VOLER A ARTÍCULOS
martes, octubre 19, 2021

El mensaje oculto en las películas de Scream: el victimismo es tóxico

Scream ha vuelto y su mensaje de empoderamiento personal también.

Image Credit: Mirimax (via YouTube)

Cada octubre me doy un atracón de películas de terror. Nunca me describiría como una “fanática” del cine de terror, pero puedes apostar que cuando los colores del otoño están en plena expansión y las calabazas comienzan a aparecer en el vecindario, estoy viendo Bala de Plata, El Resplandor, El Exorcista y tal vez incluso algunas películas de slasher como Viernes 13. No recuerdo cuándo empezó esta tradición, ni por qué.

Una de las favoritas de siempre es Scream y sus tres secuelas (y una serie de MTV que se emitió entre 2015 y 2019 que en realidad era bastante buena).

Ahora, cuando las películas originales se estrenaron a finales de los 90, pensé que eran espantosas. (Era difícil superar que el asesino caminara con una capa a plena luz del día). Hoy en día no pienso así, por lo que tengo toda la intención de ir a ver la última entrega: Scream 5, cuyo estreno está previsto para enero. El tráiler de la nueva película acaba de salir y pondrá la piel de gallina a los aficionados al terror.

La película tiene una pinta estupenda y parece contar con muchos de los mismos personajes, elementos argumentales y temas que sus predecesoras. Esto es alentador, porque los temas que se encuentran en las películas originales cuentan una historia importante sobre el bien y el mal, la fuerza y la debilidad.

Empoderamiento frente a victimismo

Hace unas noches volví a ver las películas de Scream hasta altas horas de la madrugada y me di cuenta de un tema en el que no había reparado antes. Dos temas, en realidad: el empoderamiento y la toxicidad del victimismo. Los asesinos en estas películas …. ALERTA DE SPOILER

…..

…..

….

…. Billy Loomis, “Debbie Salt”, Roman Bridger y Jill Roberts sufren lo que hoy llamaríamos una mentalidad de víctimas. El mundo les ha quitado algo y ellos planean obtener lo que les corresponde a cambio, cortando y apuñalando a gente inocente.

A lo largo de las películas vemos a los personajes jugar con una pregunta: ¿quién es el culpable de la carnicería que presenciamos en la pantalla? ¿Qué ha hecho que los asesinos sean lo que son y hagan lo que hacen? Durante la gran revelación de Scream, Sidney Prescott (Neve Campbell), la heroína de las películas, plantea esta cuestión a Loomis y a su molesto y llorón cómplice, Stu Macher (Matthew Lillard).

Sidney Prescott: “Malditos enfermos. Han visto demasiadas películas.

Billy Loomis: Sid, no culpes al cine. Las películas no crean psicópatas. Las películas hacen que los psicópatas sean más creativos.

El tema vuelve a surgir en Scream 2, cuando el personaje de Sarah Michelle Gellar, Cici, cuestiona la idea de que un asesinato en una sala de cine fue el resultado de una película de terror que mostraba los asesinatos de Woodsboro.

Profesor de cine: Se podría decir que lo que ocurrió en ese cine fue un resultado directo de la propia película.

Cici: Eso es tan típico de la Mayoría Moral. No se puede culpar de la violencia en la vida real al entretenimiento.

Chico de la clase de cine #1: Sí se puede. ¿No ves nunca las noticias?

Chico de la clase de cine #2: ¿Hola? El asesino llevaba una máscara de fantasma como en la película. Es directamente responsable.

Cici : No, no lo es. Las películas no son responsables de nuestros actos.

Es una pregunta sorprendentemente filosófica para una película de terror: ¿quién es responsable de nuestros actos (en este caso, del asesinato)? ¿Hasta qué punto son culpables de un acto las personas que no están implicadas? La segunda película no acaba de darnos la respuesta a estas preguntas. Hasta Scream 3 no conseguimos ver con claridad quién es el culpable.

En esta película, conocemos la triste historia del asesino número tres. Roman Bridger, el director de la última película de Stab (películas ficticias basadas en los asesinatos ficticios), fue abandonado por su madre, Maureen Prescott (Roberts de soltera), la madre de Sidney. Tras localizar a la señora Prescott, su madre le dijo a Bridger que no quería saber nada de él. Ella tenía una nueva vida y su antigua vida era historia. En represalia, nos enteramos, Bridger consiguió que Billy Loomis (el asesino de Scream) matara a Maureen Prescott revelando que tenía una aventura con el padre de Billy, precipitando la posterior carnicería.

Esta trama puede parecer una mala telenovela, pero esa no es la cuestión. La cuestión es que Bridger se cree una víctima y culpa a Sidney Prescott de su dolor.

Bridger: Vas a pagar por la vida que me robaste, Sid. Por la madre, y la familia, y el estrellato, ¡y maldición, por tener todo lo que debería haber sido mío!

Sidney: Oh, por qué no lo superas y dejas de quejarte. Ya he oído toda esta mi**da antes. ¿Sabes por qué matas a Roman? ¿Lo harías? Porque tú lo eliges. ¡No hay nadie más a quien culpar!

Porque tú lo eliges.

La idea de que las personas son responsables de sus actos no es nada novedosa. Sin embargo, es una idea que hoy en día está pasando de moda, ya que la gente busca cada vez más culpar a las fuerzas externas de sus circunstancias.

Por eso, el Dr. Jordan B. Peterson, autor del best-seller 12 Reglas para Vivir, deja claro que la regla más importante para la vida es muy sencilla: toma el control de tu vida.

Esto es algo que Sidney aprendió claramente y los antagonistas de las películas no.

En Scream 4, Sidney, que ahora es una exitosa autora de autoayuda que promociona un libro, confiesa que durante años culpó a los demás de su dolor y se vio a sí misma como una víctima.

“Eso era inaceptable para mí”, dice en una pequeña librería. “Así que me senté y empecé a escribir un nuevo papel que fuera mío. Un papel para una mujer que deja atrás los muros del miedo y sale de la oscuridad”.

Es un claro mensaje de autoafirmación. No se trata de negar que Sidney fue agredida. Lo fue. Su madre fue asesinada. Luego su mejor amiga. Y su novio intentó matarla (la primera de varias personas que lo intentaron). Pero se niega a dejar que estas cosas la definan, lo cual es la clave del empoderamiento.

“La adversidad puede crear resiliencia y el trauma suele inspirar el crecimiento personal”, escribe la psicóloga de la Universidad de Stanford, Kelly McGonigal.

El agente publicitario de Sidney tiene una visión diferente de las cosas. Alentada por una nueva racha de asesinatos en Woodsboro, le dice a Sidney que las ventas de su libro se dispararán si consigue desempeñar su papel: el de víctima.

“Sidney, acepta tu situación. Eres una víctima, de por vida. Acéptala. Aprovéchala”, le dice el publicista.

Sidney se muestra incrédula. “¿Has leído mi libro?”

Despide al agente publicitario, quien más tarde recibe su merecido: un final aciago en un oscuro estacionamiento a manos de un asesino enmascarado.

“Por supuesto que tengo un arma”

La próxima vez que vea las películas de Scream, préstale atención a cómo los personajes -héroes y asesinos por igual- se enfrentan a la adversidad y abordan la responsabilidad personal. Además de un elevado número de cadáveres, encontrarás una lección sobre cómo la autosuficiencia da poder y cómo el victimismo consume.

No sabemos con certeza si Scream 5 mantendrá este mensaje de empoderamiento personal, pero a juzgar por el tráiler, es una apuesta bastante segura.

En un momento del tráiler, Dewey (David Arquette) le dice a Sidney que “está pasando” de nuevo.

“Tres ataques hasta ahora”, le dice Dewey. “¿Tienes un arma?”

“Soy Sidney Prescott”, responde ella. “Por supuesto que tengo un arma”.


  • Jonathan Miltimore is the Editor at Large of FEE.org at the Foundation for Economic Education.