VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, junio 16, 2022

Cómo el proteccionismo del transporte marítimo está socavando los esfuerzos de EE.UU. para enfrentar la crisis alimentaria mundial

Cargar los presupuestos de la ayuda alimentaria con la preferencia de carga para apoyar a la flota comercial estadounidense es ineficaz, ineficiente y moralmente dudoso.

Crédito de la imagen: iStock

En medio de las crecientes advertencias de una crisis alimentaria derivada de la invasión rusa de Ucrania, el gobierno de Estados Unidos ha anunciado la provisión de 215 millones de dólares adicionales en ayuda humanitaria. Sin embargo, una forma de proteccionismo marítimo que a menudo se pasa por alto está socavando sus esfuerzos en asistencia. Conocida como “preferencia de carga“, obliga a que al menos el 50% de la ayuda alimentaria del gobierno sea transportada en costosos barcos estadounidenses en lugar de en buques extranjeros más asequibles.

¿Cuánto más costoso? Un informe de 2015 de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno (GAO) calculó que este requisito aumentó los costos de envío de la ayuda alimentaria en un promedio del 23%, mientras que un documento de trabajo del Instituto Empresarial Americano (AEI) de 2020 encontró que los costos de envío de la ayuda alimentaria durante un período de seis años habrían sido entre un 34 y un 38% más baratos sin la preferencia de carga.

Esto no es sorprendente. Un estudio de la Administración Marítima de Estados Unidos de 2011 encontró que los buques con bandera estadounidense eran 2.7 veces más costosos de operar que sus homólogos extranjeros, un diferencial que ha aumentado aún más según un informe de la GAO del 2018.

El precio del transporte marítimo de preferencia de carga es impulsado aún más por la falta de competencia. La flota comercial estadounidense ofrece sólo cuatro buques de carga seca a granel para elegir, con tres de los buques como propiedad de una sola empresa. Más de dos tercios (28 de 39) de los portacontenedores que operan en el comercio exterior -el principal grupo de buques que participan en la preferencia de carga- son operados por sólo dos empresas.

Tal y como afirma un informe de la GAO de 2015, solo hay un “grupo muy pequeño” de propietarios de buques de pabellón estadounidense que pueden transportar productos de ayuda alimentaria. Ese hecho, añade la GAO, “limita la selección y la flexibilidad de las agencias, y conduce a opciones comerciales ineficientes…”.

Estos costos añadidos e ineficiencias significan que se destina más dinero a pagar el transporte marítimo y menos recursos para combatir el hambre en el mundo. El documento de trabajo de AEI estima que los requisitos de preferencia de carga aumentan los costos de envío en 47.5 millones de dólares al año, una cantidad que, según dice, significa que “anualmente casi dos millones de niños y adultos desesperadamente pobres no reciben ayuda alimentaria de emergencia”. Eso es terrible en cualquier circunstancia, pero especialmente con una crisis alimentaria en ciernes.

Afortunadamente, los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado están intentando poner en pausa estos requisitos de preferencia de carga. La legislación presentada en ambas cámaras del Congreso eximiría de estos mandatos al “transporte de equipos, materiales o productos básicos relacionados con las operaciones humanitarias resultantes de la invasión rusa de Ucrania de 2022” hasta el 1ero de febrero del 2025.

Como era de esperarse, esto ha provocado una reacción de los grupos que tienen en sus manos la caja de preferencias de carga. Las organizaciones que representan a los operadores de buques y a los sindicatos que tripulan buques estadounidenses enviaron una carta a los legisladores a principios de esta semana instando a la oposición a la legislación. La reducción de la cantidad de carga impulsada por el gobierno, advierten, pondría en peligro los puestos de trabajo de los marinos mercantes civiles utilizados para satisfacer las necesidades de transporte marítimo militar en futuros conflictos.

Pero estas palabras merecen un alto grado de escepticismo.

Utilizar la preferencia de carga para preservar los puestos de trabajo de los marinos mercantes ha demostrado ser un enfoque ineficaz dado el declive de la flota estadounidense. También es ineficiente, ya que el AEI cifra en 100.000 dólares el costo de cada puesto de trabajo de los marineros que mantiene. De hecho, un testimonio de la GAO de 1994 revela que el Departamento de Defensa cree que “no es un uso eficiente de los recursos dar ayuda alimentaria [con marineros estadounidenses para tripular buques de transporte marítimo de propiedad del gobierno] mediante el apoyo a buques de bandera estadounidense con cargas de preferencia de ayuda alimentaria”. Dado el aumento en el costo de los buques comerciales estadounidenses en relación con sus homólogos extranjeros en los últimos años, la ineficacia de la preferencia de carga puede ser aún mayor en la actualidad.

La GAO añadió que el Congreso podría considerar alternativas más eficientes para satisfacer las necesidades de transporte marítimo, como las subvenciones directas para cubrir el mayor costo de los buques estadounidenses. Sin embargo, los intereses del transporte marítimo estadounidense pueden considerar que la transparencia de este enfoque -a diferencia de los costos opacos de la preferencia de carga- es más bien un error que una característica.

Cargar los presupuestos de ayuda alimentaria con la preferencia de carga para apoyar a la flota comercial estadounidense es ineficaz, ineficiente y moralmente dudoso. Es una ley que merece ser derogada. Como mínimo, debería suspenderse la preferencia de carga para la ayuda alimentaria. Y pronto.

Este artículo del Instituto Cato fue publicado con permiso.




  • Colin Grabow is a policy analyst at the Cato Institute’s Herbert A. Stiefel Center for Trade Policy Studies.