VOLVER A ARTÍCULOS
domingo, abril 30, 2023

Economía laboral desde la perspectiva del libre mercado: Emplear a los desempleables


A pesar de su título, éste no es un libro de texto sobre economía laboral. Más bien, como estipula el autor en la introducción, es “un libro ideológico”. Se trata de una colección de artículos escritos, a veces con coautores, por Block durante las décadas de 1990 y 2000 sobre diversos temas relacionados con el trabajo. De los 29 capítulos, todos menos tres fueron publicados por primera vez en otros lugares (algunos como entradas de blog).

La perspectiva de libre mercado de Block es libertaria. A lo largo del libro, busca “la respuesta libertaria adecuada” a varias cuestiones relacionadas con el trabajo. Comienza, como hizo su mentor Murray Rothbard, con los dos fundamentos del pensamiento libertario: El principio de no agresión y la ley de libre asociación. Juntos, escribe Block, implican que “en una sociedad libre y próspera, cada uno puede actuar exactamente como le plazca, siempre que no inicie la violencia contra los no agresores”. Siguiendo a Rothbard, la teoría de Block sobre la justicia en la adquisición original de la propiedad es el principio lockeano de apropiación original, sin la famosa salvedad de Locke, y con el principio de justicia de Nozick en la transferencia de derechos de propiedad basada en el intercambio voluntario.

Creo que el libro sirve mejor como manual para profesores y estudiantes sobre cómo aplicar el pensamiento libertario a varias cuestiones laborales. Desgraciadamente, el libro carece de índice, por lo que resulta bastante difícil encontrar el tratamiento que Block da a una cuestión concreta. Por ejemplo, la Ley Nacional de Relaciones Laborales (NLRA) impone la negociación obligatoria de buena fe, la representación exclusiva y la “seguridad sindical” en la negociación colectiva del sector privado. Cada una de ellas viola gravemente la ley de libre asociación. Block examina brevemente estos temas, pero es imposible coger el libro y encontrar rápidamente sus afirmaciones al respecto. Su principal argumento sobre la libre asociación contra el sindicalismo al estilo de la NLRA se centra en el uso de los piquetes para detener a los “esquiroles” y a otras personas dispuestas a participar en intercambios voluntarios con los objetivos de la huelga. Su argumento es brillante, pero ojalá lo hubiera aplicado también a esas otras cuestiones. En cuanto a las huelgas, Block establece la importante distinción entre las huelgas al estilo de la NLRA y las huelgas que pueden justificarse como aplicaciones de los principios del intercambio voluntario. El capítulo 8 (una entrada de blog) presenta un argumento breve pero eficaz a favor de los contratos “yellow dog” (sin sindicato) entre adultos que dan su consentimiento.

Además de los sindicatos, Block y sus coautores tratan otros temas laborales habituales, como la determinación de los salarios, las leyes de salario mínimo, el impuesto negativo sobre la renta, la titularidad académica, la indemnización de los trabajadores y el seguro de desempleo. En el capítulo 15, Block reprende a dos autores de la Heritage Foundation por conceder demasiado a los partidarios de aumentar los salarios mínimos legales. En el capítulo 23 demuestra la irrelevancia de la “competencia perfecta” para las cuestiones políticas. El capítulo 25 es un breve e interesante artículo que demuestra que la ventaja comparativa es una condición suficiente, pero no necesaria, para obtener beneficios mutuos del comercio.

En tres artículos, Block defiende la apertura absoluta de las fronteras para todos los inmigrantes que sólo busquen el intercambio voluntario con los nativos. En dos de estos artículos, Block se opone a las opiniones más restrictivas de su colega libertario Hans-Hermann Hoppe.

Dos artículos abordan la justicia redistributiva. En el capítulo 21, que examina las reparaciones por la esclavitud, Block polemiza tanto con los partidarios de las reparaciones como con David Horowitz, que es famoso por oponerse a ellas. Aquí Block despliega su teoría de la justicia en los derechos de propiedad para destruir los argumentos de ambos bandos del debate. El capítulo 22 es una respuesta demoledora a las mal informadas cavilaciones del Pontificio Consejo Justicia y Paz sobre la reforma agraria. Como católico, me avergüenzo constantemente de las declaraciones autorizadas y económicamente analfabetas de los portavoces de la Iglesia. Block demuestra que si la Iglesia estuviera realmente interesada en su cacareada “opción preferencial por los pobres” se uniría a la lucha para promover la libertad económica en lugar del redistribucionismo coercitivo. Su artículo es una excelente aportación al creciente esfuerzo por educar a los pensadores religiosos en la economía de libre mercado.

En resumen, si quiere saber a qué conclusiones conduce una aplicación rigurosa del pensamiento libertario en varias cuestiones relacionadas con el trabajo, en este libro podrá encontrarlas. Los argumentos de Block son precisos, inteligentes, concisos, humorísticos y eficaces. Por desgracia, no es fácil encontrarlos.

Publicado originalmente el 21 de mayo de 2009


  • Walter Edward Block is an American economist and anarcho-capitalist theorist who holds the Harold E. Wirth Eminent Scholar Endowed Chair in Economics at the J. A. Butt School of Business at Loyola University New Orleans. He is a member of the FEE Faculty Network.

  • Charles Baird is a professor of economics emeritus at California State University at East Bay.

    He specializes in the law and economics of labor relations, a subject on which he has published several articles in refereed journals and numerous shorter pieces with FEE.