Cómo la economía me ayudó a entender el cambiante negocio de la música

Para los artistas que nunca se han interesado por leer un libro de economía, este es el momento perfecto para empezar a hacerlo.

El 2 de marzo, la publicación digital MusicRadar se hizo eco de un informe publicado por la Universidad de East Anglia en el que se detalla la disminución de los ingresos de los músicos independientes. El informe afirma que hay dos factores principales en juego.

En primer lugar, los artistas que pertenecen a los grandes sellos discográficos tienen una clara ventaja sobre los músicos independientes en lo que respecta a las posibilidades de ganar dinero con el streaming. Plataformas como Spotify y Apple favorecen a los grandes sellos por varias razones. La principal es que los grandes sellos tienen mucho dinero invertido en las plataformas de streaming. Naturalmente, las empresas van a dar ventajas a quienes les ofrecen más capital. Por eso, no es ningún secreto que las grandes discográficas como Sony y Universal (dos de las cuatro que quedan) son "dueñas" de los servicios de streaming.

Pero hay otra razón para la disminución de los ingresos que se menciona en el informe. Los artistas reciben escasos ingresos por el streaming. Incluso los grandes artistas admiten que el streaming no paga sus cuentas.

Así que, ¿dónde deja esto a los artistas independientes sumidos en una industria que sigue cautivada por guardianes y productos con ganancias que ni siquiera cubren las inversiones?

A pesar del misterio y los secretos de la industria, gran parte de la confusión puede resolverse comprendiendo las sólidas leyes de la teoría económica austriaca. Para aquellos artistas que nunca han tenido interés en agarrar un libro de economía, ahora es el momento de interesarse, porque la economía de libre mercado es el motor más importante de su negocio. Y te guste o no, seas músico, escritor o pintor, si recibes ingresos, tienes un negocio.

Teoría subjetiva del valor

La Teoría Subjetiva del Valor proviene del padre de la Economía Austriaca, Carl Menger, quien afirmaba que los individuos valoran las cosas a diferentes precios en diferentes momentos por todo tipo de razones. Esto iba directamente en contra de la Teoría del Valor Trabajo, una teoría económica popular que afirma que los productos deben tener un precio en función del trabajo realizado.

Aunque a menudo se habla de los valores subjetivos únicamente desde el punto de vista de los consumidores, es importante entender que esta ley económica desempeña un papel de igual importancia para un empresario.

Como empresarios, los músicos invierten constantemente en su trabajo. El tiempo de grabación en el estudio, los nuevos instrumentos y equipos y los gastos de viaje son sólo algunos de los bienes y servicios que los músicos adquieren regularmente.

Aunque estos bienes y servicios parecen pertenecer a diferentes industrias, todos tienen algo en común. Sus precios están directamente vinculados a lo que los consumidores están dispuestos a pagar por ellos. Si estás de gira y necesitas una habitación en un hotel, buscarás la más limpia al mejor precio. Si encuentras una habitación con muchas comodidades pero a un precio demasiado elevado, seguirás buscando. Si encuentras un hotel sucio con un precio muy alto, también lo dejarás. El ganador será el hotel con el precio que haga pensar al viajante: "valoro más esta habitación de hotel que el billete de cien dólares en mi bolsillo".

Este mismo proceso se aplica a las tiendas de música. He visto una y otra vez a los clientes y a los propietarios de las tiendas regatear hasta llegar a un precio que les convenga a ambos, un precio que refleje que el propietario de la tienda valora más los 1.000 dólares que la guitarra que vende, y viceversa. 

Las cosas se vuelven confusas cuando se pasa al ámbito de la producción y distribución musical. Los artistas suelen estar tan atados emocionalmente a su producto final que no toman decisiones de inversión acertadas desde el principio. Aunque es estupendo para el estudio de grabación que recibe 10.000 dólares de un artista independiente por la grabación de un EP, no lo es tanto para el artista, que incluso después de la grabación sigue teniendo que pagar la distribución, los CD físicos, los vinilos y los gastos de las giras para promocionar el álbum. Con servicios de streaming como Spotify que pagan una media de 0.003 a 0.005 dólares por stream, no parece una inversión justificable.

La Teoría Subjetiva del Valor se vinculó con mi negocio musical no hace mucho tiempo, cuando mi banda tenía que grabar nueva música pero el estudio de grabación en el que habíamos estado grabando durante años había aumentado sus precios (algo bueno para ellos, debido al aumento de la demanda). Cuando hice las cuentas de lo que generalmente ganamos cada año con las ventas de música, tuve que tomar la difícil decisión de dejarlo de lado y crear un nuevo plan. Debido a la competencia, tengo opciones, y podría buscar un nuevo estudio para grabar con las mejores tarifas (y, con suerte, sin sacrificar la calidad del producto) o incluso podría dedicar tiempo a construir mi propio estudio y aprender los pormenores de la producción musical (lo que resulta aún más rentable).

No sólo llegué a la conclusión de que valoraba más quedarme con el dinero que tendría que pagar por las grabaciones que las propias grabaciones, sino que también comprendí que podía coger ese dinero e invertirlo en otros recursos que tuvieran mayor potencial para hacer crecer mi negocio y generar ingresos directamente.

Pero muchos músicos no se dan cuenta de que asumir constantes pérdidas en inversión tras inversión, no es una forma sostenible de llevar un negocio. Se dejan llevar por la novedad de grabar en un gran estudio. O piensan que mientras más caros sean, los profesionales de la industria los tomarán más en serio. 

Si unimos este modelo de negocio a los innumerables artistas que han operado de esta manera durante años, no es de extrañar que los músicos tengan que aceptar trabajos esporádicos sólo para pagar las facturas.

Ley de la utilidad marginal decreciente

Otra teoría económica acuñada por Carl Menger es la Ley de la Utilidad Marginal Decreciente. Esta teoría económica puede verse claramente en la industria del entretenimiento. Un artículo publicado por Electric Lit afirmaba en 2019:

 "[Los libros] solían ser mucho más difíciles de obtener; no podías hojear Monets o leer algunos poemas de Robert Frost mientras hacíamos cola en el supermercado, y como resultado hicimos lo que hacemos con muchas cosas raras: las intelectualizamos y tratamos de atribuirles un significado".

Como los libros y la música están ahora a nuestro alrededor, disponibles para nuestro consumo inmediato, los precios que los consumidores pagan por los productos se han reducido considerablemente. Esto coincide con el ejemplo que se utiliza a menudo para explicar la Ley de la Utilidad Marginal Decreciente. La gente suele preguntarse por qué los diamantes son mucho más caros que el agua, cuando el agua es una necesidad básica y los diamantes un lujo.

La Ley de la Utilidad Marginal Decreciente establece que cuantas más unidades de algo tenga alguien, menos valor le atribuirá. Si el granjero Bob tiene una manzana, esa manzana tendrá el precio más alto en comparación con la segunda, la tercera, la cuarta y así sucesivamente a medida que obtenga más.

Esto no sólo resuelve el dilema del agua y el diamante, sino que también juega un papel directo en las ganancias de los artistas.

Cuanto más fácil sea para los consumidores conseguir más libros, música y cine, menos lo valorarán desde el punto de vista económico. Por tanto, están dispuestos a pagar menos por ellos.

Razón contra la emocionalidad

La industria del arte puede ser depredadora. Los artistas son un tipo de empresario diferente porque sus productos están profundamente arraigados en sus emociones y su psique. Los profesionales del sector lo saben y han encontrado muchas formas de aprovecharse de esta vulnerabilidad.

Por ello, es importante mantener la razón al máximo en cada decisión empresarial que tomemos. Esta puede ser la lección más difícil de aprender como empresario creativo y en la que tenemos que trabajar para mejorar toda nuestra vida.

Si seguimos abordando la cuestión de la disminución de los ingresos en las artes desde el punto de vista del emocionalismo, de culpar al capitalismo, o a la industria, o a los servicios de streaming, estamos liderando la batalla con un grito de guerra irracional.

Aunque los consumidores determinen los precios, es importante entender que tenemos que decir "no" cuando las inversiones que hacemos en nuestros productos son continuamente mayores que nuestro rendimiento. Decimos "no" al aprovechar todo lo que ofrece el mercado. Muchos artistas ya lo están haciendo. Están grabando sus propios álbumes. Están aprovechando el streaming en directo. Renuncian a los acuerdos "360" con las discográficas, que les hacen perder los derechos de su música.

Estas decisiones empresariales inteligentes no resuelven el problema general de la noche a la mañana, pero son un paso en la dirección correcta.

Como dijo una vez el gran economista austriaco Ludwig von Mises: "Toda acción racional es, en primer lugar, una acción individual. Sólo el individuo piensa. Sólo el individuo razona. Sólo el individuo actúa".

No será un sindicato el que nos salve. Definitivamente tampoco lo hará una anticuada ley sobre el entretenimiento escrita durante el panorama musical de los 1920s.

Será el artista individual, el escritor, el músico, que entiende y defiende el arte como negocio, y toma decisiones racionales y económicamente sólidas para reflejar esa filosofía.

Esta comprensión, ejecutada a través del libre mercado, será en última instancia lo que corrija los pagos por streaming terriblemente bajos, los precios de inversión increíblemente altos y el hecho de que los artistas confíen en el corazón en lugar de en la cabeza para hacer que el arte sea rentable.

Richard Halley, un personaje de la monumental novela de Ayn Rand, Atlas Shrugged, lo dijo mejor.

"Si hay algo más tonto y más trágico es el empresario que no sabe que él es un exponente del más alto espíritu creativo del hombre. En verdad, es el artista que piensa que el empresario es su enemigo".