VOLVER A ARTÍCULOS
martes, noviembre 3, 2020

Cómo el “Antídoto para el caos” de Jordan Peterson le salvó su propia vida

Jordan Peterson prescribió, tanto para él como para su público, una vida llena de sentido y responsabilidad, como antídoto contra el caos y la desesperación.


Jordan Peterson ha pasado por un infierno.

A mediados de 2019, Peterson desapareció de la vida pública mientras luchaba contra graves problemas de salud derivados de una dependencia física a los tranquilizantes recetados.

“Infierno absoluto”, es como su hija Mikhaila describió lo que él pasó.

Hace dos semanas, Peterson reapareció en YouTube para anunciar que se había recuperado lo suficiente como para volver a publicar nuevos contenidos.

“Estoy vivo y tengo planes para el futuro”, informó.

Peterson también está listo para compartir lo que ha aprendido de su calvario.

“Supongo que he aprendido algunas cosas durante ese tiempo difícil”, dijo, “o al menos puedo decirles lo que me mantuvo en marcha durante lo que sin duda fue el peor período de mi vida”.

Una mirada a cómo Jordan Peterson escapó del inframundo con su espíritu intacto puede ser una lección para todos nosotros. Pero primero vamos a trazar brevemente cómo llegó hasta allí, ya que él y Mikhaila relataron, en junio, el viaje en un vídeo.

Descenso al infierno

El descenso de Peterson comenzó en abril de 2019 cuando su esposa Tammy fue diagnosticada con un cáncer terminal.

En ese momento, Peterson experimentó algo de lo que ha hablado extensamente en sus libros y conferencias: el colapso del orden y la aparición del caos.

En su libro más vendido, 12 Reglas para la vida: Antídoto para el caos, Peterson describió el orden como “territorio explorado”: lo conocido y lo esperado en nuestras vidas. “El orden”, por ejemplo, “es la estabilidad de tu matrimonio”.

De hecho, el matrimonio de Jordan con Tammy fue una fuente significativa de orden y estabilidad en su vida. En la sección de agradecimientos del libro 12 Reglas para la vida: Antídoto para el caos, Peterson escribió que su esposa Tammy, “…ha sido un pilar absoluto de honestidad, estabilidad, apoyo, ayuda práctica, organización y paciencia…”.

Pero entonces, se le informó que ese pilar pronto caería.

“El caos”, escribió Peterson, “es el nuevo lugar y tiempo que emergen cuando la tragedia golpea de repente…”.

“Es lo nuevo e impredecible que surge de repente en medio de lo comúnmente conocido”.

“Es el lugar donde terminas cuando las cosas se desmoronan…”.

Y cuando las cosas se desmoronan, nos puede lanzar por un remolino emocional. Como escribió Peterson en su libro mucho antes, Mapas con Significado, “Cuando el mundo permanece conocido y familiar… nuestras emociones quedan bajo control. Cuando el mundo se transforma de repente en algo nuevo, sin embargo, nuestras emociones se desregulan…”.

Ante tan terribles noticias, la ansiedad de Peterson se disparó. Ya llevaba mucho tiempo tomando benzodiacepinas recetadas para la ansiedad. Después del diagnóstico de su esposa, su médico aumentó la dosis. Sin embargo, esto sólo pareció empeorar la ansiedad. Peterson se dio cuenta de que había desarrollado una peligrosa dependencia física.

Tammy desafió su diagnóstico recuperándose poco después. Pero el calvario de Jordan apenas comenzaba.

Su médico le hizo tratar de dejar el síndrome de abstinencia intercambiando medicamentos. Pero esto hizo que sus niveles de ansiedad se dispararan. Luego trató de disminuir, pero eso también era insoportable. Lo peor de todo fue que desarrolló una condición llamada acatisia, que Peterson comparó con ser pinchado sin parar con una vara de ganado, durante todas sus horas de vigilia. La condición lo mantenía en constante movimiento, ya que estar acostado, sentado o parado era insoportable.

Entonces Jordan, junto con Mikhaila y su marido, comenzó una larga búsqueda, primero en Norteamérica y finalmente en Europa del Este, de ayuda médica que le permitiera dejar los medicamentos (benzos) y le ayudara a recuperarse del daño neurológico que había sufrido.

En varios momentos, Peterson sufrió delirios, alucinaciones, distorsión del tiempo y daños físicos tales que no podía subir las escaleras o meterse en la cama.

“No es exagerado”, relató Peterson, “decir que para mí las consecuencias de la abstinencia de las benzodiacepinas fueron peores que la muerte”.

“Sabes, no quieres decir algo así a la ligera”, continuó, “pero hubo muchas veces, muchas veces, en las que hubiera sido preferible, por lo que pude ver, no estar allí que experimentar lo que estaba experimentando”.

Hay buenas razones para no descartar el relato de Peterson como una exageración. Por ejemplo, un artículo de investigación de 2017 en el American Journal of Preventive Medicine encontró un vínculo entre las principales enfermedades físicas y el riesgo de suicidio.

Entonces, ¿cómo se las arregló Peterson para soportar un sufrimiento tan agudo? Su filosofía de vida puede haber tenido algo que ver con ello.

Del sufrimiento a la sobrevivencia

“La vida es sufrimiento”, escribió Peterson en su libro sobre las 12 Reglas. “No hay una verdad más básica e irrefutable”.

“¿Qué debería hacerse al respecto?”, preguntó. “¿La respuesta más simple, más obvia y más directa? Perseguir el placer. Seguir tus impulsos. Vive el momento”.

Pero Peterson rechazó la idea de que la búsqueda de la felicidad es el objetivo adecuado de la vida, citando a Aleksandr Solzhenitsyn, un sobreviviente y documentador del sistema gulag soviético, que escribió,

“…esta ‘ideología lamentable’ que sostiene que ‘los seres humanos son creados para la felicidad’ era una ideología hecha por el primer golpe del garrote del asignador de trabajos”.

“En una crisis”, explicó Peterson, “el inevitable sufrimiento que la vida conlleva puede rápidamente hacer una burla de la idea de que la felicidad es la búsqueda adecuada del individuo…se requería un significado más profundo”.

“Está muy bien pensar que el significado de la vida es la felicidad”, Peterson elaboró en una entrevista con The Guardian, “pero ¿qué pasa cuando eres infeliz? La felicidad es un gran efecto secundario. Cuando llegue, acéptala con gratitud. Pero es fugaz e impredecible. No es algo a lo que apuntar, porque no es un objetivo. Y si la felicidad es el propósito de la vida, ¿qué pasa cuando eres infeliz? Entonces eres un fracasado. Y tal vez un fracasado suicida. La felicidad es como el algodón de azúcar. Simplemente no va a hacer todo el trabajo”.

En una entrevista con el Dr. Oz, Peterson dijo de la felicidad: “Es un barco poco profundo en un océano muy agitado”.

Y de hecho, como Peterson relató, no fue la felicidad lo que le ayudó a superar su crisis de salud. “La razón por la que sobreviví”, dijo, “ciertamente no fue porque estaba disfrutando mi vida”.

Entonces, ¿cuál fue la razón? ¿Qué tipo de propósito de vida es lo suficientemente fuerte como para soportar el abrumador grado de sufrimiento que puede ocurrirnos en tiempos de crisis y caos? ¿Qué “significado más profundo” sostendrá al espíritu humano a través de una larga y dura estancia en el inframundo: a través de una enfermedad grave o una temporada en un gulag?

Para Peterson y Solzhenitsyn, la respuesta es la responsabilidad.

Como explicó Peterson, Solzhenitsyn abrazó la responsabilidad radical y así fue como sobrevivió al gulag con su espíritu, no sólo intacto, sino triunfante.

Y Peterson atribuye su propia supervivencia al apego a su familia (“La razón [de mi supervivencia] fue que tenía una familia a la que estaba muy apegado…”) y la dedicación a su trabajo (“Mi trabajo… también fue extremadamente útil porque podía sostenerme produciendo y luego seleccionando pensamientos que eran útiles, a pesar de mi angustia… y mi falta de esperanza en el futuro”).

Increíblemente, Peterson se las arregló para seguir trabajando en su próximo libro durante la mayor parte de su crisis de salud.

“Responsabilidad: eso es lo que da sentido a la vida”, dijo Peterson una vez en una conferencia. Y, como demostró en la práctica, una vida con sentido es aquella que puede sobrellevar una tormenta de sufrimientos.

Un círculo completo

Peterson también atribuye su supervivencia al apoyo de su familia, que describió como “más allá del llamado del deber”. Su hija y su yerno fueron especialmente decisivos, ya que tomaron la iniciativa en la búsqueda y obtención de tratamiento médico para él, incluso cuando esa búsqueda los llevó a Rusia en pleno invierno. “Sí, bueno, no me iba a rendir”, respondió Mikhaila después de que Jordan, ahogado por la emoción, le agradeciera su ayuda.

Esto fue especialmente conmovedor dado que Peterson dedicó un capítulo entero de su libro 12 Reglas para contar la historia de la extremadamente dolorosa batalla de Mikhaila contra la artritis reumatoide juvenil.

La familia Peterson movió cielo y tierra para ayudar a Mikhaila, teniendo cuidado de no robarle su propia fuerza al fomentar la impotencia. Y ahora la responsabilidad que Jordan abrazó hace mucho tiempo ha vuelto para bendecirlo, ya que la hija que crió y cuidó asumió la carga de salvar su vida a cambio.

“He visto a mi hija adolescente”, escribió Peterson, “vivir la destrucción de su cadera y su tobillo y sobrevivir dos años de dolor continuo e intenso y emerger con su espíritu intacto”. Vi a su hermano menor sacrificar voluntariamente y sin resentimientos muchas oportunidades de amistad y compromiso social para estar a su lado y al nuestro mientras ella sufría. Con el amor, el estímulo y el carácter intactos, un ser humano puede ser más resistente de lo que se imagina”.

Admitiendo sus errores

Una de las formas en que Solzhenitsyn asumió una responsabilidad radical fue descubrir dentro de su alma cualquier culpa que él mismo tenía en la producción de su propia situación.

Peterson también emuló a su héroe de esta manera.

“Es bastante chocante para mí en realidad”, le confesó a su hija, “que no supiera, a pesar de mi especialidad profesional, que no tenía ni idea de lo catastrófico que podía ser el uso de la benzodiacepina”.

Mikhaila señaló para la audiencia que no es un psiquiatra, sino un psicólogo. Y los psicólogos aconsejan pero no prescriben medicamentos.

Sin embargo, Peterson se negó a dejarse llevar, diciendo: “Todavía es útil mantenerse al día con la literatura relevante”.

Peterson también está tratando de redimir sus errores y su sufrimiento, difundiendo la concientización de los peligros del uso de la benzodiacepina. También fue un ejemplo de responsabilidad cuando se enfrentó de frente a una crítica que algunos le hicieron:

“¿Cuál es el viejo refrán: “El médico se cura a sí mismo”, verdad? Escribí un libro de autoayuda. Soy psicólogo. Es como, ‘Bueno, ¿por qué diablos no vi venir esto?’ y ‘¿Por qué no fui más cauteloso?’. Y creo que esas son preguntas razonables. (…) Bueno, y la siguiente pregunta es: ¿por qué la gente debería tomar en serio todo lo que digo, por eso? Y supongo que lo que yo diría es, si vas a esperar a aprender de la gente que no comete errores, o que no tiene tragedia en su vida. Vas a pasar mucho tiempo esperando para aprender algo. Y la segunda cosa que diría es que, en mis conferencias y mis escritos, nunca he sugerido que yo fuera otra cosa que una de las personas que también necesitaba aprender estas lecciones. Así que me incluí a mí mismo en la población de personas que necesitaban alguna mejora moral”.

Y no sólo dice eso después del hecho. Mucho antes de su enfermedad, le dijo a The Guardian:

“También, [12 Reglas para la Vida: Antídoto para el Caos] no sólo está escrito para otras personas. Es una advertencia para mí. También digo: Cuidado con el infierno porque las gallinas vuelven a casa a dormir”.

¿El médico puede curarse a sí mismo? Cuando más importaba, el Dr. Peterson se curaba a sí mismo.

Prescribió, tanto para él como para su público, una vida con sentido y responsabilidad como antídoto contra el caos y la desesperación. Esa prescripción le salvó la vida. Algún día, podría salvar la tuya y la mía también.


  • Dan Sanchez is an essayist, editor, and educator. His primary topics are liberty, economics, and educational philosophy. He is the Director of Content at the Foundation for Economic Education (FEE) and the editor-in-chief of FEE.org. He created the Hazlitt Project at FEE, launched the Mises Academy at the Mises Institute, and taught writing for Praxis. He has written hundreds of essays for venues including FEE.org (see his author archive), Mises.org, Antiwar.com, and The Objective Standard. Follow him on Twitter and Substack.