VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, junio 12, 2022

El economista cuya teoría predijo las actuales llamadas a la censura en los años 70

El economista ganador del Premio Nobel, Ronald Coase, escribió un artículo en 1974 que implícitamente predijo la creciente popularidad de la censura entre la clase intelectual.

Crédito de la imagen: Wikimedia CC BY

Tras la aceptación de la oferta de compra de Twitter por parte de Elon Musk, el Departamento de Seguridad Nacional desveló sus planes para crear un consejo de gobernanza de la “desinformación”. La compra de Musk no es definitiva y el consejo de gobierno está ahora en pausa, pero la reacción a estos acontecimientos ha sido reveladora.

Cabría esperar que los profesionales del mercado de las ideas estuvieran preocupados por el hecho de que una agencia gubernamental vigilara el discurso. Curiosamente, muchos grupos que históricamente han defendido la libertad de expresión contra la interferencia parecen lentos (o ausentes) en la respuesta.

Los miembros de la industria del periodismo han reaccionado negativamente al apoyo vocal de Musk a la libertad de expresión. Su compra es “peligrosa” y su compromiso con la libertad de expresión hará que la gente sea “silenciada“.

Mientras tanto, Associated Press atacó a Musk por querer la libertad de expresión, alegando que este deseo era inconsistente con el hecho de que ha criticado a la gente en el pasado.

Esta afirmación de AP confundió a muchos, ya que la crítica es obviamente compatible con la libertad de expresión.

La revista Time expresó su oposición a Musk desde otro ángulo, tratando de desprestigiar su obsesión de “hermano tecnológico” con la libertad de expresión

Los redactores de CNN elaboraron el sugerente titular “Twitter se ha concentrado en ‘conversaciones saludables’. Elon Musk podría cambiar eso”.

En The Conversation, Filippo Menczer, profesor de informática y ciencias de la computación en la Universidad de Indiana, sostiene que la idea de John Milton de un mercado de ideas sin censura es anticuada y pide un “arbitraje” de las redes sociales. Y por supuesto, este arbitraje no es censura. ¿Por qué piensa así?

Otro profesor que escribe para The Conversation, Jaigris Hudson, sostiene que el impulso a la libertad de expresión de Elon Musk hará que el discurso sea menos libre porque si se permite el lenguaje duro algunas personas dejarán de hablar. Este artículo, junto con este artículo del Washington Post y el tuit de AP, subraya un tema consistente de confundir la libertad de expresión con la libertad de crítica.

La burócrata principal de la junta de desinformación “pausada” del gobierno, Nina Jankowicz, también desea que Twitter se mueva en otra dirección. Jankowicz se pregunta: ¿por qué no permitir que las cuentas verificadas editen los tuits de las personas que utilizan la libertad de expresión de forma demasiado peligrosa?

Aunque no es raro que burócratas militares de alto nivel como Jankowicz deseen la censura, los académicos y los periodistas han sido durante mucho tiempo defensores incondicionales de la importancia de un mercado de ideas sin censura. Durante mucho tiempo, las universidades y los periódicos se consideraron lugares donde se podían debatir públicamente los medios y los fines controvertidos. “La verdad saldrá a la luz” era la última defensa de estas instituciones contra las llamadas a la censura.

Esta defensa del mercado de ideas era tan universal entre la clase intelectual profesional que inspiró al economista ganador del Premio Nobel, Ronald Coase (1910-2013), a escribir un artículo tratando de explicar por qué esto era así. Y, utilizando este mismo documento, podemos ver que Coase predijo implícitamente la creciente favorabilidad de la censura entre la clase intelectual profesional.

El mercado de bienes frente al mercado de ideas

En un documento de 1974, Coase, profesor de economía de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago, Clifton R. Musser, reflexionaba sobre un interesante enigma. Los intelectuales profesionales se esfuerzan enormemente en destacar por qué el mercado de bienes y servicios requiere regulación. Mientras tanto, esos mismos intelectuales suelen argumentar que el mercado de las ideas debería estar libre de regulación.

Entonces, ¿por qué esta asimetría?

Para responder a este enigma, Coase descartó primero dos explicaciones populares pero erróneas de esta paradoja.

La primera explicación es que los mercados de bienes y servicios pueden tener fallas de mercado. Por ejemplo, si los compradores y vendedores de gasolina no tienen que pagar por la contaminación que genera la gasolina, comprarán y venderán demasiado a costa de los que sufren la contaminación.

Sin embargo, el problema de esta explicación es evidente. También puede haber fallas en el mercado de las ideas. Incluso si es correcto que la mejor idea ganará, es obvio que la mejor idea no siempre ganará inmediatamente. La contaminación en el mercado de las ideas, como la desinformación, también es posible.

En otras palabras, el mercado de ideas también tiene fallas de mercado. Según este criterio, ambos tipos de mercado deberían estar regulados, o ninguno.

La segunda explicación errónea de por qué los intelectuales profesionales defienden el mercado de las ideas de la regulación es que el discurso no regulado es necesario para que la democracia funcione. Esta explicación suena bien al principio, ¿qué tiene de malo?

Bueno, el mercado de bienes y servicios también es necesario para que la democracia funcione. Como dice Coase,

Para la mayoría de las personas en la mayoría de los países (y quizás en todos los países), el suministro de alimentos, ropa y vivienda es mucho más importante que el suministro de las “ideas correctas”, incluso si se supone que sabemos cuáles son.

Así que el hecho de que las buenas ideas sean necesarias para una democracia que funcione no puede ser una explicación de por qué el mercado de las ideas no debe estar regulado, ya que los intelectuales profesionales están a favor de la regulación de los bienes y servicios que también son necesarios para una democracia que funcione.

La asimetría se mantiene.

Coase termina su ensayo resolviendo la paradoja. ¿Por qué los intelectuales profesionales defienden el mercado de las ideas contra la regulación, pero no el mercado de bienes y servicios?

El mercado de las ideas es el mercado en el que el intelectual desarrolla su actividad. La explicación de la paradoja es el interés propio y la autoestima. La autoestima lleva a los intelectuales a magnificar la importancia de su propio mercado. Que se regulen a los demás parece natural, sobre todo porque muchos de los intelectuales se ven a sí mismos como reguladores.

Así, el mercado de las ideas es el mercado controlado por los intelectuales. Consideran su mercado como una vocación superior y más importante. El mercado de bienes y servicios, en su opinión, es menos importante y más corrupto.

Las masas toman el mercado de las ideas

Entonces, ¿cómo predice la explicación de Coase las crecientes peticiones de censura en el mercado de las ideas?

Recordemos la explicación que dio Coase. Los intelectuales profesionales consideraban que el mercado de las ideas estaba por encima de la regulación porque controlaban el mercado.

Pero los tiempos han cambiado desde que Coase escribió su artículo en 1974.

Internet revolucionó el panorama del mercado de ideas. Ya no es cierto que los que tienen buenas credenciales sean los que más influyen en el mercado de las ideas. Los últimos años se han caracterizado por el dominio del mercado de las ideas por parte de los creadores en YouTube, los podcasts y, más recientemente, Substack.

Ahora que el mercado de las ideas ya no está dominado por el mundo académico y la industria del periodismo, los miembros de esos grupos ya no tienen los mismos incentivos para frenar la regulación de la industria.

De hecho, como en muchas industrias, puede ser beneficioso para los titulares regular la competencia. Al fin y al cabo, si la gente obtiene sus nuevos comentarios de Joe Rogan y no de CNN, eso perjudica los resultados de CNN.

Así que, aunque Coase no previó la descentralización del mercado de las ideas en su obra, la lógica de su documento ofrece una clara predicción. Si los que llevan las riendas del mercado de las ideas pierden el control, es seguro que habrá peticiones de regulación. Y esto es exactamente lo que estamos viendo.




  • Peter Jacobsen es un Escritor Asociado en la Fundación para la Educación Económica.