El "autoritarismo" podría ser necesario para luchar contra el cambio climático, según estudio de Cambridge

Son muchas las verdaderas amenazas a las que se enfrenta la humanidad. Ninguna de ellas requiere autoritarismo o la vulneración de las libertades civiles.

Un reciente estudio publicado en American Political Science Review, una revista académica trimestral revisada por colegas y publicada por la Universidad de Cambridge, comienza con una pregunta provocadora: "¿Es el poder autoritario alguna vez legítimo?"

Para muchos, la respuesta es claramente no, reconoce el autor del estudio, Ross Mittiga, profesor asistente de Teoría Política en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Pero Mittiga, en el resumen del estudio, sugiere lo contrario:

"Mientras que, en condiciones normales, el mantenimiento de la democracia y los derechos suele ser compatible con la garantía de la seguridad, en situaciones de emergencia pueden surgir, y a menudo surgen, conflictos entre estos dos aspectos de la legitimidad. Un ejemplo destacado de ello es la pandemia de COVID-19, durante la cual las severas limitaciones a la libre circulación y asociación se han convertido en técnicas legítimas del gobierno. El cambio climático supone una amenaza aún más grave para la seguridad pública. En consecuencia, sostengo, la legitimidad puede requerir un enfoque igualmente autoritario".

¿"Argumenta explícitamente a favor de un gobierno autoritario"?

El estudio llamó la atención de Alexander Wuttke, un usuario de Twitter quien estudia el comportamiento político en la Universidad de Mannheim (Alemania).

"En mi lectura, se argumenta explícitamente que debemos anteponer la acción climática a la democracia y adoptar un gobierno autoritario si las democracias no actúan frente al cambio climático", tuiteó Wuttke.

En un extenso hilo, Wuttke explicó por qué no está de acuerdo con Mittiga.

"Estoy realmente desconcertado sobre los orígenes de esta intuición antidemocrática que parece dar lugar a todo el esfuerzo de explorar si debemos sacrificar la democracia en aras de un bien superior", dice Wuttke en un momento. "El artículo sostiene que las crisis no sólo pueden legitimar sino que pueden requerir un gobierno autoritario. Esto no es cierto. Las democracias han luchado contra la pandemia sin renunciar a ser democráticas".

En una rara (y refrescante) muestra de civismo en Twitter, Mittiga dijo que apreciaba los pensamientos de Wuttke y le agradeció "su buena voluntad al compartir estos comentarios conmigo antes de publicarlos". En su propio hilo, Mittiga trató de abordar lo que, según él, eran "varias caracterizaciones erróneas o confusiones" en los comentarios de Wuttke.

"La cuestión relevante no es si renunciar a la democracia es de alguna manera necesario para abordar la emergencia (en este caso, COVID-19). Está claro que no lo era, y desde luego nunca lo he sugerido en el documento", explica Mittiga en un momento dado. "Más bien, la verdadera cuestión -la que se acerca a lo que intenté argumentar- es si las democracias han abordado la emergencia de forma puramente democrática y respetuosa con los derechos. La respuesta es, por supuesto, que no lo han hecho".

¿Las naciones "menos legítimas" evitan el autoritarismo?

Para quienes estén interesados en captar el matiz de las diferencias entre lo que Mittiga dice que quiso decir en el estudio y lo que Wuttke cree que escribió, sugiero una cuidadosa revisión de sus hilos (y del propio estudio).

Sin embargo, la propia descripción de Mittiga habla por sí misma. Dice que el COVID-19 dio lugar claramente a "severas restricciones a los derechos de libre circulación, asociación, práctica religiosa e incluso expresión", todas ellas "de naturaleza autoritaria, aunque, diría, a menudo han sido no obstante legítimas".

Mittiga explica entonces que los gobiernos que no tomaron medidas autoritarias para mitigar la amenaza de COVID son percibidos como "menos legítimos". (Piensa aquí en los gobiernos de Trump o Bolsonaro)".

"Creo que lo mismo ocurre con respecto al cambio climático", explica Mittiga. "Aquellos gobiernos que son capaces pero no están dispuestos a afrontar la crisis climática -que supone una de las mayores amenazas a la seguridad que jamás hayamos afrontado- son, por esa razón, menos legítimos".

Independientemente de los matices que Wuttke pueda haber pasado por alto en el estudio de Mittiga, está claro que Mittiga está argumentando, de hecho, que los gobiernos "legítimos" deberían rehuir los principios democráticos y las libertades civiles y abrazar el autoritarismo para enfrentarse a retos como el cambio climático.

La lección de las crisis

Digan lo que quieran sobre la propuesta de Mittiga -que es miope y peligrosa- su lógica es sólida. Si los gobiernos "legítimos" adoptan medidas autoritarias para combatir una pandemia mortal que supone una verdadera amenaza para los seres humanos, ¿por qué no deberían adoptar medidas autoritarias para combatir el cambio climático, el cual muchos sostienen supone una amenaza aún mayor?

Hay un meme popular entre los libertarios: "Si le permites a los políticos infringir la ley durante las emergencias, ellos crearán una emergencia para infringir la ley".

Es una opinión cínica, sin duda, pero contiene más de un grano de verdad. Los progresistas llevan mucho tiempo frustrados con el sistema estadounidense, que fue diseñado para dispersar el poder centralizado, algo que temían por encima de todo.  

"La acumulación de todos los poderes, el legislativo, el ejecutivo y el judicial, en las mismas manos, ya sea de uno, de unos pocos o de muchos, y ya sea hereditario, autodesignado o electivo, puede pronunciarse con justicia como la definición misma de la tiranía", escribió James Madison en The Federalist Papers.

Por esta razón, los Fundadores crearon un sistema federalista (descentralizado) con numerosos controles y equilibrios. Ese sistema perduró obstinadamente durante generaciones, pero a lo largo del siglo XX los controles y equilibrios se erosionaron, no tanto lentamente como de forma esporádica.

En su libro Crisis and Leviathan, el economista Robert Higgs señala que hay un patrón en la erosión de los límites constitucionales al poder: se producen durante las crisis. En 2020, la crisis fue la pandemia, que precipitó los cierres y las infracciones más generalizadas de la libertad económica en la historia de EE.UU. (que vio cómo el 1% superior acumulaba un porcentaje récord de riqueza).

Mittiga no se equivoca cuando afirma que la pandemia dio lugar a "restricciones autoritarias a los derechos de libre circulación, asociación, práctica religiosa e incluso expresión". Pero quizá no se dé cuenta de que esto forma parte de un patrón. Como muestra Higgs, la erosión de las libertades civiles y los mayores acaparamientos de poder de la historia se produjeron durante períodos de crisis.

La Primera Guerra Mundial trajo consigo el reclutamiento, la represión de la expresión "desleal", una propaganda gubernamental sin precedentes, las escalofriantes redadas Palmer y mucho más. La Gran Depresión dio lugar al New Deal. La Segunda Guerra Mundial trajo (de nuevo) el reclutamiento y los campos de internamiento de japoneses, y mucho más. Corea trajo la nacionalización de las fábricas de acero. Los atentados del 11-S dieron lugar a la Guerra contra el Terrorismo y a la Ley Patriótica.

Estos no son los únicos ejemplos. Lo importante es que las crisis han servido históricamente de catalizador del autoritarismo y, como señala Higgs, los poderes de emergencia suelen persistir mucho después de que la emergencia haya remitido.

Higgs se refiere a este fenómeno como "el efecto trinquete", que sugiere que los gobiernos simplemente carecen de la voluntad o la capacidad de hacer retroceder el poder burocrático reforzado por necesidades supuestamente temporales, dando credibilidad a la profética advertencia de James Madison de que un pueblo libre sería sabio para protegerse contra "el viejo truco de convertir cada contingencia en un recurso para acumular fuerza en el gobierno".

Nada de esto quiere decir que el cambio climático no exista o que la pandemia del COVID-19 no sea un problema grave, como tampoco lo es decir que la Gran Depresión, la Primera Guerra Mundial, los atentados del 11-S y la Segunda Guerra Mundial no fueran problemas graves.

Cada uno de estos acontecimientos fue verdadero y tuvo consecuencias. Sin embargo, ninguno de estos acontecimientos justifica el autoritarismo o la violación de las libertades civiles.

Una breve lectura de la historia muestra que siempre habrá una crisis, un conflicto o una catástrofe a la vuelta de la esquina que los gobernantes utilizarán como pretexto para violar las mismas libertades que se supone que los gobiernos deben proteger, y si no hay ninguna, puedes apostar que encontrarán una.