El 1% más rico en EE.UU. posee una cantidad récord de riqueza. Te explicamos lo que ocurre y por qué

Parece que el año 2020 fue un caso perfecto del efecto Cantillon, pero con un giro.

En abril de 2020, Peter R. Orszag, director general de asesoramiento financiero de Lazard, hizo una predicción en un artículo de Bloomberg.

"La pandemia de Covid-19 nos dejará probablemente con una economía en la que las empresas más grandes desempeñen un papel más amplio, representando una mayor parte tanto del empleo como de los ingresos", escribió Orszag, que anteriormente fue Director de la Oficina de Gestión y Presupuesto del Presidente Obama.

Sería la versión empresarial del efecto Mateo: los fuertes se harían más fuertes. Casi 15 meses después, los datos económicos de la Reserva Federal muestran que Orszag tenía razón. Los fuertes se hicieron más fuertes y mucho más ricos.

Un gran año para los ricos (especialmente el 1%)

Los datos recientemente publicados por la Reserva Federal muestran que el 1% de los más ricos poseen ahora el 32.1% de toda la riqueza de Estados Unidos. Se trata del mayor porcentaje de riqueza que ha tenido el 1% más rico desde que la Reserva Federal comenzó a publicar los datos en 1989 (véase más abajo).

Esto supone un aumento de casi el 20% con respecto al periodo posterior a la crisis financiera de 2007-2008 y de casi el 35% con respecto a 1990.

Estos datos no deberían sorprendernos. Hace un año, mientras las pequeñas empresas eran asoladas por los cierres, expertos como Jim Cramer señalaban que estábamos asistiendo a "una de las mayores transferencias de riqueza de la historia". Mientras las pequeñas empresas caían "como moscas", observaba el presentador de Mad Money, EE.UU. estaba presenciando "la primera recesión en la que las grandes empresas... están saliendo prácticamente ilesas, si es que no van terminar mucho mejor".

Sin embargo, no sólo los súper ricos se han enriquecido. Como informó recientemente el Wall Street Journal, los datos muestran que la mayoría de los estadounidenses se enriquecieron en 2020, especialmente los hogares ricos.

"Los hogares estadounidenses añadieron $13.5 billones de dólares a su patrimonio el año pasado, según la Reserva Federal, el mayor aumento en los registros en tres décadas", informó el Wall Street Journal. "Muchos estadounidenses de todo tipo pagaron sus deudas de tarjetas de crédito, ahorraron más y refinanciaron hipotecas más baratas. Eso desafió las convenciones de anteriores recesiones económicas. En 2008, por ejemplo, los hogares estadounidenses perdieron $8 billones de dólares".

Este aumento del patrimonio, sin embargo, no se dispersó uniformemente. Los hogares más ricos -el 20% superior- representaron casi $10 billones de dólares de los $13.5 billones de la nueva riqueza creada en 2020, según los datos.

La forma en que esto sucedió es bastante clara. Para evitar un colapso económico, una vez que enormes franjas de la economía fueron cerradas por los cierres del gobierno, los EE.UU. pidieron prestado, gastaron y prestaron billones de dólares.

"[Estas acciones] impulsaron gran parte del inesperado auge del mercado de valores", escriben los periodistas del WSJ, Orla McCaffrey y Shane Shifflett. "Los tipos de interés más bajos atrajeron a más inversionistas a las acciones; los trabajadores atrapados en casa probaron suerte en el comercio y los gigantes tecnológicos ganaron aún más terreno durante el cierre".

¿El resultado? Wall Street (es decir, el mercado de valores) se convirtió en el mayor generador de la nueva riqueza de los hogares, representando cerca de la mitad de toda la nueva riqueza. Si bien es cierto que el gobierno federal dejó caer unos $850.000 millones de dólares en cheques de estímulo que fueron a parar a las familias de bajos ingresos y de clase media, los estadounidenses ricos fueron, por mucho, los mayores beneficiarios de la bonanza del gasto.

"Los estadounidenses que más ganaron durante 2020 fueron los que tenían mucha más riqueza para empezar", señala el Wall Street Journal. "Las casas, las acciones y las cuentas de jubilación -que las personas más ricas tienen más probabilidades de poseer- subieron de valor y es probable que esos aumentos perduren".

Un caso perfecto del efecto Cantillon

Para las personas preocupadas por la desigualdad y la equidad básica, el escenario descrito anteriormente es alarmante, quizás incluso exasperante. Pero, una vez más, no debería sorprendernos.

Hace más de un cuarto de milenio, Richard Cantillon sugirió que la impresión de dinero nuevo no afecta a todos por igual. El economista irlandés-francés esbozó cómo el aumento de los precios impacta en los distintos sectores económicos de manera diferente, según el momento en que el dinero llega a cada sector.

En un artículo de 2018 sobre el efecto Cantillon, la economista Jessica Schultz explicó que los primeros de la fila (por así decirlo) se benefician más de las infusiones repentinas de dinero.

"[Los] primeros sectores en recibir el dinero recién creado disfrutan de mayores beneficios, ya que sus salarios aumentan, pero los costos generales siguen siendo bajos", escribió Schultz, becaria predoctoral de la Oficina Nacional de Investigación Económica. "Por otro lado, los últimos sectores en los que suben los precios (donde hay más fricción económica) se enfrentan a costos más altos mientras siguen produciendo a precios más bajos".

En el siglo XXI, la velocidad con la que esto ocurre es sorprendente. Schulz ofreció un ejemplo hipotético de cómo responde el sector financiero a las enormes inyecciones de efectivo.

"Supongamos que la Reserva Federal decide bajar los tipos de interés (ampliando la oferta de dinero en la economía). Poco después de que la Fed haga su anuncio, los inversionistas anticipan nuevas ganancias por el aumento de la inversión. De hecho, una vez que unos pocos se enteran de las intenciones de la Fed, los inversionistas esperan que los precios suban, tanto si se basan en algoritmos como en rumores para su información. Los inversionistas acuden en masa a los mercados financieros con la esperanza de llegar primeros; si pueden comprar acciones mientras los precios son todavía bajos, pueden cosechar enormes beneficios una vez que los precios suban.

Sin embargo, el aumento repentino de la demanda de acciones en el mercado financiero hace subir los precios de los activos y esto sucede rápidamente. En cuestión de minutos -incluso de segundos-, el aumento previsto del nivel de precios se ha incorporado a los mercados financieros. El primer lugar donde se siente la "inflación" es en el mercado financiero.

Esto significa que las personas que más invierten en el mercado son las primeras en beneficiarse de la inflación".

Esto es precisamente lo que ocurrió en 2020. Las personas con más riqueza pudieron engullir acciones (y otros activos), apostando por precios más altos más adelante (en forma de inflación). Sin embargo, no se trataba sólo de especulación financiera.

Inclinando el terreno

Muchas corporaciones se encontraban en una posición envidiable, en medio de la recesión, porque sus competidores estaban marginados por las restricciones de la pandemia. Por ejemplo, ante la orden de cierre de muchos pequeños comercios minoristas de todo el país por considerarlos "no esenciales", Target batió récords de ventas al tiempo que su cuota de mercado (y el precio de sus acciones) aumentaba. En abril de 2020, las acciones de Target cotizaban a unos $92.50 dólares; en la mañana del miércoles, sus acciones se negociaban a unos $242 dólares.

Con la oportunidad de refinanciar viviendas con el dinero barato de la Fed, invertir en empresas en terreno inclinado y trabajar desde la casa, no es difícil ver por qué a los estadounidenses más ricos les fue bien y por qué muchos de ellos estaban contentos con el "quédate en casa, mantente seguro".

Para los estadounidenses con pocos activos y poca riqueza, la historia fue muy diferente. Aparte de un mísero cheque de estímulo y tal vez algunas prestaciones de desempleo si perdían su trabajo, estos estadounidenses no vieron mucho de la impresión de dinero sin precedentes, aparte de precios más altos, que están aumentando con rapidez.

Para estos estadounidenses -que son muchos- la pandemia no fue una gran oportunidad, sino un obstáculo más en su búsqueda del sueño americano.

"Los que no pudieron crear riqueza durante la pandemia estarán menos preparados para capear la próxima gran tensión en sus finanzas", señala el Wall Street Journal. "En 2020, más de un tercio de los adultos dijeron que podrían no ser capaces de cubrir un gasto repentino de 400 dólares en efectivo, según la Fed".

Favorecer a los conectados

Los populistas económicos suelen pedir que el gobierno redistribuya la riqueza de los ricos a los pobres para igualar las condiciones, especialmente en tiempos de crisis económica.

Pero el gobierno ha demostrado una tendencia clara y generalizada a hacer lo contrario: recompensar a los que tienen influencia y poder a costa de los ciudadanos comunes. Esto es claramente lo que ocurrió en 2020.

"Cuando el gobierno federal intervino con su 'asistencia' a través de la Ley de Ayuda, Socorro y Seguridad Económica (CARES), favoreció claramente a los grandes, ricos y bien conectados", señala la autora Carol Roth en su nuevo libro, The War on Small Business.

Mientras los propietarios de pequeñas empresas tenían que "pelearse" por los limitados fondos del Programa de Protección del Salario, los legisladores de DC repartían favores a los "amigos del gobierno", señala Roth, antigua banquera de inversiones. Entre estos "amigos" se encontraba el Centro Kennedy, que suspendió su orquesta y su personal tras recibir $25 millones de dólares en fondos sin condiciones, así como universidades con dotaciones multimillonarias (algunas de las cuales fueron obligadas a devolver el dinero).

Los nuevos datos de la Fed no hacen más que corroborar la tesis. Tras una de las mayores expansiones del gobierno de la historia, los estadounidenses más acomodados -los que tienen más influencia, riqueza y poder- tienen más riqueza que nunca, a pesar de la recesión mundial. Mientras tanto, los más pobres y vulnerables son los que más han sufrido.

Algunos, naturalmente, culparán al capitalismo por esta flagrante exacerbación de la desigualdad. Y al hacerlo, pasarán por alto la ironía de todo esto.

No fue el libre mercado el que permitió que "los ricos se hicieran más ricos y los pobres más pobres" durante una crisis económica creada por el Estado. Fue el privilegio otorgado por el gobierno.