VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, octubre 7, 2021

Cómo una mentalidad empresarial puede ayudar en la salvación de la libertad

Se empieza con preguntas hermosas.


“Siempre es bella la respuesta que hace una pregunta más bella”, escribió el poeta E. E. Cummings.

En Yo, el Lápiz, Leonard Read formula 16 hermosas preguntas. Read ha provocado que generaciones de lectores descubran por sí mismos bellas respuestas a la hermosa pregunta de cómo los mercados libres ayudan a los seres humanos a prosperar. Cuando Yo, el Lápiz de Read pregunta: “¿Alguien desea desafiar mi afirmación anterior de que ninguna persona sobre la faz de la tierra sabe cómo hacerme?”, la mente del lector reflexivo se detiene por completo. Cuando Read pregunta: “¿Podemos siquiera describir a un árbol?”, el lector consciente de sí mismo se da cuenta de que sabe mucho menos de lo que cree.

Una nueva perspectiva

A través de las preguntas, Read cambia nuestra forma de ver al mundo. En su libro A More Beautiful Question: The Power of Inquiry to Spark Breakthrough Ideas, Warren Berger define una pregunta hermosa como “una pregunta ambiciosa, pero factible, que puede empezar a cambiar la forma en que pensamos sobre algo y que puede servir de catalizador para provocar el cambio”.

En opinión de Berger, hacer preguntas “es un punto de partida fundamental para la resolución de problemas y la innovación, tanto si hablamos de negocios como de cuestiones sociales o de la vida cotidiana. La indagación reflexiva puede ayudarnos a empezar a ver y comprender mejor los retos que nos rodean. Las preguntas también despiertan la imaginación”.

Berger cree que la capacidad de preguntar está “infravalorada en las empresas, poco enseñada en las escuelas e infrautilizada en nuestra vida cotidiana”. En una entrevista, añade

Porque tenemos una cultura educativa y empresarial que tiende a premiar las respuestas rápidas y objetivas en lugar de la investigación imaginativa. No se fomenta el cuestionamiento, apenas se tolera. Tanto en las aulas como en los lugares de trabajo, el cuestionamiento puede verse como un desafío a la autoridad. Y puede percibirse como un signo de debilidad, una indicación de que uno “no sabe”.

En su libro, Awake for Freedom’s Sake, Read cita a Thomas Alva Edison: “El cinco por ciento de la gente piensa. El diez por ciento de la gente cree que piensa; y el otro ochenta y cinco por ciento preferiría morir antes que pensar”. Read añade que “la alacridad intelectual potencial -los buenos pensamientos- se ve amortiguada por el letargo imperante”. ¿Puede el seguimiento de las migas de pan que deja una buena pregunta superar el letargo intelectual?

Los emprendedores de éxito se detienen rutinariamente a cuestionar lo que creen que ya saben, trayendo a la conciencia lo “no visto”.

Read prosigue: “Los buenos pensamientos son el resorte principal del progreso humano. Traen lo invisible -lo inimaginable- a las realidades que bendicen nuestras vidas”. Los emprendedores exitosos se detienen rutinariamente a cuestionar lo que creen que ya saben, trayendo a la conciencia lo aún “no visto”.

Los empresarios se preguntan

Reed Hastings, el fundador y director general de Netflix, dice que el proceso de formación de la empresa comenzó cuestionando las multas por retraso que pagaba luego de alquilar una película: “La génesis de Netflix se produjo en 1997, cuando me cobraron esta cuota de retraso, unos 40 dólares, por Apolo 13. Recuerdo la cuota porque me daba vergüenza. Eso fue en la época del VHS y me hizo pensar que había un gran mercado ahí fuera”.

Construir una empresa exitosa requiere algo más que una pregunta y el socio de Hastings, Marc Randolph, señala que la construcción de Netflix fue “un proceso muy desordenado con aportaciones de mucha, mucha gente”.

Edwin Land, co-fundador de Polaroid Corporation, ha sido descrito “como el Steve Jobs de su época”. En 1943, durante unas vacaciones familiares, Jennifer, la hija de Land, preguntó por qué tenían que esperar para ver las fotos que su padre estaba tomando. En lugar de desechar la pregunta de su hija, Land tomó la pregunta de Jennifer como un “rompecabezas que me había planteado”. Años después, en un discurso, Land recordó: “Pensé: ¿Por qué no? ¿Por qué no diseñar una imagen que se pueda desarrollar de inmediato?”.

Berger escribe sobre Land: “Era capaz de ver nuevas posibilidades -que a veces le llegaban como visiones detalladas y completamente formadas- que otros no podían ni siquiera imaginar”.

En su libro Who’s Listening, Read se pregunta: “¿Cuál es el don que distingue al empresario de éxito?”. Read responde: “Es una rara disposición, una previsión, es decir, una capacidad de anticipar lo que la gente querrá”.

Lo que inhibe la imaginación y la creatividad amortigua lo espiritual

En Having My Way, Read señala que “toda acción creativa es espiritual”. Read prosigue: “Las ideas, los inventos, los descubrimientos, las intuiciones, las percepciones son espirituales”. Así, todo aquello por lo que vivimos y prosperamos tiene su origen en lo espiritual antes de manifestarse en lo material”.

Lo que inhibe la imaginación y la creatividad mata lo espiritual

Dado que la visión empresarial comienza en el ámbito espiritual, lo que inhibe la imaginación y la creatividad mata lo espiritual. Haciéndose eco de la sabiduría de Yo, el Lápiz, Read escribe: “Y parece igual de obvio que todas las actividades creativas, sin excepción, deben dejarse en manos de los hombres que actúan libremente, de forma privada, cooperativa, competitiva y voluntaria… La fuerza física -las interferencias forzosas- sólo pueden amortiguar, nunca avivar, lo espiritual”.

La sabiduría del libre mercado

Los empresarios ponen en práctica los dones naturales de imaginación y creatividad inherentes a todos nosotros. Con una mentalidad empresarial, estos dones se utilizan para visualizar el futuro. En Comes the Dawn, Read observa que cuando creemos que “carecemos de imaginación para visualizar el futuro…. nos falta el valor y la fe para confiar el trabajo al milagroso mercado”.

¿Por qué experimentamos “esta falta de fe en las maravillas potenciales que podrían ser nuestras”? Read se pregunta. Nos da dos razones a tener en cuenta: “(1) no podemos prever lo desconocido y, por tanto, no nos atrae lo inimaginable, y (2) en el momento en que se produce un milagro, lo damos tan por sentado como el aire que respiramos”.

No nos damos cuenta de cómo lo que no se ve impulsa lo que se ve. En Comes the Dawn, Read plantea preguntas esenciales que nos regresan a Yo, el lápiz: “¿Por qué, entonces, la Sociedad Libre hace sus maravillas? ¿Por qué, si nadie sabe cómo fabricar un lápiz, tenemos tal proliferación de bienes y servicios?”.

Read responde:

Todo aquello por lo que vivimos y prosperamos -lo material- tiene su origen en lo espiritual, en el sentido de que una idea es espiritual, o una invención, descubrimiento, perspicacia, destello intuitivo… ¡Las fuerzas espirituales -pequeñas ideas de todos- fluyen libremente! ¿Resultado de este flujo libre? Las ideas se configuran y se manifiestan en todo, desde miles de millones de lápices hasta jets.

Read se hace eco de Ludwig Von Mises, quien en La Acción Humana escribió

La producción es un fenómeno espiritual, intelectual e ideológico. Es el método que el hombre, dirigido por la razón, emplea para eliminar el malestar de la mejor manera posible. Lo que distingue nuestras condiciones de las de nuestros antepasados que vivieron hace mil o veinte mil años no es algo material sino espiritual. Los cambios materiales son el resultado de los cambios espirituales.

Cuando empezamos a notar lo que puede crear un flujo libre de energía creativa, empezamos a creer que “la sabiduría del libre mercado es infinitamente mayor que la existente en un Sócrates o Edison o cualquier persona”.

El autoritarismo restringe lo espiritual

En Comes the Dawn, Read explica que “los dictócratas -los prepotentes- agentes de la destrucción… destruyen lo espiritual -¡la esencia misma del ser!”. El mecanismo de destrucción se deriva de las interferencias forzosas, ya que “la mayoría de la gente no consigue generar ideas sobre las actividades que se han adelantado”.

“Los adelantados”, explica Read, son:

Todas las personas que acuden a los dictadores buscando su propio beneficio a costa de los demás. Y no importa si las “ganancias” buscadas son cupones de alimentos, o aranceles, o salarios más altos que los del mercado, o un monumento, o lo que sea. Con estas acciones, se alían con la Sociedad al Mando.

Culpamos a los políticos, pero ellos responden a los “prepotentes” entre nosotros. Y lo que los “pre-emptors” están destruyendo nos afecta a todos. Estos “necesitados”, aliados con la Soeciedad al Mando no tienen límite:

Se alimentan y se multiplican con los subsidios hasta que se vuelven totalmente inútiles para sí mismos o para cualquier otra persona, excepto como votantes sobornados para mantener a sus benefactores políticos en el poder. Este es el tremendo atractivo político del socialismo: el parasitismo perseguido hasta la muerte del último huésped y la última esperanza.

Read se pregunta: “¿Cómo se va a desbancar a los prepotentes? ¿Debemos esperar que el personal de la Sociedad al Mando tome la iniciativa para deshacerse de los poderes coercitivos?” Si esperamos que cambien, esperaremos mucho tiempo:

[El personal de la Sociedad al Mando] ha sustituido la auto-exaltación por la autorrealización y, por tanto, es adicto a su papel dictatorial. Se enseñorean de nosotros para nuestro beneficio, o eso creen ingenuamente. Y no esperan ninguna iniciativa de sus aliados prepotentes. La “vida garantizada” es para ellos una manera de vivir atractiva o no la habrían buscado en primer lugar.

La situación puede parecer desesperada, pero no lo es. Podemos establecer nuestras intenciones para hacer preguntas más hermosas y notar cómo lo que no se ve conduce a lo que se ve. A medida que lo hagamos, obtendremos el valor y la fe necesaria para confiar en un mercado milagroso y extraer del reino espiritual respuestas bellas que ayuden a los seres humanos a prosperar. A medida que un mayor número de nosotros comprenda “cómo el libre mercado hace sus maravillas, junto con la capacidad de explicar las razones… los prepotentes se desvanecerán en el olvido”. “La oscuridad”, instruye Read, “siempre da paso a la luz”.


  • Barry Brownstein is professor emeritus of economics and leadership at the University of Baltimore. 

    To receive Barry's essays subscribe at his Substack, Mindset Shifts.

    His essays also appear at the American Institute for Economic Research, Intellectual Takeout, Learn Liberty, The Epoch Times and many other publications. Barry’s essays have been translated into many languages, most frequently Spanish and Portuguese. He is the author of The Inner-Work of Leadership.

    Barry holds a Ph.D. in economics from Rutgers University and a B.S. in mathematical statistics from CCNY.