VOLVER A ARTÍCULOS
martes, octubre 22, 2019

El mito de la extinción del Oso Polar

La historia del resurgimiento de la población de osos polares debe ser aplaudida.


Muchos de nosotros vimos el video viral con horror. Un oso polar hambriento buscando comida en tierra estéril, sus costillas visibles bajo una amarillenta bata blanca.

“Así es como se ve el cambio climático”, señaló National Geographic.

La revista explicó que debido al derretimiento del hielo marino, precipitado por el cambio climático, más mamíferos de estos se están muriendo de hambre. Apuntaron a un nuevo estudio en Science que sugiere que los osos polares requieren una ingesta calórica mucho mayor en su dieta de lo que se creía anteriormente.

El video, filmado por los fotógrafos Paul Nicklen y Cristina Mittermeier en Somerset Island, provocó protestas por la destrucción de los osos polares debido al calentamiento global.

Las imágenes fueron vistas por 2.500 millones de personas, según estimaciones de National Geographic. El video sigue siendo el más visto en la página web de National Geographic.

Lo que siguió

Mientras muchos recuerdan las imágenes del oso polar, pocos son conscientes de lo que ocurrió después.

Como Michele Moses explicó recientemente en The New Yorker, los científicos acusaron a National Geographic de “no estar al tanto de los hechos”. No había evidencia, muchos señalaron, de que la condición del oso fuera el resultado del cambio climático. El oso simplemente podría haber estado  viejo, enfermo o sufrir de una enfermedad degenerativa.

Mittermeier lo admitió un año después:

“No puedo decir que este oso se estaba muriendo de hambre debido al cambio climático”, escribió en National Geographic. 

Tal vez cometimos un error al no contar la historia completa, que estábamos buscando una imagen que predijera el futuro y que no sabíamos lo que le había pasado a este oso polar en particular.

El oso polar como símbolo

Mittermeier buscaba pruebas visuales del futuro que imaginaba, un futuro devastado por el cambio climático. Y ese día encontró una en un oso hambriento.

Como señala Moses de The New Yorker, los osos polares se han convertido en una “imagen indiscutible del cambio climático”.

“La historia del cambio climático se ha contado, en parte, a través de imágenes de osos polares”, escribe Moses. “Y no es de extrañar: en su brillante y helado hábitat, reflejan la belleza del otro mundo que el aumento de la temperatura amenaza con destruir”.

Esa imagen de un solo oso hambriento podría decirse que hizo más para avanzar en el tema del cambio climático de lo que cualquier libro blanco o informe del IPCC podría haber hecho. Desafortunadamente, las imágenes nos dicen relativamente poco sobre el verdadero estado de la población de osos polares.

Lo que dicen los números

Aunque no faltarán titulares que declaren que los osos polares se enfrentan a la extinción, los números cuentan una historia diferente.

El estado del Informe Polar 2018 sitúa el  nuevo estimado del punto medio global [de la población de osos polares] en más de 30.000.

Las estadísticas de los grupos de conservación y del gobierno muestran que la población de osos polares es aproximadamente cinco veces mayor que en la década de 1950 y tres o cuatro veces mayor que en la década de 1970, cuando los osos polares estaban protegidos por los tratados internacionales.

De hecho, aunque los osos polares fueron puestos bajo la protección de la “Ley de Especies en Peligro” en 2008 por la preocupación de que sus zonas de caza en el Ártico estuvieran siendo reducidas por el calentamiento del clima, la población de osos polares ha permanecido estable durante las últimas tres décadas.

En 1984, la población de osos polares se estimaba en 25.000 individuos. En 2008, cuando los osos polares fueron designados como una especie protegida, The New York Times señaló que el número se mantuvo estable : “Hay más de 25.000 osos en el Ártico, 15.500 de los cuales deambulan por el territorio de Canadá”.

Las nuevas estimaciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza muestran un punto medio estimado de 26.500 (rango: 22.000 a 31.000) en 2015. En El Estado del Informe Polar 2018, la zoóloga Susan J. Crockford dice que las actualizaciones de los datos de la UICN sitúan la nueva estimación del punto medio mundial en más de 30.000.

Incluso aceptando la cifra más baja, la estimación es la más alta desde que el oso polar se convirtió en un oso protegido internacionalmente en 1973.

La salud de la población de osos polares va en contra de las predicciones de los estudiosos que han dicho que dos tercios de los osos polares desaparecerán en las próximas décadas debido al calentamiento de las temperaturas y al derretimiento del hielo marino en el Ártico.

La buena noticia es que los osos polares están prosperando es poco probable que atraiga tanta atención como las imágenes de un oso polar hambriento buscando comida en Somerset Island. Sin embargo, la historia de una población de osos polares resurgente merece ser contada y aplaudida.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.