Cómo puede Bitcoin resolver las controversias asociadas con COVID-19

Necesitamos ahora, más que nunca, contabilidad en la información. Afortunadamente, hay una aplicación para eso.

En estos tiempos de locura, la verdad y la responsabilidad son muy escasas, especialmente cuando se trata de la pandemia o del COVID-19.

Puede que nunca sepamos el verdadero número de pacientes que sufrieron o murieron a causa de COVID-19, porque demasiados implicados ven demasiadas oportunidades para manipular y/o mentir sobre las cifras con el fin de obtener beneficios con motivaciones egoístas.

Una corporación pueda que quiera restarle importancia a la pandemia para asegurarle a sus empleados que es seguro venir a trabajar.

Un hospital puede que quiera aprovechar la "segunda ola" como justificación para obtener más fondos.

Un político puede exagerar el número de muertos para impulsar cierta política que le permita ser reelegido en el cargo.

Afortunadamente, hay una aplicación para eso. Y se llama Bitcoin.

Bitcoin, ampliamente conocido como una criptografía especulativa, fue diseñado con la responsabilidad en mente y las propiedades innatas que pueden ayudar a mitigar estos problemas.

La transferencia de Bitcoins se ejecuta en un libro público, llamado cadena de bloques, lo que significa que cualquiera puede verificar las transacciones y datos por sí mismo.

Cada transacción se almacena con el tiempo marcado, lo que significa que se puede probar la existencia de los datos en un momento determinado con un registro irreversible de lo que ocurrió en el pasado. Dicho esto, esta característica no prueba que los datos sean exactos o sean verdad, pero pueden aprovecharse para hacer responsable a su editor.

La naturaleza pública de la entrada es clave, ya que cualquiera puede ver lo que ocurrió en el pasado.

El libro blanco original de Bitcoin dice: "La marca del tiempo prueba que los datos deben haber existido para el momento, obviamente, para poder entrar en el hash".

Un ejemplo de un "hash" es el siguiente:

781571332aca4da258ffd206f9973efb2503758c357a6954bc5026b073bf078e

Este aparentemente sin sentido revoltijo de caracteres representa una identificación (ID) de la transacción de Bitcoin, que es una referencia única a un pago en el libro mayor SV de Bitcoin. Bitcoin SV es la versión de Bitcoin que se adhiere más estrechamente al protocolo original, sin límites de tamaño de bloque o de colocación de datos (p.ej. estadísticas o datos médicos) dentro de una transacción. Por lo tanto, sólo esta versión es capaz de proveer las soluciones propuestas aquí.

El hash es importante porque todos los datos de una transacción se "hashea" al valor anterior. Cualquier cambio en cualquiera de los valores de la transacción (marca de tiempo, cantidad transferida, etc.) daría lugar a un hash o ID de transacción completamente diferente.

Por eso es tan importante el carácter público, porque los registros no pueden ser manipulados una vez que se colocan en el libro. Estos rasgos sólo son posibles si la transacción está "sellada con fecha y hora" y se publica ampliamente en el libro blanco.

Para ser claros, una sola fuente con la verdad no resuelve estos problemas, ya que los editores pueden seguir mintiendo o cometiendo errores. Lo que sí proporciona el libro de contabilidad es un registro inmutable de quién ha hecho qué en el pasado.

Por ejemplo, si se emitieran certificados de defunción en el libro de Bitcoin, cuando los médicos incluyen a COVID-19 como causa de la muerte de un paciente que tenía otras tres condiciones preexistentes mortales y termina estando equivocado, todos podrían ver el error.

Este médico sería entonces responsable y sólo pudiese corregir su error añadiendo una corrección en un apéndice y haciéndose responsable del error; sin poder borrarlo. La forma en que este incidente afecte su reputación en el futuro, depende del público, más que de los medios de comunicación cuya narrativa cambia como el clima.

A través del uso contínuo del libro público, la reputación es el verdadero valor obtenido, no la fuente de la "verdad". A medida que se publican más datos de una entidad, los intérpretes de los datos determinan su utilidad, validez y valor.

Si se sabe que ese editor ha proporcionado datos valiosos y diferenciables en el pasado, es probable que no manchen su reputación de repente sólo para impulsar un determinado programa. Encontrarán más valor en mantenerse honestos, apolíticos, siendo una fuente de datos fiables.

Los incentivos desempeñan un enorme papel en el mercado -si existe un mayor incentivo financiero para mentir, fomentar el miedo y sembrar la disensión, entonces los médicos, los políticos y los medios de comunicación principales participarán en esas tácticas con impunidad.

Con Bitcoin, podemos tener un registro indiscutible de los acontecimientos del pasado, contrarrestando los incentivos para la deshonestidad. Frente a una pandemia, la pregunta de "¿Cuáles son las verdaderas cifras?" competiría en el libre mercado, con contabilidad pública, sin basarse en quién grita las estadísticas más sensacionalistas por las pantallas de televisión o en las redes sociales.