VOLVER A ARTÍCULOS
martes, agosto 18, 2020

CDC: Un cuarto de los adultos jóvenes pensaron en suicidarse este verano durante la pandemia

Los daños colaterales de los cierres no deben ser ignorados.

Image Credit: Pikist

En economía, hablamos mucho de las consecuencias imprevistas.

Es fácil olvidar que las sociedades son ecosistemas complejos. Los legisladores a menudo aprueban cambios radicales con la esperanza de lograr un resultado, sin darse cuenta de que esto creará un sinnúmero de otras consecuencias no previstas.

Algunas de las consecuencias no intencionadas serán positivas, pero muchas de ellas no lo serán. Un ejemplo de ello se puede encontrar en las nuevas estadísticas del gobierno que muestran un aumento en los pensamientos suicidas entre los adultos jóvenes durante la pandemia COVID-19.

Via Politico:

Uno de cada cuatro adultos jóvenes entre los 18 y 24 años dice haber considerado el suicidio en el último mes debido a la pandemia, según los nuevos datos de los CDC, se pinta un panorama sombrío de la salud mental de la nación durante la crisis.

Los datos también indican un aumento de la ansiedad y el abuso de sustancias, con más del 40% de los encuestados diciendo que experimentaron una condición de salud mental o conductual relacionada con la emergencia del Covid-19. El estudio de los CDC analizó a 5.412 encuestados entre el 24 y el 30 de junio.

El número de víctimas es mayor entre los adultos jóvenes, los cuidadores, los trabajadores esenciales y las minorías. Mientras que el 10.7% de los encuestados en general reportaron considerar el suicidio en los 30 días previos, el 25.5% de los que tenían entre 18 y 24 años pensaron hacerlo. Casi el 31% de los cuidadores no remunerados y el 22% de los trabajadores esenciales también dijeron albergar tales pensamientos. Los encuestados hispanos y negros, de forma similar, estaban muy por encima de la media.

El artículo dice que la crisis de salud mental proviene “de la pandemia”, pero es más preciso decir que proviene mucho más de nuestra reacción colectiva a la pandemia, no del virus como tal.

Bloquear las economías y ordenar a las personas sanas que permanezcan aisladas podría haber tenido éxito, hasta cierto punto, en la reducción de la propagación del virus. Pero también fue una forma segura de hacer que la gente se sintiera miserable.

Los cierres resultan en la pérdida del trabajo, la ansiedad y la desesperación. Los científicos saben desde hace mucho tiempo que los efectos del aislamiento social no sólo son dañinos, sino mortales.

El New York Times explicó las consecuencias mortales del aislamiento social en 2016:

Una ola de nuevas investigaciones sugiere que la separación social es mala para nosotros. Los individuos con menos conexiones sociales han interrumpido sus patrones de sueño, alterado el sistema inmunológico, teniendo más inflamación y niveles más altos de hormonas de estrés. Un estudio reciente descubrió que el aislamiento aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas en un 29% y de accidentes cerebrovasculares en un 32%.

Otro análisis que reunió datos de 70 estudios y 3,4 millones de personas encontró que los individuos socialmente aislados tenían un riesgo 30% mayor de morir en los próximos siete años, y que este efecto era mayor en la mediana edad.

La soledad puede acelerar el declive cognitivo en los adultos mayores, y los individuos aislados tienen el doble de probabilidades de morir prematuramente que aquellos con interacciones sociales más robustas. Estos efectos comienzan temprano: Los niños aislados socialmente tienen una salud significativamente peor 20 años después, incluso después de controlar otros factores. En conjunto, la soledad es un factor de riesgo de muerte prematura tan importante como la obesidad y el tabaquismo.

Muchas de las consecuencias enumeradas aquí llevarán años para ser analizadas y documentadas, pero ya hemos visto atisbos de consecuencias involuntarias más inmediatas: suicidio desenfrenado, sobredosis de drogas, aumento de la violencia doméstica, destrucción económica y muchas otras.

Ninguna de estas consecuencias fue intencionada cuando los legisladores aprobaron los cierres drásticos, pero eso no las hace menos reales. Tampoco las intenciones puras absuelven a los legisladores de su responsabilidad.

El famoso economista Milton Friedman observó una vez que tal vez la mayor amenaza a la libertad viene “de hombres con buenas intenciones y buena voluntad que desean reformarnos”.

En este caso, los bien intencionados no buscan reformarnos sino protegernos. Pero como Friedman señaló, “el poder concentrado no se vuelve inofensivo por las buenas intenciones de los que lo crean”. De hecho, muchas de las mayores atrocidades de la historia han sido perpetradas por personas bien intencionadas.

Por encima de todo, debemos juzgar los encierros por sus resultados reales, no por lo que fueron diseñados para hacer.

Si fallamos en eso, estas preocupantes estadísticas del CDC probablemente se conviertan en la norma, no en la excepción.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.