VOLVER A ARTÍCULOS
miércoles, noviembre 30, 2022

Cómo la impresión de dinero empeoró las disrupciones de la cadena de suministro

Cuando los precios se ven como señales, queda claro por qué jugar con ellos causa problemas.

Crédito de la imagen: Pixabay

En los últimos años, una frase no deseada ha crecido para plagar a los consumidores y productores estadounidenses por igual: los problemas de la cadena de suministro. Este término recurrente es ofrecido con frecuencia por los economistas de la corriente principal como la explicación de la inflación récord, mientras que la Administración Biden lo ha convertido aparentemente en un signo de recuperación económica. La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, afirma,

“Lo que tenemos aquí es un problema de demanda. La economía va mejor… La gente tiene dinero en el bolsillo. Están gastando ese dinero. La demanda está por las nubes… La oferta tiene que ponerse al día”.

Aunque Raimondo dijo esto en octubre de 2021, la inflación no ha hecho más que empeorar, pasando de una tasa anual del 6,2% al 7,7% más de doce meses después, lo que lleva a preguntarse si la Secretaria tiene razón en que la inflación es una cuestión de ajuste de las cadenas de suministro a un aumento de la riqueza. Pero resulta que, en palabras de Ryan McMaken, del Instituto Mises, “los defensores de la administración tienen razón sobre la demanda y el gasto de los consumidores, aunque sea por razones equivocadas”.

Es decir, aunque efectivamente estamos asistiendo a un gran repunte de la demanda (que tal vez se cuantifica mejor por los cambios en el PIB nominal), este aumento de la demanda es un síntoma de un problema mayor: la expansión masiva de la oferta monetaria bajo la vigilancia de la Reserva Federal y la Casa Blanca. Las implicaciones de esta expansión sin precedentes son dobles, no sólo agitando este aumento de la “demanda”, sino contribuyendo a los problemas de la cadena de suministro a través de la distorsión de las señales de precios.

La oferta y la demanda de dinero

Con los gobiernos estatales respondiendo al aumento de Covid-19 mediante la imposición de cierres y el cierre forzoso de “negocios no esenciales”, tanto la Fed como las Administraciones de Trump y Biden intervinieron con una política monetaria y fiscal extraordinariamente expansiva, respectivamente.

M2 es una cifra de la oferta monetaria, que se disparó en más de 6,2 billones de dólares, un aumento del 40%, entre febrero de 2020 y febrero de 2022. Esto es el resultado de una variedad de iniciativas, desde la flexibilización cuantitativa de la Fed y la compra de más de 2 billones de dólares en activos hasta nuevos programas federales como los cheques de estímulo, los préstamos PPP y la Ley del Plan de Rescate Americano de 1,9 billones de dólares.

Gracias a estas iniciativas que inundaron la economía con nuevo efectivo, los estadounidenses tuvieron efectivamente más dinero en sus bolsillos. El problema es, obviamente, que ese dinero pronto pasó a valer mucho menos. Esto se debe a que un aumento de la oferta monetaria, sin un aumento correspondiente de la producción económica, significa un aumento de los precios, con más dinero persiguiendo aproximadamente la misma cantidad de bienes.

Aquí es donde Raimondo sirve para engañar a los espectadores en sus comentarios; sólo porque los estadounidenses tienen más dinero, no significa que sean más ricos. Ciertamente hay un gran aumento de la demanda, pero eso no representa un aumento de la riqueza real de los estadounidenses, sino un aumento de la cantidad de dinero a la que tienen acceso gracias a una expansión monetaria sin precedentes.

La mejor forma de representarlo es comparando el PIB per cápita nominal con el real, que es un indicador aproximado del nivel de vida:

Si nos fijamos sólo en el PIB nominal per cápita (la línea azul) pensaríamos que la riqueza del estadounidense medio ha aumentado mucho desde la pandemia. Sin embargo, esto es increíblemente engañoso, porque no tiene en cuenta la inflación y la disminución del valor del dólar.

Inflación y señales de precios

El gran aumento de la demanda señalado por Raimondo y otros economistas no refleja una economía en crecimiento y un aumento de la riqueza, sino un aumento de la oferta monetaria que ha creado una presión al alza sobre los precios. Sin embargo, al igual que la Administración Biden declara que “la oferta tiene que ponerse al día”, la capacidad de los productores para hacerlo se ha visto muy limitada por la inflación (por no mencionar los cierres antes mencionados).

Esto se debe al papel que desempeñan los precios -que el economista Alex Tabarrok denomina “una señal envuelta en un incentivo”- en la coordinación de la actividad económica. Los cambios en los precios suelen transmitir cambios en la escasez y la demanda de diferentes bienes, productos y recursos. Cuando el precio de algo en la cadena de suministro de una empresa aumenta, esto perjudica la rentabilidad de la empresa y la incentiva a economizar y encontrar una alternativa más eficiente.

A gran escala, el crecimiento económico (o la recuperación) se produce gracias a que miles, si no millones, de negocios y empresas encuentran nuevas formas de innovar y maximizar los beneficios, lo que es el resultado de comparar los precios de insumos y métodos de producción alternativos. La inflación, al elevar el nivel general de precios de la economía y afectar a menudo al precio de cada bien de forma diferente, puede causar descoordinación y confusión económica porque los precios ya no reflejan las eficiencias y escaseces cambiantes.

Incluso si la inflación afectara a todos los precios por igual, seguiríamos sin saber hasta qué punto una subida del precio de un determinado recurso refleja realmente información importante sobre el mismo, dado que la tasa de inflación es siempre cambiante y sólo puede medirse a posteriori.

En el contexto de los últimos años, esto ha significado que las empresas han estado esencialmente con los ojos vendados, reconstruyendo las cadenas de suministro cerradas a la fuerza durante la pandemia sin que los precios pudieran transmitir la eficiencia de las alternativas en competencia. Esta es exactamente la razón por la que los “problemas de la cadena de suministro” han seguido siendo una excusa persistente para la inflación y la escasez, con el director ejecutivo de Volkswagen, Oliver Blume, llegando a decir que “los desafíos a nuestras cadenas de suministro se convertirán en la norma, no en la excepción”.

Tampoco se trata de un fenómeno relativamente reciente. Paul Volcker, el difunto presidente de la Reserva Federal, notable por haber puesto remedio al último encuentro de Estados Unidos con la inflación desbocada a finales de los años 70 y principios de los 80, observó que “el proceso inflacionario en sí mismo trajo tantas dislocaciones, y tensiones y presiones que tarde o temprano ibas a tener una recesión”.

Dado que Estados Unidos entró técnicamente en recesión durante el primer semestre de 2022 -al menos según una definición común de recesión– las palabras de Volcker resultaron premonitorias. No sólo una expansión monetaria sin precedentes bajo el mando de la Fed y la Casa Blanca ha desencadenado un peligroso período de inflación; la inflación también ha provocado interrupciones en la cadena de suministro, que las agencias (irónicamente) utilizan como chivo expiatorio de la inflación.

Ahora, con un crecimiento económico estancado y una inflación que persiste en niveles elevados, el destino de la oferta, la demanda y las señales de precios que transmiten está en manos de los culpables de los problemas.


  • Nicholas Baum is a high school sophomore interested in microeconomics, liberalism, and political theory.