VOLVER A ARTÍCULOS
sábado, diciembre 17, 2022

14 signos de totalitarismo

Algunas de estas técnicas se están desplegando ante nuestros ojos.

Imagen: Vladimir Lenin (iStock)

Todos conocemos los contras de Twitter, pero uno de sus pros es descubrir gente nueva e interesante.

Uno de mis nuevos follows favoritos es Benjamin Carlson, gurú de las relaciones públicas y antiguo redactor de The Atlantic. Los tuits de Carlson están entre los mejores que se pueden encontrar en Twitter, y es evidente que tiene un profundo conocimiento de las intersecciones entre los medios de comunicación y el gobierno, el poder y la propaganda (tanto actual como histórica).

Uno de sus tuits recientes me llamó la atención, y comparto una adaptación del mismo a continuación.

  1. La disidencia se equipara a la violencia
  2. Los medios de comunicación están controlados
  3. El sistema jurídico está cooptado por el Estado
  4. Se ejerce el poder para sofocar la disidencia
  5. La policía estatal protege al régimen, no al pueblo
  6. Los derechos -financieros, legales y civiles- están supeditados a la conformidad
  7. Se exige la conformidad masiva de creencias y comportamientos
  8. El poder se concentra en un anillo interior de instituciones y personas de élite
  9. Se permite la violencia semiorganizada (en algunos casos)
  10. La propaganda se dirige a los enemigos del régimen estatal
  11. Clases enteras señaladas para la persecución
  12. Se consienten acciones extralegales contra los opositores internos al régimen
  13. Aplicación severa de la ley contra las clases desfavorecidas
  14. Se utilizan palancas de poder privadas y públicas para imponer la adhesión a los dogmas del Estado.

La lista es un poco preocupante. Como mínimo, algunas de estas técnicas se están aplicando ante nuestros ojos. Sin embargo, esto no quiere decir que Estados Unidos sea un Estado totalitario.

Hay muchas definiciones de totalitarismo, y no creo que se pueda argumentar seriamente que Estados Unidos ha llegado a él. Pero el autoritarismo está ciertamente en el aire, y emana con más fuerza de la capital de nuestra nación.

Mientras que tanto la derecha como la izquierda política se acusan mutuamente de albergar ambiciones tiránicas, el filósofo Karl Popper ofreció una pista sobre cuándo un gobierno legítimo cruza la línea y se convierte en tiránico.

“Puedes elegir el nombre que quieras para los dos tipos de gobierno”, escribió Popper. “Yo personalmente llamo ‘democracia’ al tipo de gobierno que puede ser destituido sin violencia, y ‘tiranía’ al otro”.

La cita de Popper es un recordatorio importante: en última instancia, el pueblo tiene derecho a elegir su gobierno. En su obra seminal Dos tratados de gobierno, John Locke esculpió lo que se convertiría en la base de la filosofía fundacional de Estados Unidos, como explicó recientemente Dan Sánchez, de FEE.

Igualdad, en el sentido original, no de igualdad de capacidades o de riqueza, sino de no sometimiento;

Derechos inalienables, no a los derechos del gobierno, sino a la vida, la libertad y la propiedad;

Democracia, en el sentido original, no de mera votación mayoritaria, sino de soberanía popular: la idea de que los gobiernos no deben ser amos, sino servidores del pueblo;

Consentimiento de los gobernados: la idea de que los gobiernos sólo pueden gobernar legítimamente con el consentimiento de los gobernados, es decir, del pueblo soberano;

Gobierno limitado: la idea de que el único propósito y el ámbito adecuado del gobierno legítimo es únicamente garantizar los derechos del pueblo;

Derecho de Revolución: la idea de que cualquier gobierno que sobrepase sus límites y pisotee los mismos derechos que se le encomendó garantizar es una tiranía, y que el pueblo tiene derecho a resistir, alterar e incluso abolir los gobiernos tiránicos.

A medida que el Estado se aleja cada vez más de su propósito moral, se hace cada vez más importante comprender los derechos del hombre y los límites del gobierno.

Una versión de este artículo apareció en el Substack del autor.


  • Jonathan Miltimore es Estratega Creativo Senior de FEE.org en la Fundación para la Educación Económica.