VOLVER A ARTÍCULOS
martes, agosto 22, 2023

A las mamás que no quieren enviar a sus hijos al colegio

Es época de vuelta al cole y a algunos padres no les hace ninguna gracia.

Foto de Jordan Whitt en Unsplash

Es temporada de vuelta al cole y algunos padres no están contentos con ello. 

Tomemos el ejemplo de Rousmery Negrón, madre soltera de dos niños que apareció en un reciente artículo de Associated Press sobre absentismo crónico. Tras ser insultado por su profesor y colocado en un aula especial para alumnos con supuesta hiperactividad, su hijo de secundaria no quiso ir a la escuela de distrito que le habían asignado en Springfield, Massachusetts, situada en la parte occidental del estado.

Negrón, que es de Puerto Rico y trabaja como cocinera en una escuela, prefería no enviarlo. Dijo a la AP que le encantaría educar a sus hijos en casa si pudiera, pero tiene que trabajar a tiempo completo y no quiere que se pierdan las conexiones sociales. “Si tuviera otra opción, no los enviaría a la escuela”, dijo Negrón.

Para esta madre y para muchas como ella, hay más opciones educativas de bajo costo que nunca, que combinan lo mejor de la educación en casa con la enseñanza tradicional. 

Por ejemplo, los programas híbridos de educación en casa, como el University Model®, han ido ganando popularidad durante más de dos décadas y ofrecen opciones educativas asequibles para quienes educan en casa. 

En Grace Preparatory Academy, una escuela en casa híbrida University Model® a las afueras de Boston, los estudiantes asisten a clases con profesores contratados dos días a la semana, de 8:00 a 15:00, y luego continúan trabajando en su plan de estudios en casa con sus padres o en cooperativas autoorganizadas. 

Grace Prep fue creada en 2012 por dos madres que educaban a sus hijos en casa y querían una estructura más consistente e interacciones sociales para sus hijos dentro de un entorno de aprendizaje basado en la fe. Su clase inicial tenía siete alumnos. Hoy en día, Grace Prep atiende a 72 estudiantes de K-8 con 11 miembros del personal, y cuesta poco más de 4.000 dólares al año, con becas disponibles para sufragar aún más las tasas.

“Creo que los padres quieren recuperar un poco el control sobre la educación de sus hijos”, dijo Jenna Wertheimer, quien dirige Grace Prep y ha visto triplicarse su matrícula desde 2020. Hay docenas de escuelas híbridas University Model® en todo Estados Unidos, y tres en Massachusetts, incluida una cerca de Springfield, donde vive Negrón. 

También hay opciones laicas de bajo costo para familias que no pueden o no quieren asumir responsabilidades de educación en casa a tiempo completo. North Star es un centro de aprendizaje autodirigido para preadolescentes y adolescentes situado en Sunderland, Massachusetts, a unos 50 kilómetros de Springfield, que los educadores en casa pueden utilizar como alternativa de escolarización a tiempo completo. Con una estructura de matrícula de escala móvil y un costo máximo de 9.500 dólares al año con generosas becas, North Star es una fracción del costo de los colegios privados laicos tradicionales de Massachusetts. 

Fundada en 1996 por Kenneth Danford, un antiguo profesor de escuela pública que se desilusionó con el sistema escolar convencional, North Star ofrece clases regulares y tutoría para educadores en casa que quieren trazar su propio camino hacia la edad adulta. En 2013, Danford cofundó Liberated Learners (en español, Aprendices Liberados), una red mundial de programas híbridos de educación en casa basados en el modelo North Star.

Incluso estas alternativas de escolarización de bajo costo pueden resultar económicamente inaccesibles para algunas familias, por eso son tan útiles las políticas de elección de centro que permiten que una parte de la financiación de la educación se destine directamente a los estudiantes para los gastos aprobados. En Springfield, por ejemplo, el distrito escolar gasta cada año más de 18.600 dólares de los contribuyentes por alumno. Incluso una pequeña cantidad de esa financiación concedida a los padres que quieren salir de una escuela del distrito asignada ayudaría mucho a cubrir el costo de varias alternativas de escolarización. 

Massachusetts no ofrece la posibilidad de elegir escuela privada, pero muchos estados sí lo hacen, incluidos nueve que han aprobado programas de elección universales o casi universales en los últimos tres años. En Utah, por ejemplo, uno de los estados que ha aprobado este año un programa universal de cuentas de ahorro para la educación, todos los alumnos de K-12 tendrán derecho a recibir unos 8.000 dólares al año para utilizarlos en diversos gastos educativos, incluidos los programas híbridos de educación en casa y microescolarización. 

Me duelen en el alma las madres que, como Negrón, no quieren enviar a sus hijos a una escuela de distrito asignada, pero tampoco quieren ir a la cárcel por violar las leyes de escolarización obligatoria y no pueden encontrar o financiar una alternativa de escolarización. 

Afortunadamente, los empresarios de la educación no dejan de crear más opciones educativas de bajo costo centradas en el alumno en todo EE.UU., y esas opciones son cada vez más abundantes y accesibles en los estados con sólidas políticas de elección de escuela. 

Ni los alumnos ni sus padres deben temer la vuelta al cole. El aprendizaje en la infancia puede y debe ser alegre, y ahora hay muchos entornos educativos asequibles que fomentan esa alegría.