VOLVER A ARTÍCULOS
jueves, enero 20, 2022

BBC: Estudio del mismo gobierno británico sobre obligatoriedad de las mascarillas en las escuelas no mostró resultados concluyentes

Nuevas evidencias procedentes del Reino Unido mostraron que la investigación que el gobierno utilizó para justificar la obligatoriedad de las mascarillas en las escuelas no era “concluyente".

Crédito de la imagen: iStock-Drazen Zigic

A medida que el mundo entra en su tercer año de la mortal pandemia de COVID-19, se siguen explorando, examinando y analizando las estrategias para contener el virus. En algunos casos, las respuestas claras siguen siendo obstinadamente esquivas.

Nuevas pruebas procedentes del Reino Unido muestran que la investigación que el gobierno utilizó para justificar la obligatoriedad de las mascarillas en las escuelas “no es concluyente”.

“El propio estudio del gobierno en otoño no aportó pruebas de un impacto estadísticamente significativo”, informó la BBC la semana pasada.

Las pruebas, hechas públicas recientemente por el Departamento de Educación del Reino Unido, muestran que la justificación de la nueva norma de las mascarillas se basó en los datos recogidos durante octubre de 2021, cuando los casos se dispararon a causa de la variante Delta. Los investigadores examinaron 123 escuelas del Reino Unido que aplicaron mandatos de máscara y las compararon con 1.200 escuelas que no lo hicieron y los resultados fueron estadísticamente insignificantes.

Según el estudio, las escuelas con mandatos de mascarillas vieron caer su tasa media de absentismo entre un 2.3% y un 3% en tres semanas. Los colegios sin mandatos de tapabocas vieron caer la tasa de absentismo en un 1.7 por ciento hasta el 3.6 por ciento.

“Hay un nivel de incertidumbre estadística en torno al resultado”, admitieron los investigadores.

“La adaptación de las pruebas para una medida”

Los resultados pueden sorprender a muchos, pero encajan con otras investigaciones recientes que ponen en duda la eficacia de las políticas de obligatoriedad de las máscaras escolares.

En mayo, por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron un estudio a gran escala que analizó a unos 90.000 estudiantes de primaria de Georgia en 169 escuelas del 16 de noviembre al 11 de diciembre del 2020. Ese estudio tampoco encontró diferencias estadísticamente significativas en las escuelas que exigían a los alumnos el uso de mascarillas.

“La incidencia 21% menor en las escuelas que requerían el uso de máscaras entre los estudiantes no fue estadísticamente significativa en comparación con las escuelas donde el uso de la máscara era opcional”, dijeron los CDC. “Este hallazgo podría atribuirse a una mayor eficacia de las máscaras entre los adultos, que corren un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2, pero también podría ser el resultado de las diferencias en el comportamiento de uso de máscaras entre los estudiantes en las escuelas con requisitos opcionales”.

Como escribió el escritor de la revista New York, David Zweig, la investigación de los CDC “pone en duda el impacto de muchas de las medidas de mitigación más comunes en las escuelas estadounidenses”.

Nada de esto quiere decir que las mascarillas “no funcionen”, que no sean eficaces o que no deban usarse. Se trata simplemente de decir que la investigación utilizada para apoyar el mandato de las máscaras en el Reino Unido, que ni siquiera fue revisada por colegas, no es concluyente y no apoya el caso del gobierno para un mandato.

“Se trata de una modificación de las pruebas para adaptarlas a una medida que se ha elaborado a toda prisa”, afirmó Carl James Heneghan, epidemiólogo clínico y director del Centro de Medicina Basada en la Evidencia de la Universidad de Oxford.

“Contra lo que es estúpido, absurdo y erróneo”

De nuevo, nada de esto quiere decir que las mascarillas no funcionen. Al principio de la pandemia, en la Fundación para la Educación Económica (FEE) señalamos que podría haber razones para llevar voluntariamente una máscara, especialmente si se está enfermo. Y, como señala la BBC, el estudio del Reino Unido señaló que “otros estudios han proporcionado resultados contradictorios, pero en conjunto sugieren que [la obligación de llevar mascarilla en las escuelas] puede ser útil”.

Lo más importante en este caso es la desnuda y flagrante incompetencia del gobierno. Como señaló Heneghan en su entrevista con Julia Hartley-Brewer, el estudio del gobierno reconoce que su medida de máscaras podría perjudicar el aprendizaje. Sin embargo, siguieron adelante con la política y utilizaron un estudio no concluyente para apoyarla.

“Este estudio no es apto para el propósito, eso está claro, y (no debería) usarse para respaldar una política”, declaró Heneghan rotundamente. “Si [lo es], tenemos muchos problemas”.

Por desgracia, la aprobación de políticas sobre la base de pruebas científicas tan endebles ha sido un tema constante a lo largo de esta pandemia, añadió.“Creo que esto ha sido una característica completa a lo largo de esta pandemia, es seguir interviniendo a velocidad y ritmo en la reacción autoritaria a los medios de comunicación y la ansiedad”, dijo Heneghan. “Y luego lo que sucede es que después de dos o tres semanas en todo el mundo está revirtiendo esa política y trayendo otra”.

De hecho, a lo largo de la pandemia, la gente de todo el mundo se ha enfrentado a políticas que a menudo no tenían sentido. A los atletas se les permitía luchar pero no dar la mano. Las licorerías se consideraban negocios esenciales mientras que el bar de al lado estaba cerrado. Target y Walmart se llenaron de gente incluso cuando la ferretería local y la tienda de muebles de la esquina se vieron obligadas a cerrar. Se aprobaron leyes que impedían a las residencias de ancianos realizar pruebas de detección del COVID-19. La lista es larga y continúa.

La naturaleza absurda de la reacción del Estado ante el virus ha sido, en cierto modo, el aspecto más desafiante de la pandemia, al menos para algunos de nosotros. Ha provocado, trágicamente, numerosas muertes, una carnicería económica, malestar social y espasmos de violencia.

En su obra clásica Liberalism: The Classical Tradition, el economista Ludwig von Mises explicó la forma adecuada de reaccionar ante la insensatez y la estupidez.

“Contra lo que es estúpido, disparatado, erróneo y malo, el liberalismo [clásico] lucha con las armas de la mente y no con la fuerza bruta y la represión”, escribió Mises.

Así es como la locura de la pandemia será finalmente derrotada: con las armas de la mente que exponen estudios tan malos que hasta la BBC lo nota.




  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.