol universitario es mejor que la NFL. La financiación de los estadios es una de esas cosas. Beyer señala que muchos estadios de fútbol universitario se financian mediante la recaudación de fondos de los aficionados.

En lugar de aumentar los impuestos a los que no son aficionados al fútbol, una recaudación voluntaria de fondos garantiza que el dinero utilizado para construir los estadios proceda de aficionados que realmente valoran el nuevo estadio. Además, una norma de recaudación de fondos voluntaria reducirá el deseo de un equipo de buscar rentas de diferentes jurisdicciones políticas.

Así que, en resumen, a menos que los habitantes de Kansas inicien una recaudación de fondos para atraer a los Chiefs, mi mensaje para los Chiefs es claro: ¡por favor, manténganse fuera de Kansas!